Punta de tungsteno


Cogí mi teléfono móvil y leí el mensaje que me acababa de llegar:
“Hola desaparecido. No he vuelto a saber nada de ti. Te recuerdo que aun me debes mi bote de mascara de pestañas.”

Era un mensaje de Andrea.
Levante la vista y ahí estaba el bote de rimel de Andrea. Lo había dejado cuando estuvo en mi casa y por cosas del destino acabo dentro de su culo metido.
Simplemente con recordar esa ocasión se me puso dura. Que forma la de follar la de aquella mujer.
Y pese a todo lo arisca que me pareció en un primer momento cuando la vi, resulto ser una mujer extraordinaria fuera del trabajo.
Le conteste con otro sms:
“Es que si te lo devuelvo, ¿Qué va a ser de mi?”
Me contesto en seguida con otro sms.
“Seguro que ya tendrás en mente alguna otra cosa par sustituirlo, jajaja”

La verdad es que tenía infinidad de cosas en mi mente que podría hacerle a su hermoso culo, pero la verdad es que lo que más me apetecía es meterle mi polla dentro hasta poder correrme.

“Pásate por mi casa esta noche y cenamos. A partir de las 21:00, si te parece bien” le respondí

“Ok, nos vemos esta noche. ;)”

Volví a colocarme las Converse, busque mi cartera entre las cosas de la entrada, las llaves de casa y las de la moto.
Pase por el lado del montón de cajas con mis cosas apiladas aun en el suelo y sin desempaquetar
Cuando bajaba las escaleras me acorde de donde iba a meter la compra en la moto, así que volví a casa y cogí las llaves del coche.
Baje a la calle.
Hacia un día estupendo, una temperatura calida y un sol radiante. Corría una ligera brisa que te acariciaba el rostro como mucha suavidad.
Al pase por delante de la puerta del bar. Vi la puerta cerrada, seguramente Reyes no había terminado de hacer la limpieza del local.
No había vuelto a verla.
Así que tampoco sabía nada de ella.
¿Cómo puedo ser tan desastre para las mujeres? Me pregunté.
Saque el teléfono del bolsillo y la llamé.
Salto el contestador, así que le deje un mensaje.
“Hola Reyes, soy J.., solo llamaba para saludarte y darte las gracias por la cena, llámame y quedamos para devolverte el favor., un besazo guapa”.
Me monte en el coche y conduje hasta el centro comercial, donde hice unas compras para la cena, un vino blanco y un pescado para hacer al horno.
Aunque la verdad la excusa del pescado era para tomar el vino blanco que es lo que realmente me gustaba, pero ya que había invitado a cenar tendría que prepararle algo suculento.
Volvía a casa después y dejé la compra..
Durante el resto de la mañana no hice gran cosa, consulte el correo, llamé a la empresa, que me enviaron los últimos expedientes para que les echara un vistazo por si tenia que trabajar en alguno.

Por la tarde la dedique a limpiar la casa y a preparar la cena.
A las nueve de la noche en punto Andrea llamo al timbre.
Me sorprendió lo atractiva que venía, traía un vestido palabra de honor de color crema, con un cinturón ancho de cuero en su delgada cintura.
La hice pasar al salón donde le serví un poco de vino, mientras yo preparaba los platos en la cocina.
Cenamos durante un par de horas y estuvimos hablando un poco de nuestras vidas.
Ella quería saber más sobre mí de donde venía, que había hecho en la vida y como no quería dar muchas explicaciones sobre mi pasado, le conté lo más básico a grandes rasgos.
Durante la conversación Andrea se giró y vio su mascara de pestañas sobre el aparador.
- Te importa si recojo mi maquillaje, la última vez que tu lo tocastes acabó metido en mi culo sin saber como. – dijo entre risas.
- Si cógelo, pero que sepas que he estado pensando en lo que me digites y que sepas que si tengo con que sustituirlo. – dije yo también riéndome.
Entonces ella se dio la vuelta y empezó a levantarse la falda hasta dejar ver su culo desnudo. No llevaba ropa interior. Se inclino un poco hacia delante poniendo su culo un poco en pompa.
- Bien y a que esperas para enseñarme que sorpresa me tienes guardada. Quiero mi postre. – dijo mirándome con una mirada totalmente lasciva.

Me levante de mi asiento y me dirigí donde ella, junto al aparador.
Me situé tras de ella y le baje su escote por debajo de sus pechos. Dejándoselos al descubierto, mientras ella seguía agarrando su vestido para mostrarme su culo.

Comencé a tocarle los pechos mientras hundía mi boca en su cuello y la besaba.
Tenia los pechos firmes, debido al gimnasio seguramente, sus pezones se erizaron inmediatamente con el tacto de mis dedos.
Ella comenzó a restregar su culo contra mi entrepierna.
Me bajé los pantalones y los bóxer, arrimándole mi pene erecto a su culo.
Ella lo agarro con sus manos y empezó a masturbarme.
Yo deslice una de mis manos hasta su vientre y comencé a acariciarle su coño que estaba mojado y totalmente depilado.
Notaba su clítoris endurecerse y como su jugo brotaba de su coño cuando le metia un dedo dentro.
La separe del aparador unos paso y le hice apoyarse en él, inclinándose y poniendo su culo hacia mi.
Entonces se la metí lentamente en su coño. Mojándome la polla inmediatamente. Me salpicó todo mi vientre.
Estaba mojándose de una manera descomunal.
Cuando llevaba un rato follando su coño me paró y saco la polla de dentro de ella.

- Quiero mi postre. Dijo mientras se acercaba la polla al agujero de su culo y se la introducía lentamente.
Según iba penetrando su culo ella iba gimiendo, note como sus piernas temblaban.
- ¿Estas bien?, pregunte temiendo hacerle daño.
- No te preocupes, voy bien solo es un poco al principio, pero me gusta. – Me contestó.
Así que seguí empujando despacio dentro de ella.
Cuando la tuve dentro comencé a moverme, metiéndosela y sacándosela de su culo.
Ella soltó una de sus manos del aparador y empezó a tocarse el coño mientras yo le envestía por atrás.
Notaba el movimiento de su mano que de vez en cuando acariciaba mis testículos.
Aquella situación hacia que mi polla estuviera lo mas dura posible, muy hinchada debido a la excitación que me producía sentir su culo caliente y apretado envolviendo mi polla.

Se empezó a correr gritándome que se corría, que siguiera follandola sin parar.
Me encanta sentir tu polla dentó de mi, me decía.
Así que seguí follandomela mientras ella se acariciaba su clítoris y se corría sobre su mano.

- Voy a correrme en tu culo. Quiero llenártelo de mi leche. – Le dije.
- Si llénamelo. Echa toda tu leche dentro.
Comencé a correrme, sintiendo como mi semen salía en gran cantidad de mi polla y se vertía en el interior de su culo.

Cuando termine de correrme, saque mi polla de dentro de su culo y con mis manos le separe las nalgas para vérselo bien abierto.
- Saca el semen fuera. – Le pedí.
Y ella haciendo fuerza con su esfínter, empezó a sacar el semen de su culo que goteó hacia abajo corriendo por su coño hasta caer en el suelo.
Después me la lleve al dormitorio para seguir con nuestra noche de sexo.

100% (7/0)
 
Categories: Anal
Posted by Kraff30
1 year ago    Views: 760
Comments (8)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
11 months ago
recuerdamelo....tengo muy mala memoria.........y tranquilo q no te culpare d nada...pero lo quiero con pelos y señales...ajjajaajajaj.Muackkkkkk
11 months ago
Recuerda,recuerda.......q tengo mala memoria........Tranquilo q no te culpo d nada.Muackkkkkkkkkkkk
11 months ago
Te lo recuerdo??
pero no me culpes luego d como te pongas.
Ajaja
11 months ago
puffffffffffffffffff!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!hace tanto q ya ni me acuerdo....jajajajaajajaj
11 months ago
Nada k tu y yo ya no hayamos hecho.
;)
Muaaack
1 year ago
Y q paso en esa noche d sexo?
1 year ago
Gracias x el comentario y sobre todo por leerla.
Un saludo.
1 year ago
Interesante historia