MI ESPOSA EN EL METRO

Hola mi nombre es cecy, tengo 23 años soy una mujer de 1.65 tez morena ojos café y de buen ver, tengo un gran pecho 36 C, además de unas nalgas paraditas y redonditas, ya que es lo que más cuido, tengo unas nalgas medio duras y paraditas.
Yo comencé en el exhibicionismo hace aprox. 5 años y medio con mi esposo, no me gusta llevar ropa recatada, me gusta vestir de manera sexy para despertar el morbo de los hombres, ya saben usar minifaldas, licras transparentes, ya sea con tanga o de plano sin nada por debajo, como vivimos en una colonia donde nos queda cerca la estación escuadrón 201, no vamos caminando todo el trayecto, así que desde que voy rumbo al metro me gusta encender el ánimo de los posibles manoseadores, procuro contonear mis nalgas y más si usando licras o falda se nota a través de la delgada tela mi diminuta tanga o se notan mis labios vaginales.
Mientras caminaba por el andén me percaté de que estaba muy concurrido el lugar,. Me detuve casi a la mitad del andén y con mi experiencia viajando en el metro de inmediato me percate que a mi alrededor estaba rodeada de varones, mientras esperamos el metro mi esposo me acaricia las nalgas para encender aún más a los que se encuentran a mi alrededor.

Después de una espera de casi diez minutos, el andén estaba abarrotado, y la gente se empezaba a arremolinar en las partes que calculaban se abrirían las puertas. Al llegar el convoy, estaba rodeada de hombres desesperados por entrar al vagón junto conmigo. Las puertas se abrieron y estaba algo concurrido el interior y de un gran empujón me metieron al interior del vagón. Fue sorprendente sentir como casi te levanta la gente en su desesperación, al grado de tener que llegar casi al fondo del vagón, mi esposo se mantuvo lo más cerca que pudo de mí, pero ante aquel torbellino de manos y cuerpos, no pudo más que observar cómo era cargada literalmente de mis nalgas por todos los hombres que entraron al vagón.
Detrás de mí subió un chavo como de 14 años me hablo en voz baja y me dijo: Oye se te ven las pompas!!!, el chavo estaba pegado a mí en la puerta del metro, me vi y se me había atorado la falda con la bolsa, de plano tenía las nalgas de fuera, se veía incluso el hilo de mi tanga en la cadera, así que la acomode y le dije: Gracias!!! , al tener este accidente intente irme en medio del vagón , la mayoría eran hombres a mi alrededor, conforme pasaba sentía rosones con las manos, el metro iba llenísimo y la falda se me levantaba conforme pasaba, lo más alto que se subió fue a media pierna y tapaba un apenitas los cachetes de las pompas , por fin llegue a la mitad del vagón , había sentido rico en los rosones, quedamos más o menos en el centro del vagón, a espaldas de mi iba un señor como de 40 años que sentía como insistía en rosarme una y otra vez mis nalgas “accidentalmente”, note como se acomodaba para intentar agarrarme vigilando que los demás no vieran , yo al ver lo que tramaba me quite la bolsa de la espalda, para facilitarle la maniobra, ya saben para dejar el camino libre, poco a poco sentía como una mano acariciaba una de mis pompas sobre la falda ,yo ardía sentía una y otra vez empecé a humedecerme . quería algo más entonces me agache como con pretexto de ver en que estación íbamos, estábamos apenas en Coyuya, entonces la falda se me levanto un poco más, quedando casi a la mitad de mi trasero, quería que me tocara más adentro y el tipo no hacía nada, entonces me agache una vez más y de pronto sentí una mano grande en una de mis nalgas, deslizándola lentamente por mi muslo para llegar a la curva de mis nalgas, cosa que me sorprendió de momento, por lo que me enderece rápidamente, yo creo que el señor al parecer se asustó y retiro su mano, por lo que volví a agacharme y el señor sin pensarlo me volvió a agarrar una nalga por debajo de la falda, esta vez me acomode lentamente, sin mostrar ningún sobresalto, me reacomode y no la soltaba ,yo usaba tanga de hilo dental, por lo que en determinado momento de plano sentía como el fulano pasaba su mano por toda mi nalga, poniendo especial interés en mi rayita de en medio, tratando de localizar mi tanga, cosa que era imposible ya que la traigo bien metida entre los cachetes de mi colita.
De pronto sentí como se acercó a mí, y me tocaba las nalgas de nuevo, esta, sentí como me levanto la falda, y me tocaba a su antojo las nalgas, a todo esto yo miraba a mi esposo de reojo, y con una seña que de antemano tenemos planeada, le hice saber que me metían mano, por lo que él pone más atención para no perder detalle del momento, mientras tanto el muy afortunado desconocido, sabía que no tenía el estorbo de la ropa interior, por lo que aprovechaba esta situación, ya que pasaba su dedo por entre mis nalgas en incluso, lo trataba de meter en mi anito, y en acto reflejo yo apretaba mi culito, sentí como me tocaba las piernas, sentía a la perfección como trataba de meter más su mano por entre mis piernas, así que le facilite la acción separando un poco mis piernas, hasta que al fin logro su objetivo y me empezó a meter mano por delante, logrando introducir un dedo, lo metió y saco rápido, es obvio decir que para estos momentos yo me encontraba completamente empapada con mis propios jugos, llegamos a la siguiente estación y se calmó un poco, pero mi falda aún estaba levantada y como pude la baje, de repente sentí una mano tocar mi nalga nuevamente, espero el momento justo y cuando llegamos a la estación metió un dedo entre mis nalgas logrando penetrar mi ano, y claro que dolió un poco, lo que provoco que soltara un pequeño grito, mi esposo de inmediato me pregunto que sucedía, ya que el a pesar de ver la acción discretamente, claro que no sabe la realidad de lo que me están haciendo los manoseadores, así que le dije: Bajando te digo!!, yo creo que el tipo al escuchar mi gritito, salió poniendo pies en polvorosa, jajajaja...Por lo que ya ni rastro había de él cuando volteamos a ver al manoseador desconocido, ya al bajar le platique a detalle a mi esposo todo lo sucedido, así que llegando a la casa cogimos como desesperados excitado por lo que me acababa de suceder en el metro.
67% (8/4)
 
Categories: Group SexMatureVoyeur
Posted by AXCED
1 year ago    Views: 1,571
Comments (2)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
2 months ago
muy buen relato morboso para hacerlo con mi chica
1 year ago
En mi pais tambien es muy común ser victima de estos señores en el Metro, además es casi inevitable por la cantidad de gente que viaja en el, debo confesar que en ciertas ocasiones he incitado esos arrecostones si me llama la atención algún caballero, pero no sería capaz de una cosa así :)