La Feria Carnal

El verano de 1980 parecía tener preparado nada más que cosas prometedoras para este joven. Sólo tenía un año desde que Salí de la escuela secundaria, fue una decisión fácil para mí tomar un año sabático antes de ir a la universidad. Vaya, yo estaba lo suficientemente joven para disfrutar y quería viajar y ver el país, mientras que tenía la oportunidad. El año anterior, justo saliendo de la escuela secundaria, había tomado un trabajo como trabajador de una feria de juegos. Me dio la oportunidad de viajar a través del país y ganar dinero en el proceso. Trabajar en una feria puede ser agotador a veces. Duermes en remolques y bebes y rumbeas como estrellas de rock sin el beneficio de las groupies. Salir con mis compañeros de feria me dio algunas veces dudas sobre dejar alguna vez a mis hijos ir a parques de diversiones, pero era un grupo de divertidos chicos y yo disfrutaba de su compañía. Hice ese trabajo durante cinco meses, recorriendo desde la costa este hacia el oeste en el proceso.

Después de regresar a Nueva Jersey, me mudé a un tráiler que compartía con un compañero de la escuela secundaria. Era apretado, pero había suficiente espacio para mi guitarra, mis discos de blues, y yo. Me compre una vieja moto BSA Gold Star 650 y pase el principios de los años 80 viajando por toda la costa este en la moto. Siempre se podía saber dónde me había estacionado por las manchas de aceite en el pavimento, pero funcionaba bien y lo más importante, me veía súper bien en ella. Para el verano me había instalado de nuevo en Nueva Jersey, antes de irme a la universidad en el otoño.

Para agosto odio tener que decir que me estaba cansando de la bebida y el sexo casual, pero vivir como si fuera mi último verano en la tierra empezaba a pegarme un poco. Yo tendría que entrar en modo de estudio el próximo mes y empecé a bajar el ritmo a mis fiestas en la playa. Hice planes para ir a la Feria de Flemington en Nueva Jersey a finales de agosto. Esto me daría un día de relajación relativa y la oportunidad de ponerme al día con mis viejos amigos de la feria del verano anterior.

Era una calurosa mañana del viernes el día que me fui a la feria. Ya hacia cerca de 80 grados a las once más o menos cuando me monte en mi BSA y me puse en marcha. El sol caía sobre mis brazos desnudos, se sentía tan bien. Empecé a pensar cómo iba a extrañar estos viajes por carretera en la moto una vez que empezara la universidad. Yo estaba seguro de que tendría poco tiempo para algo más que estudiar. Después de aproximadamente una hora de camino llegué a la Ruta 202 y sus colinas. Mientras me abría camino en las largas bajadas, el viento causó que las mangas y la espalda de mi camiseta colgaran violentamente por el viento. Se sentía tan bien, ya que la temperatura había superado los 80 grados y el viento recio era un muy bienvenido alivio. El rugido de los tubos era la perfecta canción para lo que iba a ser mi última excursión de verano.

Después de llegar a la feria, aparqué la moto y me dirigí a través de la entrada principal. Pensaba en pasar un par de horas con mis amigos y después alrededor de una hora chequeando algunas de las exposiciones. De inmediato me dirigí hacia la parte posterior, donde los trailers estaban estacionados. Sabía que al menos algunos de los trabajadores se encontrarían por ahí, probablemente, bebiendo cerveza, mientras que el resto operaba los paseos. Llamé a la puerta del remolque y fui recibido de inmediato por un compañero de trabajo, Joe.

"Hola friend, mucho tiempo sin vernos", dijo Joe. "Adelante, hermano."

Me trataron como a un hermano perdido regresando de la guerra. Nos sentamos y hablamos. La cerveza fluyo libremente y el tiempo pasó rápido. La gente iba y venía a su paso para rotarse con los que trabajaban en la feria. Antes de darme cuenta casi cuatro horas habían pasado. Después de un montón de buenos abrazos y las despedidas dejé el remolque. Sabía que probablemente sería la última vez que vería a la mayoría de los chicos.

Caminé hacia la calle principal y poco a poco hice mi camino hacia los puestos con sus diferentes juegos. Me detuve en un puesto de helado italiano y me compré uno para refrescarme del calor. Cuando yo estaba pagando por mi helado, oí una voz.

"Oye, tengo la misma camiseta", una voz de mujer hermosa, dijo.

Me volví y vi a una chica hermosa, de unos veinte años, con el pelo largo y negro y grandes ojos marrones. Ella llevaba una camiseta rosa y vaqueros desgastados. Estaba claro que lo único que cubría sus pezones alegres era la camiseta. Tenia esmalte de uñas de color rosa con brillo de plata y un collar de plata. Aparte de eso no llevaba joyas o maquillaje, excepto el lápiz labial de color rojo brillante. Su cuerpo esbelto y senos pequeños la hacían parecer más joven que sus veinte años. Ella tenía un vigor juvenil y una sonrisa astuta que podrían derretir incluso el corazón más duro.

"Acabo de comprar la misma camiseta que tú." Ella sacó una camiseta de una bolsa de plástico. Tenía el logo de 'The Who' el grupo de rock.

"Oh, que bien, tambien eres fan?" Le pregunté.

"Sí".

Comenzamos a conversar y me di cuenta de que teníamos gustos similares en la música. Ella me dijo que se llamaba Cindy y que vivía en la ciudad junto con sus padres. Empezamos a caminar juntos, compartiendo un helado italiano. Pasamos por el área que contiene los a****les, porque Cindy quería ver a los caballos. Luego nos dirigimos hacia el paseo principal y se detuvo en el stand donde se apunta a la boca del payaso con la pistola de agua. El agua que entra en la boca del payaso hace que una bola suba y toque una campana. La primera persona que suene la campana gana un premio.

Le entregué a la chica detrás del mostrador, dos boletos y Cindy y yo cada uno agarró una pistola de agua. Rápidamente gane cuando la campana sonó.

"¿Qué quieres?" Le pregunté a Cindy. Yo tenía varias opciones de premios.

"Voy a tomar el pequeño oso de la izquierda", le dijo a la muchacha de del stand.

Cindy agarro su osito de peluche y nos fuimos por la calle principal, deteniéndonos de vez en cuando en las diferentes estaciones de juegos. Nos detuvimos y compre un pastel que compartimos mientras caminábamos hacia la zona donde eran los paseos.

"Oh, un tiovivo! Vamos a montarnos! "Cindy exclamó.

Después de dar al operador las entradas, cada uno encontró un caballo. El viaje comenzó cuando la música sonaba. El paseo subió poco a poco la velocidad, las luces se convertían en un borrón. La música del carnaval se ahogó por completo los sonidos de la gente y los a****les en sus puestos bajo el cielo iluminado por la luna. Cindy se alzaba en ocasiones tratando de agarrar un anillo. Cuando se puso de pie en los estribos la camiseta se subió hasta su espalda y sus pezones se presionaron contra la tela, que era la única cosa que los mantenía. Ella era toda sonrisas y risas. Nos montamos un par de veces y cuando la música y las luces se fueron apagando nos bajamos y volvimos a encontrarnos con las personas del carnaval.

A medida que continuamos nuestro camino, nos agarramos de la mano mientras Cindy continuamente me miraba y se reía. Se veía tan bien cuando su largo pelo negro brillaba bajo la luna llena. Al llegar al final de la carretera, la rueda de la feria quedó a la vista. Cindy se emocionó y sonreía mientras ella sugería que fuéramos. Por supuesto que accedí. Estábamos de la mano mientras estábamos en la fila y cuando llegó nuestro turno le extendí nuestros boletos al señor y nos montamos. El hombre nos coloco el cinturón de seguridad en nuestras piernas y nos sujetamos mientras la rueda empezó a subir, hacia el cielo estrellado. Mientras Cindy se aferraba a la barra, pude ver el brillo plateado en su pintura de uñas de color rosa de la luz de la luna.

"Esto es tan romántico", dijo Cindy mientras ella se acurrucaba junto a mí y puso su mano en mi muslo derecho. Yo podía sentir la excitación en mí y como la sangre corría a mi entrepierna. Cuando la rueda de la fortuna se detuvo en lo más alto, literalmente, podías ver por millas. Las personas abajo parecían puntos y las estrellas en el cielo se veían casi a alcanzables.

Después de que el paseo terminó, una vez más nos encontramos en la calle principal. La feria estaba cerrando, las luces fueron poco a poco extinguiéndose. El sol se había puesto, pero el cielo brillaba con la luz de la luna. Era una hermosa noche. Ya que teníamos que irnos, le sugerí a Cindy dar un paseo en mi moto. Ella me dijo que amaba las motos y se veía visiblemente emocionada con la idea.

Hicimos nuestro recorrido a la salida de la feria y a la moto. Cindy puso el oso de peluche en el manillar de la moto, sostenido por una cuerda elástica que había allí. Cindy subió y me abrazó fuerte cuando entramos en las carreteras principales. Cuando ella se acomodaba contra mi cuello, podía oler su pelo con aroma floral. En nuestro camino por la carretera y entrando a la carretera principal, Cindy ponía sus brazos hacia afuera y acariciaba mis antebrazos. Yo podía ver como el brillo de la luna se reflejaba en sus uñas. Cuando nos detuvimos en el semáforo, revolucione mi moto. Las vibraciones causaban que Cindy suspirara y ella me apretaba fuerte, frotando su nariz contra la parte trasera de mi cuello. Viajamos alrededor de un par de horas en la hermosa noche de agosto. Una bella muchacha en la parte trasera de una clásica moto británica que me sostenía apretado a ella bajo un claro cielo estrellado. Una noche perfecta si alguna vez hubo una.

Mientras avanzaba el viaje, Cindy pasó de acariciar mis antebrazos a acariciar mis muslos. Estaba claro que esta mujer joven hermosa quería correr más que mi moto. De pronto, tuve una idea. Me di la vuelta en la Ruta 202 y me dirigí hacia la feria. Cuando llegamos a la entrada, Cindy me preguntó qué estaba haciendo. La feria estaba a oscuras excepto por una pocas luces de seguridad y un guardia en la entrada era el único signo visible de vida humana. Dejé la moto cerca de la entrada principal y le dije a Cindy que esperara allí. Corrí alrededor del muro donde los remolques estaban. Los trabajadores estaban bebiendo cerveza. Llamé a Joe.

"Joe, Joe!" Grité.

Joe llegó al muro.

"¿Qué tal, friend?", Preguntó.

"Necesito que me hagas un favor -le dije. "Da la vuelta a la entrada principal y lleva las llaves de los juegos."

"Está bien, pero sólo para ti, friend."

Joe siempre me ha llamado "friend". Era una expresión de cariño ya que éramos buenos amigos. Volví corriendo a donde Cindy mientras Joe llegaba a la entrada principal.

"Necesito que nos dejes entrar, y que me prestes tus llaves."

"OK, lo hago sólo por ti, Friend", dijo Joe.

Agarre la mano de Cindy y la lleve a la feria. Joe volvió a los trailers. Mientras Cindy y yo caminábamos, no se veía nadie, ya que todo estaba cerrado por la noche y todo estaba oscuro y tranquilo, excepto por unas luces de seguridad.

"Esto es maravilloso!" Cindy exclamó. "Tan romántico."

Caminamos por el pasillo principal por el que habíamos pasado pocas horas antes. "Mira, aquí es donde ganastes el oso", dijo Cindy.

Me detuve en el stand y me di la vuelta y agarre las pistolas de agua."Creo que funcionarán", le dije. Apreté el gatillo y el agua salió disparada.

"Tengo una idea", dijo Cindy. Se subió en el mostrador y se sentó en la parte superior del payaso.

"Apúntame a mí en lugar de al payaso", dijo.

Le apunte con la pistola y un chorro de agua empapó su camiseta. Sus pezones eran claramente visibles detrás de la camisa mojada. Ella se rió en voz alta.

-No, tonto. Más abajo! ", Dijo mientras se desabrochaba los vaqueros, revelando un arbusto prolijamente recortado y oscuro. Se trataba de una chica que no creía en ropa interior.

Apunte con la pistola de agua a la ingle de Cindy. Ella gritó y se echó a reír histéricamente cuando el agua fría golpeó su sexo. Lo hice un par de veces más mientras Cindy se reía en voz alta.

Cindy se subió al mostrador y se lanzó a mis brazos, casi me derriba. La humedad de su camisa se sentía fría contra mi cuerpo. Sus pezones estaban duros, mientras se presionaban contra mi pecho.

Corrimos por la calle principal de mano en mano hasta el final de la carretera. El tiovivo se encontraba una vez más a la vista.

"Oh, ¿podemos montarnos de nuevo?", Preguntó Cindy entusiasmada.

Me acerqué al panel de control para el paseo e inserte la llave. El motor se puso en marcha. Levanté a Cindy y la monte sobre uno de los caballos. Puse en marcha al tiovivo y el sonido de la música de la feria rompió el silencio de la noche tranquila de Nueva Jersey. Cuando el paseo se puso en movimiento, me subí en el caballo detrás de ella y la agarre de las caderas mientras Cindy se ponía de pie en los estribos. Cuando las luces se encendieron y sonaba la música, le baje los pantalones a Cindy, mientras ella trataba de agarrar los anillos. Su hermoso culo quedo a la vista mientras que yo frotaba la cara contra sus mejillas suaves. A medida que la música continuaba sonando, me las arreglé para voltear a Cindy de modo que su espalda se apoyara en la columna de soporte del caballo. Lamí su estómago con trazos firmes y me dirigí hasta su ansioso sexo. Su suave arbusto jugueteaba contra mi cara mientras yo olía su esencia femenina y comenzaba a pasar mi lengua. Cindy arqueó la espalda contra el poste y lo mantuvo en un punto por encima de su cabeza. Las luces bailaban por arte de magia sobre los jugos dulces que se estaban formando en la fiesta maravillosa delante de mí. Yo sostenía su cuerpo arqueado con mis manos agarrándola firmemente por el culo, lamia su sexo deleitándolo con mi lengua en movimientos cada vez más duro y más rápido, mientras que su aroma se mezclaba con el aire fresco del campo. A medida que continuaba mis golpes de lengua, sus jugos comenzaron a cubrir mi cara. A medida que fuimos dando vueltas y vueltas, sus gemidos se hacían cada vez más fuerte hasta que ahogaban el sonido de la música. Su punto culminante de explosión desaceleró junto con el tiovivo hasta detenerse en un final apropiado para un placer totalmente sensual. Ella cayó en mis brazos en un cálido abrazo, sus pezones, una vez más apretados contra mi cuerpo. Ella levantó sus pantalones mientras agarrados de las manos continuamos por el camino desierto.

A medida que continuamos por el camino, nos agarramos de la mano y una vez mas Cindy me miro y se rio. Al igual que antes, el pelo negro de Cindy brillaba bajo la luna. Así como lo hicimos anteriormente en el día, llegamos a la rueda de la fortuna. Los dos nos miráramos con la misma mirada, y luego nos abrazamos. Me acerqué al panel de control y encendí el motor que impulsa la rueda. Ayudé a Cindy en uno de los coches de la rueda de la fortuna y le coloque el cinturón de seguridad. Arranque la rueda y la detuve justo a tiempo para que Cindy y el coche se encontraran en el punto más alto del paseo con vista a toda la feria. Entonces detuve el motor para que el sonido más fuerte fuera el canto de los grillos en la distancia. Subí por el poste central de la rueda y al llegar a la cima, me agarre a la barra transversal y me lance al coche, uniéndome a Cindy en el coche de la rueda de la fortuna.

Me senté en la barra al otro lado de Cindy. Se veía tan bonita con el pelo largo y negro que brillaba con la luz de la luna. La vista desde arriba era espectacular. La luna colgaba bajo el cielo de verano, mientras caía su mirada sobre nosotros. Las estrellas salpicaban el cielo de verano. Se veían tan cerca que podrías extender la mano y agarrar una. Si Cindy me lo hubiera pedido esa noche, lo habría hecho. Me incliné hacia delante y le di un apasionado beso a Cindy. Ella devolvió el beso con todas sus fuerzas, nuestras lenguas se envolvían en un abrazo de amantes. Le quite la húmeda camisa a Cindy y se veían sus senos delicados en todo su esplendor a la luz de la luna. Me abrí paso con mi lengua y labios. En primer lugar las orejas, a continuación, su cuello blando, redondeando sus pechos y pezones maravillosos, sin dejar nada sin tocar. A medida que continuaba mi viaje a la Tierra Prometida, los únicos sonidos eran el suave chirrido del coche de la rueda de la fortuna, que se sacudía suavemente. El movimiento era algo relajante, como el mecer de una cuna de un bebé. Con la multitud que hace bastante tiempo que se había ido y los a****les durmiendo, los únicos otros sonidos eran los suaves gemidos de Cindy mientras suavemente le quitaba los pantalones y los echaba a un lado. Me puse de pie y me quite la ropa, revelando mi erección súper dura, me sorprendí de las palabras que rompieron esa silenciosa noche de verano.

"Detente".

"Detente? - pregunté en un estado de confusión total.

"Detente", repitio Cindy.

Podía sentir como la sangre se escapaba hacia afuera de lo que había sido una orgullosa y gloriosa erección mientras ella murmuraba la única palabra que ningún hombre quiere oír.

después se inclinó y metió la mano en el bolsillo de sus pantalones. Sacó algo y mientras ella lo levantaba pude ver lo que era. Un condón. Bueno, pensé, creo que las cosas podrían haber sido peor, pero esto no era lo más ideal que yo esperaba.

"Insisto," dijo. "Tengo que hacerlo."

A continuación, agarro el condón todavía envuelto y lo llevo a sus labios. Ella rompió la envoltura con sus labios rojos, la saliva en el paquete brillaba con la luz de la luna. Ella entonces saco el condón con los dientes y maniobró con la boca para que estuviera perfectamente situado entre sus labios cerrados. Podía sentir mi erección de regreso en toda su gloria como una bandera levantada por encima de un campo de batalla.

Cindy se inclinó hacia adelante y puso sus dedos largos y delgados en mis muslos. El brillo de sus uñas una vez más brillaron con la luz de la luna. Su cabello bailaba en el interior de mis muslos mientras se inclinaba hacia adelante y con la boca envolvió mi enorme erección en un movimiento decisivo. Con sus labios deslizaba la goma en toda la longitud de mi eje. Cuando volvió a tomar aire, pude ver manchas de lápiz labial de color rojo a lo largo de los lados de la profilaxis y la humedad de su saliva a lo largo de mi miembro brillaba a la luz de la luna. Cuando ella levantó la cabeza, sonrió con una enorme sonrisa seductora.

Yo estaba sentado con mi trasero apoyado en la barra transversal y Cindy estaba ahora frente a mí sentada en el coche de la rueda de la fortuna. Agarre las manos de Cindy con una mano y la gire con la otra para que sus rodillas estuvieran ahora descansando en el asiento del coche y sus manos estaban en el borde posterior. Su culo estaba en el aire frente a mí y empecé a acariciar su sexo desde atrás. Estaba tan mojada en ese momento que estaba prácticamente goteando. Empecé a introducir un dedo en ella, un dedo al principio, luego dos. Moví mis dedos en su coño mojado hasta que sus suaves gemidos ahogaban el chirrido del coche de la rueda. Cuando ella me rogó que la cogiera, inserté mi miembro cubierto en su canal del amor. Empecé a empujar, lenta y rítmicamente al principio mientras el coche empezó a mecerse cada vez más. Mis empujes comenzaron a aumentar la velocidad y la intensidad, el coche en la parte superior de la rueda de la fortuna empezó a mecerse como un barco en una tormenta, el borde se movía alternando la luz de la luna en una danza rítmica de luz sobre la espalda empapada de sudor. Sus gemidos se convirtieron en gritos de pasión rompiendo el silencio de la noche de Nueva Jersey mientras el coche de la rueda de la fortuna se sacudía con furia con nuestra danza de amantes. Sus músculos vaginales amenazaban con atraparnos cuando acabamos juntos en un arrebato de pasión en las alturas sobre el campo Flemington.

Cuando terminamos, me recosté contra la barra transversal y Cindy se sentó en el asiento del coche. Una vez más, tenía una sonrisa socarrona en su rostro. Ella extendió la mano entre mis piernas y comenzó a desenrollar el condón de mi pene. Me lo quitó y lo sostuvo en alto con una gran sonrisa. A continuación, lo sostuvo por la apertura en sus los labios y sacó la lengua para apenas tocar la goma. Luego tomó el dedo índice de su otra mano y desenrolló el preservativo al revés en su dedo mientras que lo insertaba en su boca. Con el condón al revés en su dedo, ella entonces le realizo una felación a su dedo, lo limpio como si estuviera nuevo, con cuidado de no perderse ni una gota de lo que parecía ser mis preciados jugos de amor. A continuación, lo dejo a un lado y me dio una gran sonrisa, de oreja a oreja.

Nos sentamos y nos abrazamos durante un tiempo, como dos personas que gozaban de una vista espectacular. Cuando comenzamos a tener hambre y cansados un poco, me baje y comenzó el viaje de vuelta hacia el piso. Ayudé a Cindy a bajarse del coche, apague la rueda y tome la llave. Volvimos a la feria donde Joe y los chicos estaban y devolví las llaves.

"Pasaste un buen rato, Friend?", Preguntó Joe.

"Oh sí," dije con una sonrisa.

Cindy y yo salimos por la puerta principal. A la salida nos cruzamos con un guardia de seguridad que nos dio una sonrisa picara.

Cindy y yo nos miramos y sonreímos mientras nos montamos en mi motocicleta y nos dirigimos hacia la noche de New Jersey.

De mayo de 2009.

Traducida para Historias Lush por Mandy – 06-14-11.

75% (3/1)
 
Categories: Voyeur
Posted by Exakta66
3 years ago    Views: 364
Comments (1)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
3 years ago
This is the Spanish translation of "Carnival Knowledge"...