¿Sólo una puta?

Entré en el puti club bajando la interminable escalera; ella estaba apoyada en la barra, rubia, grande, cual nórdica amazona poderosa, enfundada en un ajustado vestido negro, corto, como cosido sobre su piel, del que sus tetas enormes parecían querer escapar por el amplio escote. Sus muslos duros y poderosos dirigían la vista como por el blanco cemento de una doble autopista hacia el negro tanga que asomando por debajo de la corta falda recortada ocultaba un dulce misterio.

Con voz ronca me indicó su deseo: dinero, con vil metal podría comprar su sublime carne rotunda. En un cubículo separado apenas de la escueta pista de baile por biombos y sobre un humilde colchón en el duro suelo podría tenerla. Ajenos al resto de las prostitutas, clientes y proxenetas del local como perdidos en nuestro propio mundo a medias negocio a medias deseo.

Lentamente se bajó los tirantes de su vestido negro y sus rotundos y puntiagudos pechos me apuntaban con sus orgullosos y erizados pezones, inclinándome sobre ellos los lamí con devoción. Bajando por su vientre chupé su ombligo, mi lengua dibujaba círculos sobre la nívea piel. Mis manos acabaron de bajar su vestido sobrepasando los obstáculos que los inmensos pechos operados y las redondeadas nalgas oponían y deslizándolo por los muslos y piernas hasta que ella misma levantando lo justo los negros zapatos de fino tacón lo apartó de una patada. Su tanga negro ante mi nariz, el olor del deseo surgía de allí. Así que impaciente por fin bajé su diminuta braguita con mis dedos liberando la ansiosa y dura polla que allí se escondía. Deposité un ferviente beso en el capullo que me apuntaba justo entre mis azules ojos.

Ella cogió mis manos y me levantó, suavemente depositó un húmedo beso en mis labios carnosos. Me abrazó deslizando sus manos por mi espalda hasta agarrar firmemente mi culo. Su lengua ya exploraba mis dientes y jugaba al escondite con la mía. Entonces ella empezó a desnudarme a mí, ahora sus diestras manos abrieron los botones de mi camisa, sus maquillados labios besaban primero mi largo cuello, luego mis hombros y por fin bajando los tirantes del blanco sujetador mis anhelantes pechos. Se metió mis pezones en la boca duros por la excitación. Revolvía su rubia melena entre mis dedos, apretándola contra mis senos. Una vez libre del sujetador me empujó al colchón; arrodillada a mis pies me sacó las sandalias de tacón y mi pantalón masculino de pinzas dejándome solo el tanga blanco. Subiendo sobre mis piernas, depositando en ellas dulces besos y parte del carmín que cubría sus labios, que a poco posó sobre la blanca licra y mi monte de venus. Aún guardo esa braguita con la roja marca de la barra de sus labios. Subió por mi vientre lamiendo mi ombligo, la curva de mis costillas, la parte baja de mis grandes senos y sorbía mis oscuros pezones, la gran aureola o los cogía entre sus blanquísimos dientes.

Mordisqueaba mi piel suave y volvió a besar mi boca ávidamente lamiendo cada rincón, el calor de nuestros pechos juntos, Nuestros vientres y su cada vez más duro pene entre mis piernas abiertas. Sin apartar su boca de la mía y sin sacarme el tanga, solo haciéndolo a un lado su elástico entró en mi, profundamente, mis piernas rodearon su cintura para facilitar la penetración. Le arañaba la espalda, intentaba alcanzar sus nalgas musculosas con las manos o sus muslos o toda su bronceada piel. La sentía en mí poderosa, en mis entrañas colmada por su fuerza, por su polla. Mirándonos a los ojos, oliendo solo el sudor de nuestra piel, sumergidas en la extraña música oyendo solo nuestros corazones, el momento duró siglos y solo entonces su cadera comenzó a moverse.

El éxtasis y la gloria, la apretaba cada vez mas fuerte entre mis muslos cruzándolos por detras de su musculoso culo, su polla fuerte y serena cada vez mas dentro de mi cuerpo a cada golpe de su cadera, sus pechos, toda ella se movía como queriendo entrar en mí, como si toda ella en mi interior tocara cada uno de los puntos sensibles. Ella con su sabiduría de mujer me arrancaba cada uno de esos orgasmos. Ella se corrió, su semen caliente ardía en mis entrañas. Mi sexo quemaba y ella aún dura por unos minutos seguía en mí y no oíamos nada mas que nuestra respiración, no veíamos mas que los ojos de la otra, no olíamos nada mas que nuestro sudor y dos gotas del perfume que me había puesto esa mañana, no tocábamos mas que nuestra piel. Y no saboreábamos nada mas que la sal de nuestros labios. Alcanzado el objetivo del orgasmo Por fin ella se retiró de entre mis muslos, se hizo a un lado y tomando mi cara entre sus manos depositó un dulce beso en la punta de mi nariz.


100% (1/0)
 
Posted by Mistyca
1 year ago    Views: 248
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments