EN EL METRO

Ahora bien quiero comentarles que yo viajo todos los días en el metro y metro bus de la ciudad de México, y todos los días hay experiencias nuevas, aunque solo sean por unos minutos, es por ello que preferí primero seleccionar mi bocadillo, lo persigo y lo devoro; soy algo selecto y conocedor de las mujeres para no tener problemas, el modo de vestir, la edad y el lenguaje corporal siempre te darán la seguridad de comerte un bombón sin que te metas en broncas; les cuento que a las mujeres si les importa el tamaño aunque no lo acepten, y son muy morbosas al respecto, pero hay que cuidar que solo sea entre ellas y nosotros, para que el agasajo sea de lo más rico, es por ello que repudio a algunos chikanes que muchas veces te miran agasajando con una buena cola, y ya la tienes bien dispuesta y aun así se entrometen, hacen sombra y solo la cagan, ya que te la espantan, no comen y tampoco te dejan comer, hay otros que de plano están como pinches perros, y por ello las viejas se ponen al p**o, les invito a todos los chikanes que hagamos de este deleite un verdadero arte, y hacerles pasar un buen momento igual como nosotros la pasamos, señores hay que ser puercos pero no trompudos.

Déjenme decirles que el viernes pasado viajaba de metro indios verdes a universidad, me coloque estratégicamente pegado a la puerta, siempre en los extremos del vagón, después les digo porque es un lugar excelente; esto en espera de un culito, de pronto llego una chica como de 20 años y se paró justo detrás de mí, el metro se movió cuando casi se llena por completo, antes subieron algunas mujeres pero ninguna tan buena como la que iba a mi espalda, espere paciente que se cerrara la puerta en potrero yo ya iba excitado, sentía los senos de la chica justo en mi espalda, cuando se cerró la puerta solo me di vuelta quedando de frente a la chica, ya que esa puerta no se volvería abrir no nos iban a mover, me di la cancha y note que en el asiento más próximo solo había un niño como de diez años y la gorda de su mama tapando todo el show, al lado mío quedaron otras señoras y unas enfermeras, no es por dárselas a desear pero calzo grande y siempre me resalta el paquete con cualquier tipo de pantalón que use, me gustan los de tipo sport de tela delgada para hacerme sentir, cuando me gire, hábilmente busque achaparrarme, adelantar la pierna izquierda y pronunciar mi cadera, rápido busque colocarle la reata justo en su vagina, no tarde mucho en encontrarla, cuando ella me sintió rápido voltio hacia abajo, yo me despegue de ella para que mirara mi bulto, voltio a verme la cara pero yo me hice el loco después voltio para todos lados incluso para su espalda y noto que estábamos en privado, esto ocasiono que la verga se me parara más, aun con los jeans se notaba carbón, con el movimiento del metro sentí como mi verga rebotaba entre su pubis y sus piernas y terminaba alojado en esa vulva bien calientita, cuando el metro estaba en reposo yo contraía la verga para que le cabeceara y me sintiera, y si lo sentía ya que miraba hacia abajo, yo me despegaba solo para que viera el grosor de mi herramienta y se la volvía a empacar, note como la chica se tornó enrojecida y un poco nerviosa, no había espacio para despegarnos, cuando llegamos a la estación Guerrero más gente trato de subir, nosotros que estábamos en la puerta contraria resentimos el empujón, es ahí cuando aparece la parte amigable y bondadosa del chikan, le pregunte si estaba segura?, si no la estaban lastimando? Con el pretexto de abrirle espacio me baje lo más que pude, baje mi mano y agache mi verga, todos sabemos que la erección es hacia arriba, pero si la forzas hacia abajo se torna más tiesa, esto sirvió para que la chica quedara prácticamente montada en mi verga, ahora sentía como su vulva descansaba en mi verga y esta a su vez en mi pierna izquierda, saque mi cel para tomar fotos a una sola mano del lado del niño que estaba sentado, pero solo son visibles tres estas se las comparto, cuando llegamos a Balderas ella ya se movía y se presionaba con mi verga incluso sentí como separo su pierna derecha y la levanto en un movimiento abrazante y yo traía la verga bien lagrimeada, cuando llegamos a hospital general ella se giró y con la mirada se despidió de mí, aproveche para reacomodar la verga y se la enterré en medio de su par de enormes nalga, ya no voltio a verme, solo sentí como se presionó y movió a los lados varias veces sus nalgas embarrándose mi verga, se bajó entre mucha gente, yo me seguí, espero volver a encontrarla.
Clic en la imagen para ver su versión completa. Nombre: Foto1982.jpg Visitas: 173 Tamaño: 59.9 KB ID: 226Clic en la imagen para ver su versión completa. Nombre: Foto1983.jpg Visitas: 155 Tamaño: 54.8 KB ID: 227Clic en la imagen para ver su versión completa. Nombre: Foto1984.jpg Visitas: 175 Tamaño: 61.7 KB ID: 228
0% (0/3)
 
Posted by AXCED
1 year ago    Views: 491
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments