Todo por Dinero

Hola mi nombre con el que yo me identifico es Yolanda, yo nací no como mujer sino todo lo contrario, yo fui un niño, pero no les diré que desde hace tiempo yo me sentía diferente, que tenía gustos más femeninos, sino que más bien yo nací totalmente normal, era un niño al que le gustaba hacer lo que cualquier niño haría, jugar con los carritos, con los muñecos de acción incluso quería ser futbolista algún día. Pero algo que si me paso es que era un niño muy retraído, con pocos amigos y fui muy tímido, si acaso el único amigo que tuve fue una niña que ya no veo desde mi infancia, pero tal vez a ustedes les interesa el suceso que marco mi vida para siempre.

La verdad pienso que los lugares y las fechas de esos sucesos no tienen la más mínima importancia; pero lo que si importaría mencionar es como está conformada mi familia; tengo un par de hermanas mayores que yo, Angélica y Andrea, y también tengo a mi madre y a mi padre, en mi caso les diré que tengo características femeninas, si me vieran en la calle vestida y muy bien arreglada me confundirían con una chica adolescente, pero bueno a la historia.

Yo cursaba el primer año de secundaria, como les dije yo era un niño muy retraído y tímido, así que no tenía convivencia con ninguno de mis compañeros, solo que un día en el receso se acercaron un par de compañeros a mí; Jorge y Luis.

Luis: Hola Juan ¿Qué haces?

Yo: Hola, no estoy haciendo nada ya saben y que les dio por hablarme?

Jorge: Jeje Que bueno que lo mencionas mi amigo jeje, tu díselo Luis.

Luis: Bueno te queríamos citar para hacerte una propuesta o más bien una apuesta hay unos 2500 pesos (Mexicanos) en juego.

Yo: Mmmm de que se trata?

Jorge: No tan rápido mi amigo, nos veremos hoy en la puerta de la escuela a las 3:00 Pm bueno si te interesa.

Jorge y Luis: Adiós.

La verdad me intereso mucho esa propuesta, ya que necesitaba dinero para comprar algo que quería y mis padres no querían comprármelo, ahora tenía la confianza de que, lo que decían Jorge y Luis era cierto al decir que me darían ese dinero, claro si cumplía con sus condiciones de ellos; por otra parte ellos venían de familias con buena posición social y por tanto tenían dinero, así que fui a la hora pactado.

Jorge: Mira quien viene Luis, es el inigualable Juan (lo decía en un tono un tanto burlón)

Yo: Bueno mejor díganme que es lo que quieren.

Luis: Ok está bien, bueno, lo que te queríamos proponer es una apuesta, y como ya te había dicho hay un premio.

Jorge: Así es Juanito, la apuesta consiste en que por una semana uses ropa interior femenina, hablo de 24 horas al día por una semana.

Yo: ¡¿Qué?! ¿Estás loco? está bien que necesite dinero pero no haría eso por nada del mundo, ¡JAMAS!

Jorge: No te pongas así, ni que fueras “Gay” solo por ponerte una panty y un bra, pero bueno si no quieres no te preocupes está bien, pero no olvides que la propuesta sigue en pie, bueno nos vemos.

Luis: Adiós Juanito, jeje.

Yo: Si lo que digan locos.

Así me fui muy indignado por la propuesta, lo bueno que no necesitaba tanto dinero como para hacer algo así, pero cuando llegue a casa para ver cuantos ahorros tenia paso algo muy lamentable, abrí mi caja donde tenía aproximadamente unos 2700 pesos, y me faltaban unos 800 pesos para completar para lo que necesitaba; pero cuando me fije cuanto había mi sorpresa fue que ya no había ni un solo peso, no lo podía creer ya desesperado empecé a buscar por todos lados el dinero, en mis cajones, en mi armario hasta debajo de la cama, y ya después de buscar un buen rato pensé que tal vez lo tomaron, y supuse quien podría haber sido, ya enojado baje a la sala de mi casa.

Yo: ¡Andrea! Quiero mi dinero ahora (mi hermana Andrea era la mediana ella cursaba el tercer año de secundaria)

Andrea: De que me hablas niño, no sé de qué me hablas.

Yo: No te hagas la tonta yo sé muy bien que agarraste todos mis ahorros.

Andrea: ¿Yo? Estas completamente loco hermanito yo no eh tomado nada de tu caja.

Yo: Lo sabía, yo no dije donde tenía mi dinero y nadie lo sabía.

Andrea: Jaja, Ok lo admito yo lo agarre pero y que, solo es un préstamo.

Yo: Que préstamo ni que nada, quiero que me lo devuelvas ahora.

Andrea: Mmmm lo siento ya me lo gaste todo en nueva y linda ropa, así que tendrás que esperar para que te lo devuelva.

Yo: No lo creo se lo diré a mama ahora.

Andrea: Jajaja no creo que lo hagas si sabes lo que te conviene, supongo que recuerdas lo del auto de papa, que alguien borracho supuestamente lo choco, pues resulta que yo se fuiste tú, y no solo eso sino que también tengo las pruebas.

(Si lo sé yo dije que era un poco tímido, nunca dije que fuera tranquilo, es solo que quería manejar para parecer un poco más interesante para las chicas).

Yo: Y tu como sabes eso.

Andrea: Tengo mis fuentes y formas de saberlo pero eso no importa, además ya te dije que si te lo pagare.

Lamentablemente mi hermana la menos favorita se salió con la suya, y sabía que si me lo regresaría solo que con ella no se sabe después de cuantos años, aun así ya lo cobraría después y de la forma en la que más le duela. De todas formas seguía teniendo mucho coraje y me fui a dormir. Al día siguiente, me desperté como siempre para ir a la escuela, fui a darme un baño y en un sesto vi una panty de una de mis hermanas, recordé la propuesta de Jorge y Luis y por consecuencia lo que mi hermana me había hecho, siendo sincero contemple la posibilidad de entrar a la apuesta para tener de nuevo dinero, incluso decirles a Jorge y a Luis que lo haría pero aumentando la apuesta y obvio también la recompensa, solo por hacer eso.

Llegando a la escuela fui a mi salón y me senté en mi lugar, para mi mala fortuna Jorge ya estaba ahí él y yo, solos y nadie más, me miro y se me acerco.

Jorge: Y dime Juan, ¿Has pensado lo que te hemos propuesto?

Yo: Déjame en paz Jorge, no me interesa lo que me propones.

Jorge: No me digas eso, a poco no te caerían bien unos pesitos es más, te subo la apuesta te doy $ 3000, y solo por una semana, y solo tendrías que ponerte un par de prendas femeninas y ya es todo.

Yo: Jajaja y apoco seria eso y ya, dudo que solo sea eso.

Jorge: Bueno, claro que nosotros tendríamos que constatar todos los días que tengas puestas esas prendas, y tendrías solo que cambiar el atuendo cada día.

Yo: Y digamos que aceptara, ¿De dónde conseguiría la ropa? No creo que tú me las compres.

Jorge: Bueno si aceptaras tal vez lo haga, pero ¿No tienes tu un par de hermanas? Bueno yo conozco muy bien a Andrea y sé que usa unas prendas muy finas y extravagantes, y supongo que tu otra hermana no se queda atrás, así que anímate, no tienes nada que perder o sí.

Me quede pensativo, afortunadamente sonó la campana y llego el maestro, pero solo me dijo que lo pensara, y era cierto no tenía nada que perder, después todo transcurrió normal, era viernes y lo agradecía ya no tendría que soportar a los maestros, ni a Jorge y a Luis, pero la verdad sí que empecé a contemplar lo que me dijo Jorge, necesitaba el dinero y subió la apuesta, de hecho tendría más de lo que ya tenía, solo un poco pero, ¿Cuantas veces se nos presentan las oportunidades de conseguir dinero de una forma rápida y fácil? La verdad es que, son muy pocas o a veces nunca. Ya después en el receso, me volvieron a acosar este par de brutos y volvieron con lo mismo.

Luis: ¿Y? ¿Ya lo has pensado mejor?

Yo: Bueno, la verdad si, y está bien lo hare solo que quiero el pago adelantado.

Luis: Mmmm no lo sé, convéncenos.

Yo: La verdad no me agrada mucho la idea de ponerme ropa interior femenina y menos la de mis hermanas, necesito el dinero pero no tanto como para rebajarme más de lo que estoy dispuesto a hacer, así que tómalo o déjalo.

Jorge: Mmmmmm, jaja no se tu Luis pero a mí me convenció.

Luis: Si a mí también, bueno Juan está bien te lo daremos el Domingo a las 4:00 Pm, y de paso nos ponemos de acuerdo de como quedaremos para hacer la apuesta, por otra parte si te lo damos y luego no cumples con el trato sabes lo que te puede pasar verdad.

Yo: Me parece bien todo, y no me preocupan tus amenazas, de todas formas yo siempre cumplo con lo que quedo.

Jorge: Ok está bien, y no te enojes princesa el Domingo te vemos en la entrada de la escuela.

Por qué me pasan estas cosas a mí, mi hermana me roba y chantajea, y un par de depravados me proponen cosas que no se ni en donde se le ocurren, esa semana será la más larga que tendré en mi vida.

Por fin llega el domingo, voy a la escuela como lo acorde con ellos, y resulta que ya estaban ahí puntales cuando les conviene, eso creo porque yo no gastaría así mi dinero y no tanto por este tipo de apuestas, pero a mi si me conviene.

Yo: Hola, ¿Tienen el dinero?

Luis: Si, aquí está pero, no tan rápido primero son las condiciones, primero como ya dijimos te pondrás la ropa interior de tus hermanas por una semana, revisaremos todos los días que tengas esa ropita puesta y lo haremos durante los recesos en el baño, te quitaras toda la ropa de hombre en el baño y te quedaras con solo la ropa interior de tus hermanas, no te preocupes por si entran o no, nosotros no dejaremos que nadie pase a esa hora, por ultimo solo te pondrás una peluca y te quedaras así un par de minutos, y después te podrás vestir, otra condición es que debes llegar con la ropa puesta a excepción del bra, y te debes ir con ella puesta, olvídate que tienes ropa interior de hombre mientras estés en la escuela, en tu casa puedes hacer lo que quieras, dejártela o quitártela aun que me gustaría que te la dejes jajaja.

Jorge: Y el fin de semana estarás con nosotros, de hecho queremos que digas a tus papas de que te quedaras todo el fin con nosotros, obvio en todo el fin de semana queremos que te quedes con la ropa puesta incluso, que duermas con esas prendas.

Yo: Si supuse que no estaría tan fácil, pero está bien acepto.

Luis: Bien solo hay una cosa que hacer, necesitamos que te pongas un conjunto de ropa interior ya sabes como garantía de que harás lo de toda la semana.

Yo: Que no confían en mi palabra.

Jorge: La verdad no.

Yo: Bueno está bien lo hare, solo que en dónde.

Jorge: En mi casa.

Nos fuimos y tomaron un taxi, llegamos a una casa muy grande por lo menos más que la mía, había una entrada grande para los autos, había un patio grande con jardín y su casa muy grande como de tres pisos, entramos fuimos a su habitación y en una bolsa tenía la ropa, era un conjunto color rosa la panty era normal no era ni tanga y el bra que les puedo decir era como los de mis hermanas, nada que no haya visto.

Luis: ¿Qué te parece tu ropita princesa?

Yo: Me da igual dámelo y dime en donde me cambio.

Jorge: Aquí frente a mí.

Luis: Bueno yo no me puedo quedar, me tengo que ir pero nos vemos mañana no olvides llevar tu ropita mañana, adiós princesa.

Saben que raro nunca me m*****o que me digiera así, pero bueno ya después que se fue me fui quitando la ropa, primero la playera, el pantalón y por ultimo mi bóxer, Jorge me dio la panty y me la fui poniendo, nunca me imaginé que la ropa femenina fuera tan suave, después me dio el bra y Jorge me ayudo aponérmelo, el me lo abrocho por detrás y me dio unos pechos postizos y me dijo que me los pusiera, ya me los acomode y después me dio una peluca rubia igual me la puse me mire en el espejo y no podía creerlo me parecía un poco a mi hermana Angélica cuando ella tenía 15 años.

Jorge: Vaya vaya, no lo puedo creer si pareces mujer, pero dime cómo quieres que te llame, porque no te voy a decir juan.

Yo: No lo sé y no me importa, así que llámame como sea.

Jorge: Bueno está bien, te llamaras “Yolanda”.

Yo: Me da igual, solo dame el dinero y mañana ya empezaremos con el trato.

Jorge: Ok aquí esta $ 3000, que sean de provecho Yola.

Yo: Gracias, bueno ya me quitare esto y me también ya me voy.

Jorge: Bien Yolanda mañana te veo en el receso.

Me quite todo agarre mi ropa y me fui, llegue y guarde mi dinero lo mejor que pude, mi hermana ya no podría robarme otra vez.

Andrea: Hola hermanito.

Yo: Que haces aquí y que quieres.

Andrea: Te traje esto… ¡Tu dinero!

Yo: ¡¿Qué?!

Andrea: Que aquí está tu dinero, gracias por prestármelo, eres muy lindo si necesitas algo no dudes en pedírmelo.

La verdad que me sentí como un idiota y un estúpido por pensar que mi hermana se tardaría mucho en darme mi dinero, pero ahora el problema es que no sabía qué hacer con el maldito compromiso que ya me había echado.

Al día siguiente, busque unas prendas para usar ese día, para mi sorpresa mis hermanas usaban puras tangas, tome una y un bra me puse la tanga que se sentía muy raro, y el bra lo metí en la mochila y me fui a la escuela, tenía un poco de miedo que tal que alguien se diera cuenta de lo que llevaba puesto, no quiero ni imaginar. Llego el receso y fui con Jorge y Luis al baño.

Luis: Hola princesa, me perdí ayer el espectáculo, pero me dijo Jorge que te veías muy bien y que ahora te llamas Yolanda.

Yo: ehhhh si, como sea empecemos para que me vaya lo más rápido posible.

Jorge: Me parece bien, enséñanos tus prendas, chiquita.

Me desnude, me puse el bra con los pechos postizos y la peluca.

Luis: Vaya, Jorge no me mentía, te ves divina y tienes una tanga, mmmm te ves tan rica que te cogería.

Yo: Jaja, te quedaras con las ganas wey.

Jorge: No hables así mi amor, tienes que hablar como una señorita en todos los sentidos, en tu tono de voz y de una forma respetuosa, ¿Quieres?

Yo: (Intentando hacer la voz más femenina) ¿Así quieres que hable papi?

Jorge: Exactamente así, hasta me paraste la verga con tu voz de nena.

Yo: Si bueno, ya pasaron los cinco minutos así que me voy a vestir nenes.

Luis: Esta bien, y dime princesa, ¿Qué te compraste con tu dinerito?

Yo: Hablando de eso, no creo necesitarlo del todo.

Luis: ¿Te nos estas echando hacia atrás princesa?

Yo: No, seguiré con todo, no me cae mal ese dinerito.

Jorge: Maldito dinero lo que puede lograr pero bueno, me gusta que cumples con los tratos Yolanda.

Yo: Bueno ya no importa, y ya me voy.

La verdad no sé por qué me dio de hablarles como si realmente fuera una chica, pero bueno no importaba porque tenía más dinero de lo que necesitaba. Los días pasaron como se supone que serían, nos veíamos en el baño les hablaba lo más femenino que podía, e incluso bromear en que tenía novio y no podía andar con ellos, así hasta el día viernes.

Luis: Anda Yolanda, dame aunque sea un besito.

Yo: No lo creo nene, mi novio no me la perdona.

Jorge: Sabes Yola, me gustaría aumentar la apuesta, se va a cavar la semana y pensaba en que fueras con nosotros a salir al cine con nosotros, es algo que pensé y no te iría hasta mejor de lo que te fue con ese dinero, ¿Qué dices?

Yo: ya les dije a los dos que no hace nada de eso, no les mamare nada, no les besare nada y no saldré al cine con ustedes ni de hombre y menos de mujer.

Luis: ¿Y es tu última palabra?

Yo: Si, solo será lo del fin de semana y nada más, como si nada hubiera pasado, y quiero que ya me empiecen a llamar por mi nombre.

Jorge: Pues te tengo noticias puta, no creas que hicimos esto solo para que te vistas de mujer y solo nos calientes la verga, nos chuparas los pitos, nos besaras todo el cuerpo, y te cogeremos el culo hasta que te guste y nos pidas que no paremos jamás, y si no lo haces ya verás.

Yo: Y que les hace pensar que me intimidan, para lo que quieran aquí estoy.

Juan: Jajajajaja tú sí que me haces reír pendeja, nosotros no pensamos en golpearte, sabemos que no nos serviría de nada pero, tenemos ciertos videos y fotos de un pinche marica, hablando de su novio y que si no lo tuviera, andaría con nosotros.

Como pude ser tan pendejo, sabía que algo no me cuadraba, ese dinero vaya que no lo desperdiciaron esos hijos de su puta madre, al contrario les salió barato, me tenían en videos, vestido con ropa de mis hermanas y casi casi tirándoles la onda a esos weyes, enserio que esta vez la cague pero carbón.

Jorge: Bueno Yolanda, mañana vas a ir vestida toda completa a mi casa, y te daremos unas sorpresas.

Luis: Por lo pronto, hoy nos la tienes que mamar si no, todos en la escuela te verán como lo que eres; una puta, y los maestros y tus papis sabrán lo que realmente te gusta, así que de rodillas y a mamar puta.

No podía hacer nada, estaba entre la espada y la pared, y si se sabía la verdad seria mi fin, así que me agache y con lágrimas de rabia e impotencia me acerque a ellos dos, con mis manos empecé a frotar sus vergas sobre sus pantalones, se sentían duros y grandes, los dos se empezaron a desbrochar los pantalones y a sacar sus vergas largar y erectas, ambas derramando liquido transparente, eran mucho más grandes a comparación de mi pequeño miembro, tome las dos con mis manos, y las empecé a masturbar, después de un poco me ordenaron tragar esas vergas, empecé con la de Jorge, poco a poco fui abriendo la boca la tenía muy húmeda; llena de saliva que casi se me escurría, toque la punta de su pitote con mis labios y la bese, y después metí la cabeza en mi boca y la chupe como a una paleta, y luego metí toda su verga en mi boca y empecé un mete y saca, mi boca dejo de ser virgen para los penes ese día, luego vi la verga de Luis e hice lo mismo, y así estuve un rato ambos aparatos tenían un sabor un poco salado, pero extrañamente no me desagradaba el mamarles sus vergas, al contrario siento que me gusto un poco, pero no se los iba a decir, después de estar un buen rato mamándoles sus penes se corrió Luis en mi cara y luego Jorge en mi boca, y me obligaron a tragar todo y a limpiarlos.

Luis: Que rico lo hiciste mi princesa, esto se va repetir pero mejor, adiós Yola.

Jorge: Si, eres la mejor me muero por penetrar ese culo, no vemos mañana mi putita.

Estaba lleno de rabia por el engaño, termine saliéndome de la escuela a mitad de las clases, agradezco que los maestros luego no se fijan si nos salemos o no, llegue a mi casa me acosté en mi cama, y me quede dormido, ni siquiera me quite el bra y tanga, así me quede hasta el día siguiente.

http://xhamster.com/000/028/640/348_1000.jpg
100% (6/0)
 
Categories: AnalGay MaleShemales
Posted by Mistyca
1 year ago    Views: 662
Comments (3)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
1 year ago
que fantastico relato me vinen en mi pantaletas
gracias
quiero lear el siguente capitulo
Jay
1 year ago
buen relato, en espera de la 2º parte
1 year ago
Ola pzme gusto tu relato aver kuando subes la 2da parte o me dejas el link