No tientes a la suerte!!!!

Quizás porque fuera verano y hace mas calor es por lo que la gente se
anima mas a salir y a relacionarse entre si o quizás fuera por las
copas que cada uno llevaba en el cuerpo lo que nos hizo ponernos un
poco a tono esa noche.

La cosa es que no vi como empezó, cuando llegue, lo que vi fue a mi
novia de aquel entonces abrazada y besando a otra chica rubia de
melena larga y rizada.
Pero no era un beso casto, ni tampoco inocente. Se estaban devorando
la una a la otra. Las veía apretar sus cuerpos, rozándose y
acariciándose con las manos sus muslos, su cintura.
Veía como entrelazaban sus piernas cruzándolas y juntándose a la
altura de su entre pierna, como si de un baile se tratara.
En un principio no me estaba dando cuenta de lo que pasaba, realmente
nadie parecía darse cuenta de aquel espectáculo que se estaba
produciendo ante mis ojos.
Mi novia y una completa desconocida, se estaban enrollando y solo me
había despistado unos minutos.
No me m*****o en absoluto, incluso me gustaba verlas, no era para nada
desagradable, a la vez que si, muy erótico.
Nunca he sido celoso y siempre he sido de una mente muy liberal, pero
no conocía aquella faceta de mi novia pero por lo que parece ella si
la conocía en mí. Según ella por dicho motivo mantenía esa relación
conmigo.

Estábamos en un rincón, de una discoteca prácticamente abarrotada, y
todo el mundo era ajeno a lo que allí estaba ocurriendo. Bueno no
todos, yo no lo estaba, y tampoco otro chico en el que no había
reparado en un principio porque estaba sentado en el suelo de la
esquina, con una cara de mil demonios.
Era el novio de la chica rubia que se estaba morreando con mi novia y
que al parecer no le estaba gustando nada el espectáculo que se estaba
dando allí.
Cosa que todavía me puso mas caliente, saber que mi novia le había
arrebatado a su chica.
Todo se había orquestado mientras yo había ido a pedir una copa, pero
posteriormente me lo contaron todo.
Al parecer este chico había estado mirando a mi novia durante toda la
noche, cosa que al parecer era habitual en él. Siempre vejaba a su
novia de la misma forma y la menosprecia ante las demás. Al parecer
esta pareja empezó a discutir diciéndole ella que le parecería a él si
ella hiciera lo mismo.
El riéndose de ella, le contesto: ?pues mírala tu también que esta muy
buena y si quieres hasta te la puedes follar?.
Mi chica que para esas cosas no se andaba con tonterías, se acerco a
la muchacha y no se le ocurrió otra cosa que ofrecerse?

No hubiera pasado de una anécdota graciosa, si no fuera porque al
percatarse mi novia de mi regreso y que me encontraba allí mirando, se
acerco a mí con la chica rubia cogida de su mano.

Me la presentó y estuvimos hablando un rato, sobre lo que había pasado
y el porque había sido.
El otro joven había desaparecido como alma que se lleva el diablo.

Todo parecía haber vuelto a la normalidad y creo que precisamente eso
era lo que esperaba mi novia, porque sin esperarlo le dijo a la otra
muchacha: ?Oye yo te he ayudado con tu novio, pero no quiero tener
problemas con el mió, así que deberías devolverle el beso que yo te
he dado para que no me acuse de nada?.
Yo estaba perplejo, cada día con ella era una sorpresa.
No pude mas que mostrar una sonrisa en mi rostro, creyendo que
aquello no pasaría de allí.
Pero no. No quedo allí.
Ella dijo que sí, que sin problemas y que estaría encantada de pagar
el favor que le había hecho mi novia.
Así que se acerco a mí, cogiéndome con una mano por la nuca y
acercándome a su boca. Mientras con la otra me acercaba a ella y me
pegaba a su cuerpo.
Notaba su calor y como sus pechos bastante abultados se pegaban a mi pecho.
Me quede prácticamente quieto besándola, mientras notaba como ella
recorría mi espalda con una mano por dentro de la camiseta y con la
otra me acariciaba el pelo.
No me atrevía a moverme, porque tenia el presentimiento que en algún
momento me iba a llevar una buena hostia. O me la daba la rubia, o me
la daba mi novia, o terminaba por aparecer el novio desaparecido y me
la daba él. Eran demasiados frentes abiertos y la hostia estaba casi
asegurada.
Así que procuraba mantener mis manos quietas, pero esa preocupación
desapareció rápidamente cuando mi chica me cogió una de mis manos y me
la coloco en los pechos de la rubia.
Recuerdo que notaba al tacto sus pezones endurecerse con el roce de
mis manos. Viendo que tenía vía libre por parte de las dos, ya poco me
importaba si aparecía el novio o no, aquello bien se merecía una buena
hostia.
Ya mis manos fueron un ir y venir por el cuerpo de esta mujer, que era
una total desconocida para mí.
Quería tocarle por todas partes, besarla en todas partes y mis manos
no daban abasto para tanto deseo.
Notaba como mi erección se había hecho más que evidente, porque ella
se acercaba apretándose a ella con fuerza a mi polla.
Metí mi mano por la cintura de su falda y comencé a acariciarle el
culo, noté que llevaba tanga así que cogí del hilo por atrás y empecé
a enrollármelo en un dedo, se que ahora notaba como se le apretaba en
su coño, que en ese momento debería estar bastante empapado y no hacia
otra cosa que restregarse contra mi erección.
Cuando ya no pudo aguantar más, bajo su mano desde la cabeza a mi
polla y empezó a tocármela, me la agarraba con fuerza por fuera del
pantalón y me la acariciaba.
Así que yo decidí hacer lo mismo y pase mi mano a su entrepierna y
empecé a acariciarle el coño sobre su falda, escuchando su respiración
acelerada y como gemía de placer.
En ese momento escuche la voz de mi novia en mi oído que me hablaba. ?
- Te gusta, cariño.
- Si, mucho, le respondí yo.
- ¿Estas caliente?, ¿la deseas?. Quieres follartela.
- Si, estoy muy caliente y quiero follarmela.


Entonces nos separó, se acerco a la chica rubia y le dijo algo al
oído, ambas se rieron, se besaron en la boca y se dijeron adiós con la
mano.
Yo creía que mi novia me estaba dando carta blanca para follarme a la
rubia y que ella se marchaba, para dejarnos solo, que habían llegado a
algún tipo de acuerdo.
Pero no. Me agarro de la mano y tiro de mí para que la siguiera
salimos del local y nos fuimos de allí.
Y nos fuimos a follar a casa.

Al día siguiente, le pregunte a mi novia, porque había hecho eso, que
pasó por su cabeza durante la noche anterior.
Y la respuesta fue muy clara y muy tajante. ?Puedes ponerte caliente
como quieras, puedes mirar a quien quieras, incluso tocar a quien
quieras, pero mientras estemos juntos, aquí solo se folla conmigo y yo
contigo?.
Y así fue nuestra relación mientras duró, que fue poco pero muy, muy intenso?
80% (4/1)
 
Categories: Group SexSex Humor
Posted by Kraff30
1 year ago    Views: 248
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments