Cermega's Blog
Mi tia en DF

La yegua de mi tía acostumbraba a tomar sol en tetas con un tanguita de hilo dental y tacos altos, lo hacía en la terraza de su casa, sabía que yo podía mirarla cada tarde y lo hacía a propósito para calentarme, cada tarde me hacía una tremenda paja mirándola.
Después se ponía un blusón transparente y tomábamos café y fumábamos como si nada hubiera pasado, yo estaba con un slip que me marcaba el bulto enorme de mi verga.
Así pasaba cada tarde en su casa de verano, yo tenía 18 años y ella 32…
Cada tarde salía a la terraza y empezaba a pasarse crema bronceadora por las tetas enormes que tenía, se masajeaba los pezones y el culo, y yo me ponía duro mirándola…
Unos de esos días se me ocurrió una brillante idea…., pensé en recolectar la leche que salía de mi cuerpo cada tarde y recogerla en un recipiente para así luego introducirla en su crema bronceadora. Así fue que al cabo de una semana, llené su bote de crema y esperé, la muy puta empezó a frotarse, pero ese día noté que se calentaba mucho, empezó a pasarse la “cremita por su cara”, quedó toda embadurnada por mi semen… en ese momento me llamó: Carlitos ven…! ahí fui yo con mi slip y empalmado…. ella lo notó inmediatamente. Me pidió que le diera un masaje con su “crema”, se puso de espaldas y yo me quité el slip sin que ella lo notara, empecé el masaje con mi leche y le masajeaba la espalda dejando que mi verga rozara su cuerpo levemente, ella tenía sus gafas oscuras y fumaba…. se hacía la que no se daba cuenta pero gozaba como una yegua….
Posé mi pija entre sus nalgas y la dejé ahí mientras frotaba su espalda, ella se retorcía lentamente y movía su orto casi imperceptiblemente… al cabo de un buen rato ese movimiento me estaba volviendo loco, seguía masajeándola y mi verga apoyada en su culo vibraba lentamente, al cabo de unos minutos más acabé lentamente en su culo, intenté moverme lo menos posible derramando la leche en sus nalgas y su ojete, después se la distribuí por su culo, quedando toda embadurnada de leche…
Me puse el slip y me incorporé ella agradeció el masaje y me pidió que fuera hacer el café, al irme me quedé espiándola, la muy puta, empezó a juntar el semen de su culo y a chuparlo como loca, se lo comió todo mientras se tocaba los pezones….
Al rato vino su novio mientras tomábamos el café como si nada…fumamos un cigarrillo y el novio se fue porque tenía que trabajar, él estaba algo celoso de mí porque mi tía estaba siempre con ropa transparente ante mí…
Al irse discutieron y ella vino llorando…. dijo que no lo aguantaba más y que yo era el único que la comprendía, se sentó y lloraba… yo me levanté y de pie la abracé, su cabeza estaba cerca de mi abdomen, así estuvimos un rato, en un momento noto como con su mano baja un poco mi slip y con la punta de la lengua empieza a chuparme la cabeza de la verga, como si yo no me diera cuenta de eso, así estuvimos un rato, mi pija estaba durísima y ella hacía que lloraba pero me estaba haciendo una mamada alucinante, seguimos así hasta que acabé llenándole la boca de leche, ella estaba desesperada pero no se movía…. se tragó toda la leche y como si nada dijo que se iba a dar un baño… A mi tía siempre le gustó calentarme y volverme loco, sabía que me pajeaba siempre con ella y cada vez me ratoneaba más.
Me invitaba los veranos a su casa de campo, y con los años cada verano era una experiencia única…
Yo tenía mi habitación al lado de la de ella, y cada mañana hacía el café uno de nosotros…
A medida que iban pasando las mañanas de aquel año, cuando ella me llevaba el café yo la esperaba desnudo, primero tapado con las sábanas, y al cabo de los días pensé, iría mostrándome completamente en pelotas…
Ella me despertaba tocándome el abdomen, luego se sentaba al costado de la cama, mientras me incorporaba un poco y así tomábamos el café, fumábamos y charlábamos amablemente…
A medida que el calor iba apretando, las mañanas eran más ardientes, ella pasó de despertarme con un pantaloncito corto rosa y musculosa blanca apretada, a hacerlo en tanguita de hilo dental y en tetas, decía que hacía mucho calor, yo poco a poco fui enseñándole desde el bulto debajo de las sábanas, primero la punta de mi verga, y con el tiempo la recibía desnudo y completamente duro, le explicaba que al dormir me despertaba siempre así y que era normal… ella se hacía la disimulada y decía que era natural, pero yo notaba como al sentarse cruzaba las piernas y se frotaba entre ellas, la yegua se mojaba al mirarme así, me miraba descaradamente la verga mientras hablábamos, otra señal eran sus pezones que se ponían puntiagudos y gordos, recuerdo que llevaba una cadenita entre sus tetas grandes y yo cada mañana se la cogía tocándole los pechos y dándole un besito a la medalla…ella se reía de mis ocurrencias.
Siempre decía que si nos vieran desde afuera nuestro comportamiento llamaría la atención pero que si nosotros la pasábamos bien, eso era lo único que debía importarnos…
Poco a poco, vivíamos las mañanas enteras desnudos, mejor dicho yo desnudo pero ella usando ropita de yegua que me calentaba mucho…como las mañanas su novio trabajaba, las teníamos para nosotros, y podíamos divertirnos a nuestro antojo.
Por ejemplo al levantarme, ella a veces estaba fregando los platos en la cocina con un delantalito corto que apenas tapaba sus tetas, esa mañana llevaba tacones la muy yegua y un tanguita negro, resaltaba su espalda bronceada y morena, además ella acostumbraba a pasarse crema hidratante antes de empezar el día, por lo que su culo brillaba divinamente. Yo me acercaba por detrás mientras fregaba, y le cogía las manos ofreciéndome a ayudarla, mientras le acercaba mi pija al culo para que la sintiera, así fregábamos un rato, cada tanto ella abría un poco su culito y se movía como si nada, y yo apretaba un poquito, ella estaba acostumbrada a verme empalmado, a veces le tiraba agua en sus tetas o su cara , a veces en la espalda y se reía o hacía que protestaba, moviendo su culo arriba y abajo frotando mi pija….
Creo que su intención al igual que la mía era follar sin follar, quiero decir poder corrernos sin que le pudiera meter la verga en esa concha mojada que tenía….
A veces después de fregar, nos fumábamos un cigarrillo y ella se sentaba encima mío y apoyaba sus espaldas en mi pecho, así me contaba cositas de su vida, y de su novio, generalmente se quejaba….Una vez después de fregar, estando los dos chorreando de calentura, se sentó encima mío y por esas cosas del destino, al sentarse mi verga entró en su concha fácilmente….Ella hizo un pequeño movimiento y siguió comportándose normalmente, así estuvimos un rato, ella se movía imperceptiblemente y yo estaba como una estaca haciéndome el que no pasaba nada…
Recuerdo que su novio en eso llamó por teléfono, y ella cogió el inalámbrico que estaba a su lado como si nada y comenzó a charlar, le dijo:_ aquí estoy con mi sobrino fumándome un cigarrito, yo no aguantaba más, mientas ella hablaba comenzó a moverse mientras gesticulaba, hacía como que los movimientos venían por la conversación con su novio pero en realidad me estaba follando lentamente, le dijo que estaba aburridita y mientras me guiñaba el ojo… así siguió charlando y moviéndo su culo, al cabo de un rato no aguantaba más y empecé a sentir un calor enorme en mi vientre… noté como un chorro de leche caliente inundaba su concha, ella de quedó estática y siguió hablando con su novio diciéndole que lo extrañaba mucho…
Un día la muy putona me despertó y me dijo que tenía una duda…
Su macho quería hacer sexo anal y nunca llegaban a concretarlo porque a ella no le entraba la verga, me preguntó si yo lo había hecho alguna vez y cómo había resultado, le comenté que a mí me encantaba hacerlo y aunque era difícil era muy placentero.
Me pidió que la aconsejara para poder dilatar su culo mejor y poder darle la alegría a su novio. Se hacía la inocente pero en realidad me estaba calentando una vez más la muy puta….
Hacia la tarde le dije que lo había estado pensando y lo mejor era que recibiera a su macho con el culo bien dilatado, así el al llegar se la metía de una y hasta el fondo, que esto a los hombres nos encantaba pero que nunca podíamos realizar esa fantasía. Ella se entusiasmó con la idea y sentía curiosidad por saber cómo lo haríamos…
Lo primero le dije, sería lubricar su culo, para ello tengo que hacerte un masaje anal le expliqué, ella se hacía la indecisa pero accedió enseguida, fuimos al sofá y le dije que se colocara en cuatro patas como una perrita, ella rió y enseguida estaba con su orto cerquita de mi cara, le dije que esto era entre tía y sobrino y que era para ayudarla, me dijo que por supuesto y que hiciera todo lo que tenía que hacer…
Tomé aceite de bebé y le empapé el trasero…. con mi dedo corazón empecé a masajearle el aro del culo suavemente, ella se movía cada vez que recorría su ojete, poco a poco mi dedo iba entrando un poco más. Al cabo de 15 minutos, mis dos dedos estaban dentro de ella y así seguíamos, a veces ella gemía y se cortaba para no darme motivos que pensar a mí, se autocensuraba mordiendo el sofá…
Yo había comprado un aparatito de cristal que se usa para introducir en el culo, con forma de gota de agua y con una cola de yegua para extraerlo al final, así se lo expliqué, y la idea le hizo gracia, le dije que lo chupara un poco y lo llenara de saliva, luego poco a poco se lo metí en el orto, le dije que debía permanecer una media hora con ese artilugio dentro suyo y que si quería, mientras, podía hacer cosas en la casa, era excitante verla, con esa cola de caballo, en este caso de yegua, saliendo de su culo, sus tacos altos y desfilando para mí, yo que acostumbraba a estar desnudo, la miraba empalmadísimo.
Al cabo de media hora, le pedí que fuéramos al dormitorio de ella y completáramos el trabajo, así su novio estaría contentísimo, ella asintió de buen grado, fuimos a la cama, ella se tiró boca abajo, y le dije que este paso era importante, ya que si quería que su culo quedara dilatado y grande, debía trabajar con mi pija un rato, ella se dio cuenta que me la quería culear un rato, pero dijo que si era necesario para que su macho la pudiera clavar al llegar, lo haríamos…
Así embadurné mi verga con mantequilla, y de un movimiento saqué el artilugio de cristal y poco a poco fui introduciendo mi barra dentro de ella, entró bastante fácil, bombeé un rato lentamente y luego le dije que debíamos quedarnos clavados así un buen rato. Mientras le pedí que telefoneara a su novio… cogió el teléfono de la mesilla y marcó su número: _ Hola amor…quiero darte una sorpresa, vente a casa ya…, quiero que vengas empalmado y que vayas a mi cama, te estaré esperando con mi culo abierto para ti amor… no tardes.
_: Me dijo que llegaría en 10 minutos_ , así que nos quedamos clavados ese tiempo sin decirnos nada, sólo gimiendo un poquito cada tanto, yo estaba a punto de explotar, ella lo notó y me pidió que aguantara y que no llenara su agujero de leche… le prometí que así sería, pasaron los minutos y oímos abrir la puerta, su novio venía desesperado, le saqué la pija de su culo y me fui a mi habitación. Fue precioso ver desde la puerta como su macho llegó con la verga fuera del pantalón y de un golpe le llenó el culo de carne, ella gritaba de placer y él le decía que era su puta, le dió por el ano un rato mientras ella por el espejo me miraba mientras yo me pajeaba… cuándo el inundó de leche sus nalgas yo llené mis manos de la mía… Acabó y se fue nuevamente a su trabajo, ella quedó exhausta y me llamó para felicitarme y agradecerme…yo tenía mis manos llenas de leche al igual que ella su culo. Me pidío que le masajeara las nalgas porque había quedado dolorida, así el semen de ambos se mezcló en su culo, estuvimos así hasta que se hizo la dormida, al irme a mi habitación noté como recogía la leche de los dos y la lamía lentamente entre sus dedos…. (continuará)

Posted by Cermega 3 years ago
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments