Categories
Sort By
Date
Languages
Search results
TRES EN LA MIRA 3 (¿Premio de consolacion?)

... TRES EN LA MIRA 4 (La basura en que me converti)





Nelly sabia bien que no podia ... me habrian dado.

¿Era un premio de consolacion?

Amaba a Rosaura, pero despues del beso y ver su sonrisa, en mi interior senti mucho coraje ... ... Continue»
Posted by Irakundomania 1 year ago  |  Categories: Anal, Hardcore, Voyeur  |  Views: 420  |  
60%
  |  4

TRES EN LA MIRA 3 (¿Premio de consolacion?)

TRES EN LA MIRA 3 (¿Premio de consolacion?)





"¿Exactamente a donde vamos?"

“A Home Depot. Esta noche llega Pablo y me encargo algo para poner a dormir a la princess porque no se puede morir.”

La princess era una perrita Chihuahua que ya estaba muy viejita, enferma de algo grave que el veterinario mejor aconsejo sacrificarla, pues fuera lo que fuera la hacia sufrir mucho. Pablo la iba a sacrificar, pero queria ponerla a dormir para que no sintiera nada cuando la sacrificara, asi que le pidio a Nelly que le consiguiera un bote de cloroformo y eso era precisamente lo que ella iba a buscar al centro, y me invito a que fuera con ella, pero yo sabia que Nelly queria aprovechar la vuelta para contarme eso tan importante que me tenia que decir.
Yo estaba preocupado.

¿Sabia tambien ella que yo era quien espiaba a Rosaura cuando se bañaba casi un año atras? O lo que es peor aun, ¿sabia Nelly que yo me estaba cojiendo a su mama ya por un año entero?
Era dificil saberlo, pero el rostro de Nelly mostraba mas tristeza que enojo o decepcion.

Nelly siempre fue muy especial, siempre sonriente, nunca se metia en problemas con nadie, cualquiera diria que es muy añiñada. Pero eso si, muy responsable en todo lo que hacia, un tanto perfeccionista, lo que la hacia casi perfecta. Hermoso rostro, con un pelo negro azabache que hacia resaltar su cara blanca. Muy buen contraste. Ojos verdes y labios carnosos. Bajita tambien, piernas muy bien torneadas, tambien muy nalgona (era de familia), siempre que estaba en casa usaba unos pants que le quedaban muy ajustados, no habia linea que no se le notara ni curva que se le escondiera. Abdomen plano, aun mas delgada que Rosaura. Tetas paraditas, se veian firmes pero eran aun mas pequeñas que las de Rosaura y un cuello largo.

Desde que recuerdo, solo he visto a Nelly enojada como dos veces, pero cuando se enoja, se enoja.
Esta vez estaba triste, sonreia, pero podia ver la tristeza en sus hermosos ojos verdes.

“¿Quiere venir con nosotros?” le pregunte a doña Mague.

“No, mijo, gracias. Mejor me espero que no tarda en llegar Pablo. Siempre llega con mucha hambre y ya saben que Johana nunca quiere hacer nada.”

Sabia a lo que se referia. Johana era bonita, estaba buenisima pero era muy floja, por eso me caia tan mal.

“Mami,” dijo Nelly. “En la noche me quedare en la casa de mi amiga Rebeca porque quiere que le ayude a preparer algunas cosas para su boda el proximo Domingo.”

“Bueno, mija, pero ten mucho cuidado.”

“Si.”

Se despidieron con un beso y nos salimos de la casa.

“¿Nos vamos en tu carro o el mio?” pregunte.

“Mejor en el tuyo, para que me hagas el favor de dejarme con Rebeca y te puedas venir tu.”

Nelly y yo nos subimos a mi carro y nos fuimos derecho a Home Depot, hallamos cloroformo, pero no el bote que queria Nelly, era de medio galon, ese era bueno para mi, pero quiza ella queria algo mas chico, pues solo era para la perrita. Nos pasamos al Wal-Mart y no hallamos hasta que por fin conseguimos en Lowe’s, pero el garrafon que compro era de tres galones.
No sabia para que queria tanto, ni mucho menos sabia que ese cloroformo me ayudaria a hacer la bajeza mas grande que he hecho en mi vida el proximo Domingo a ese dia.
Al terminar de comprar eso y otras cosas que Nelly necesitaba, nos fuimos a cenar a un buffet chino que estaba en el centro.
Nelly y yo hablamos de muchas cosas, tantos temas menos aquello importante que me queria deir, al parecer le encantaba el suspenso.
Cuando hubimos acabado de cenar, tomamos el camino hacia la casa de su amiga Rebeca, pero no estaba ahi, al parecer habia olvidado que Nelly se quedaria con ella porque segun su mama, Rebeca se fue a quedar con una prima. Nelly no se m*****o, camino a casa me comento que al menos habiamos paseado.
Cuando llegamos a casa, ya eran las nueve y media de la noche, la camioneta de Pablo ya estaba ahi, Rosaura llegaria hasta la media noche y Nelly se quedo platicando conmigo en las escaleras de la puerta de la cocina que daba hacia el garage.

Una hora nos aventamos ahi hablando y luego le ofreci leche con pan y acepto.
Nos sentamos en la sala a obscuras, iluminados por la luz del sistema de sonido que tocaba suavemente un CD instrumental de Los Temerarios. Yo queria que me dijera lo que queria oir, y yo creo que ella esperaba que yo le preguntara o no sabia como decirmelo.
De pronto, a eso de las once de la noche, se puso seria.

“Carlos, quiero preguntarte algo.” Me dijo en ingles, ella y yo siempre hablabamos en ingles cuando platicabamos solos.

“Dime.”

“Mami me platico algo de ti que me gustaria saber si es verdad.”

Me asuste. Quiza doña Mague le confeso que me la he estado cojiendo o quiza le dijo que yo espiaba a Rosaura cuando se bañaba.

“Dime, Nelly. Tu sabes que a ti nunca te mentiria.”

Nelly me pregunto si era verdad que nunca habia estado con una mujer por el amor que le tenia a Rosaura. Me confese con ella en cuanto a mis sentimientos. Nelly sabia que estaba enamorado de su hermana, pero hablar con ella siempre me inspiro la confianza suficiente para expresar mis sentimientos. Le describi lo mejor que pude lo que sentia por Rosaura y lo que seria capaz de hacer por ella. Por poco y hasta le cuento lo que hice un año atras al espiarla, pero no podia llegar tan lejos.

Cuando termine, podria jurar que mire sus ojos verdes llorosos y una lagrima rodando en su mejilla. Incluso llegue a pensar que despues que enviudo, Nelly se enamoro de mi, pero nunca dijo nada porque sabia que yo amaba a Rosaura y quiza eso era lo importante que me queria decir.
Nos quedamos en silencio, yo miraba la luz del sistema de sonido, pero podia sentir su mirada clavada en mi. Entonces senti su mano izquierda tomandome de la mejilla y volteando mi rostro hacia ella, y antes que pudiera reaccionar, senti sus labios sobre los mios.

Creo que era verdad, ella me amaba. Seguimos el beso, aunque amaba a Rosaura, disfrutaba el beso de Nelly.
Ella se enderezo y pasando su pierna por sobre mi, quedo montada en mis piernas mientras seguiamos besandonos, yo la tome por la cintura, no queria llegar mas alla si no es lo que ella queria.
Luego pense que quiza seria una trampa, tal vez solo querian probar si en realidad le seria fiel a Rosaura. Quise separarme de Nelly pero sus movimientos me despojaron de mis dudas.
Seguiamos besandonos, pero hizo unos movimientos eroticos, que pronto senti mi verga endurecerse. Ella tambien lo sintio y se acomodo de modo que lo largo de mi verga bajo el pantalon se deslizaba por lo largo de la raja de su panocha que, claro, tambien tenia cubierta con su ropa.

Los movimientos que ella hacia sobre mi me dieron la idea de lo que queria, asi que, poniendo mis manos en sus nalgas, me levante del sillon. Ella envolvio sus piernas en mi cintura, seguiamos besandonos y asi me la lleve a mi cuarto.
Si para mi fue una sorpresa inesperada cojerme a doña Mague, lo que estaba a punto de hacer era el epitome. Algo que ni siquiera me cruzo por la mente que algun dia pasaria.

Suavemente la acoste sobre mi cama recostandome sobre ella, sus piernas nunca me soltaron. La besaba, me pasaba a su cuello y volvia a sus labios.

Nelly agarro el borde de mi camisa y la saco del pantalon, sin dejar de besarme desabotono la camisa. Yo no soy persona que haga ejercicio, pero en ese tiempo mi trabajo requeria que hiciera mucho esfuerzo fisico, no tenia un abdomen de six-pack, nunca lo he tenido, pero si lo tenia plano, lo que si tenia eran los pectorales resaltados y los biceps gruesos por tanto metal pesado que tenia que cargar y levantar.

Nelly comenzo a besarme el pecho, sus piernas al fin habian liberado mi cintura. Volvimos a besarnos y ella cruzando sus brazos agarro su camiseta de abajo y la jalo hacia arriba revelando su torso semidesnudo. Lo unico que la cubria era un sport bra de color blanco. Ahora era mi turno para besarla en otro lugar que no fuera su boca. Besaba sus hombros mientras bajaba los tirantes del sport bra por sus brazos. Me di cuenta que era mas sencillo sacarle el sport bra como si fuera una camiseta y asi lo hice. El bra se atoro en sus tetas, pero cuando jale con un poco mas de fuerza, las tetas saltaron al sentirse libres del bra. Si hubiera alguien grabando con una camara de video y repetia la escena en camara lenta, claramente se podria ver como sus tetitas saltaban para todos lados al ser libres de su prision de tela.
Que hermosas tetas. Blancas como el resto de su cuerpo, unas cuantas pecas en su pecho, no muchas.

Las tetas eran como unos pequeños mangos, aun mas chicas que las de Rosaura, pezones café obscuro. Aunque las tetas de Nelly son mas pequeñas que las de Rosaura, los pezones si los tiene mas grandes.
No pude resistir mas y tuve que aprisionar un pezon con mis labios.

“Ahhh.” Gimio ella.

“Mmmmmm.”

Con mi mano derecha le agarre la otra teta. No lo podia creer. La tenia bien firme y bien dura. No quiero mentir, pero sentia un sabor dulce en mi boca, podria decir que miel, pero no creo que Nelly se hubiese untado miel antes de vestirse o quiza era la crema para el cuerpo. Eso era lo de menos, yo chupaba el pezon y de vez en cuando me metia toda la teta a la boca, me cabia perfectamente, me sabian a gloria.

Aunque no queria dejar de chuparle las tetas, tuve que hacerlo, baje besando su abdomen hasta la orilla de su pantalon, su piel estaba tibia.
Mire a Nelly a los ojos y ella asintio con la cabeza, desabroche su pantalon y de la orilla lo fui jalando hacia abajo batallando un poco en sus caderas. Lo que a Nelly le falta en tetas, le sobra en caderas, chamorros y sobre todo en nalgas.

Cuando por fin pude conquistar las caderas, preste atencion a los calzones que llevaba puestos. Blancos, de esos estilo cacheteros de tela de encaje.
Caray, esas tres mujeres, Rosaura, doña Mague y Nelly tenian la panocha exactamente como me gustan, peludas y bien tupidas. Podia ver el monton negro, negro, negro por debajo de la tela blanca. Le quite el pantalon revelando tambien ese hermoso par de piernas blancas. No eran gordas, pero si llenas de carne, torneadas, muy bien formadas y suaves, chamorros muy apetecibles. Cualquiera diria que el cuerpo de Nelly era mejor que el de Rosaura, pero mi amor por Rosaura me hacia ver lo opuesto.
Le quite los calzones revelando con mas claridad una panocha aun mas peluda que la de doña Mague, y hasta la de Rosaura. Solo roce con la llema de mis dedos y vi como Nelly se estremecio completamente.
Esta era una mujer pura, como lo era Rosaura, pero algo debia estarla motivando para hacer lo que estaba haciendo conmigo, quiza era su amor por mi.

La empece a besar comenzando desde los dedos de los pies, segui por las pantorrillas, muslos, pase a las caderas y finalmente me fije en la panocha. Me meti a la boca un monton de los vellos y los ensalive. Entonces con mi lengua, escarbe entre todos los vellos hasta sentir la piel, pase mi lengua por toda la raja de su panocha hasta llegar al clitoris. Con la pura lengua, sin usar las manos.

“Ah, ahhh, oh Dios, ahhh.”

“¿Te gusta lo que te estoy haciendo?”

“Me encanta, Carlos. Sigue.”

Ahora sin inhibiciones, sin dudas, hice mi mejor esfuerzo para dejarla satisfecha y si fuera posible, hasta amada. Nelly se lo merecia.
Con los dedos de mis manos separaba sus labios y con mi lengua penetraba su panocha como si fuera una mini verguita. El interior rosa de su panocha ya estaba bien lubricado por sus propios jugos. Nelly me agarro de la cabeza y levantaba sus caderas como ofreciendome su panocha para que hiciera con ella lo que yo quisiera.
Segui mamandole la panocha mientras le jalaba un montoncito de sus vellos hasta que senti que algo me mojaba la cara al tiempo que Nelly me clavo las uñas en la cabeza, veran, Nelly es muy femenina y las uñas largas formaban parte de su anatomia exterior. Nelly habia tenido un orgasmo y el chorro que me mojo la cara eran sus jugos que expulso con fuerza desde su interior.
Con sonrisa timida y rostro avergonzado tomo mi cara entre sus manos.

“Perdoname, Carlos, no quise hacerlo, olvide esa parte, no quiero que te enojes.”

“¿Enojarme? ¿Como crees? Es mas, me encanto lo que me hiciste. No sabia que las mujeres tenian la capacidad de hacer eso.”

Por supuesto que lo sabia. Su mama lo hacia cada vez que me la cojia, y sin duda Rosaura tambien tendria esa capacidad en cuanto comenzaramos nuestra vida sexual.

Nelly, con mi rostro entre sus manos comenzo a quitarme sus jugos de la cara con su lengua y sus labios. Y disfrutaba ese tipo de caricias, cuando me hubo dejado limpia la cara, con ojos timidos y sin dejar de verme, me desabrocho el cinto y el pantalon al mismo tiempo que me besaba.

Cuando me saco la verga, me enderece y me puse de rodillas sobre la cama.

“¿Me dejas ahora darte placer a ti como tu me lo diste a mi?”

“Por supuesto. Puedes hacer lo que quieras, Nelly y sin pedirme permiso. Esta noche soy todo tuyo.”

Sin dejar de verme y aun con cara avergonzada, pego sus labios a la punta de mi verga como dandole ligeros besos, pero poco a poco abriendo la boca para meterse la cabeza. El simple conctacto de sus labios me llevo a dimensiones inimaginables. No era que ella fuera una experta mamando vergas, en realidad lo hacia con torpeza, pero la sola idea de saber que era Nelly me excitaba aun mas. Estoy segura que cualquiera con solo verla desnuda se chorrearia sin siquiera tocarse. Nelly es el tipo de mujer al que yo nunca aspiraria porque se que nunca la tendria, pero aqui la tenia, agachada frente a mi mamandome la verga. Solo podria imaginarme como seria con Rosaura cuando sucediera.
En lo que pensaba en eso, no me di cuenta que Nelly ya tenia toda la verga dentro de su boca. Y en efecto, en menos de tres minutos, mi cuerpo se estremecio y se preparaba para eyacular. Se la saque de la boca a Nelly, no queria correrme en su boca, para mi ella era muy pura para eso, pero me ofrecio sus tetas y sin mas ni mas, expulse toda la euforia que traia sobre sus tetas, abdomen y algunos chorros alcanzaron su menton.

Me dedico una sonrisa y lentamente se volteo quedando acostada boca abajo dandome la espalda. Mire su blanca espalda que terminaba en unas hermosas nalgas blancas, enormes y bien levantadas.

Pense que seria todo, quiza no dejaria que me la cojiera. Tal vez su plan seria solamente hacerme tener un orgasmo, tener el suyo e irse. Pero yo queria mas, era imposible dejar ir a ese monumento de mujer.

En esa posicion me recoste encima de ella y empece a besar y a lamer su espalda. Toda la espalda se arqueaba al sentir las caricias de mis besos hasta que baje a sus nalgas. Bien duras que las tenia y firmes, pero a la vez, suaves al toque. En varias ocasiones recoste mi rostro en sus nalgas como si fuera almohada de modo que quedamos cachete con cachete, obvio ella estaba mas cachetona que yo.
Besaba todas sus nalgas, que al igual que sus pezones, tenian un sabor muy dulce y tenian un olor muy rico a cierto tipo de flores. Quiza ella acostumbraba embarrarse con crema aperfumada todo el cuerpo antes de dormirse o despues de bañarse. No se, pero lo que si se es que todo su cuerpo era una delicia en sabor y olor, y muy suave al toque.

Aprete sus nalgas juntas como si quisiera hacer una sola y le pase la lengua por toda la raya desde abajo hasta llegar a su huesito de la columna. Nelly solo solto un gemido suave como si todo su cuerpo fuese sensible a cualquier tipo de toque.
Cuando solte sus nalgas, se abrieron mas de lo que regularmente las tiene y se volvieron a cerrar a su lugar de costumbre. Pero por un segundo pude ver ese punto intimo, de la misma forma en que se lo vi a Rosaura. Abri las nalgas de Nelly lo mas que pude y ahi estaba, alli tenia frente a mi ese culo rosado.
Si, Nelly no lo tenia negro como Rosaura o siquiera café como doña Mague, el culo de Nelly era rosa e invitante. Sin previo aviso, le pase la lengua por el culo y vi como ella lo apreto. Lo hice otra vez y otra vez y otra vez. No me quedaba duda, la estaba volviendo loca. Nelly echo su mano derecha hacia atras, me tomo de la cabeza y me la empujo contra sus nalgotas como si quisiera meterme por el culo.
Ese botoncito rosa se fue abriendo poco a poco dando acceso libre a mi lengua, de pronto, con un movimiento brusco, Nelly se dio la vuelta otra vez quedando boca arriba y los pelos de su panocha quedaron frente a mi. Le di otra mamada de panocha hasta que la hice venirse de nuevo.

Vi que con sus dedos se quitaba los residuos de esperma que eche sobre sus tetitas y usando el borde de la colcha de la cama la limpie completamente. Le chupe las tetas otro ratito, eso la enloquecia y se movia como gusanito.
Deje sus tetas descansar y me pase a su boca, encima de ella nos besabamos apasionadamente.
Mi verga y su panocha parecian que tenian iman. Cuando estaba a punto de penetrarla, me detuve, en silencio miraba sus ojos como esperando su aprobacion. Ella parecio comprender y suavemente asintio con su cabeza.

La empece a penetrar lentamente. Se sentia exquisito. Estaba muy apretada, el calor que se sentia por dentro era intenso. Bombie lentamente al principio, luego acelere el ritmo. Seguia besandola y cuando pasaba a su cuello y unas chupaditas de tetas, podia oirla gemir.

“Oh, oh, oh, oh.”

“¿Te gusta?”

“Si, Carlos, sigue. Hazme tuya. Oh, oh, oh.”

Algunos cinco minutos en esta posicion y ambos explotamos. Nelly siempre ha sido una total mujer muy femenina, y una de sus caracteristicas son sus uñas largas. Esta noche, mientras se vino conmigo adentro senti como me clavo sus uñas en ambos hombros, tres cortadas me hizo en cada hombro, hasta la fecha tengo la cicatriz de una de las seis cortadas en mi hombro derecho.
No me di tiempo para sacarle la verga y le llene la panocha de mi leche, la mire, pero parecio no importarle. Sus ojos verdes tenian un brillo que nunca habia visto y no podria explicar. Me tumbe sobre ella. Ambos estabamos sin aliento. Mi verga seguia adento de su panocha, seguia dura.
Yo queria mas, pero necesitaba recobrar mi aliento, por alguna razon Nelly absorbia mucha de mi energia.

“¿Te gustaria que nos bañaramos?” le pregunte en un susurro.

“Si, claro. Eso seria padrisimo.” Me respondio.

Nos dirigimos al baño en donde ya mas de cincuenta veces me habia cojido a su mama, pero eso era lo de menos ahora. Nelly y yo nos besabamos bajo el golpe del agua, acariciaba todo su cuerpo. Entonces me atrevi a levantarle su pierna derecha y por ser mas bajita tuve que agacharme un poco para que mi verga pudiera entrar en su panocha. Y con su espalda recargada en la pared, frente a mi con su pierna derecha hasta arriba para darme acceso mas facil, nos aventamos otra sesion asi.

Cuando sentimos que se iba a caer por el agua que hacia resbalosa la tina, decidimos cambiar de posicion. Se volteo dandome las nalgas, arqueo su espalda un poco y por detras se la meti. No estaba empinada, estaba parada con la espalda un poco arqueada.
Yo empujaba hacia adelante mientras ella empujaba hacia atras chocando nuestros cuerpos en cada embestida. Sus nalgas no se hacian gelatina como las de su mama. Nelly las tenia bien firmes, duras y ahora que estabamos de pie pude ver que hasta levantadas las tenia.
Me la coji en muchas formas hasta que el agua caliente empezo a entibiar y por consiguiente a enfriar.
Mientras se lavaba su pelo con shampoo yo enjabone su cuerpo entero y luego viceversa, y antes que se acabara el agua caliente, unidos en un abrazo y besos y caricias nos enjuagamos bajo la regadera.
Al acabar la seque con una toalla y le unte en todo el cuerpo aceite de bebe que yo uso para el cabello (lo recomiendo, es bueno pero no usen mucho), y cargandola en mis brazos la lleve a la cama.

El reloj marcaban las 2:43 de la mañana.

“¿Quieres hacerlo una vez mas antes de dormir?” me pregunto ella.

Le respondi que si y rapidamente se puso en cuatro, yo me hinque tras ella y le deje caer un salivazo en el culo, cuando le iba a meter mi verga me detuvo.

“No Carlos, por ahi no.”

“Pense que te gustaria hacerlo por ahi.”

“Pues si me gusta hacerlo por ahi, siempre que lo hacia con Victor (su difunto marido) lo haciamos por ahi, pero desde que murio, me prometi a mi misma que ese nunca se lo daria a nadie que no fuera mi esposo.
Perdoname, no quiero decepsionarte.”


“No, no te preocupes, mi amor. Yo entiendo. Eso quiere decir que lo has estado haciendo con otros, pero a nadie le has dado tu ano porque ninguno es tu esposo.”

“No, nunca dije eso. Desde que Victor murio no he estado con nadie mas, tu eres el segundo hombre de mi vida.”

Y en esa posicion se la meti por la panocha, cojiendomela de perrito. Me exito mucho saber que yo era la segunda persona con la que ella tenia relaciones, me dio tristeza que hubiera perdido a Victor, el era un buen tipo y hacia muy feliz a Nelly.

No. No me di cuenta que le dije “mi amor” hasta que ya lo habia dicho. Solo esperaba que ella no se hubiera dado cuenta, pero al parecer si, porque desde ese momento cuando se referia a mi, me llamaba “mi amor.”

La emocion de estarmela cojiendo asi me llevo a dimensiones desconocidas. Nelly se enderezo, no se saco mi verga pero recargo su espalda contra mi pecho. La cojida se volvio un poco complicada, pero luego nos acoplamos. Ella torcia su cabeza para mirarme y besarme, mientras yo con mi mano izquierda le acariciaba su panocha y jugaba con el clitoris, y con mi mano derecha apretujaba sus pequeñas tetas. Nelly echo sus manos por encima de su cabeza para agarrarme la cabeza.
En esta posicion como por algunos quince minutos, llegamos los dos al climax. Le volvi a llenar la panocha con mas de mi semen. Ella se dejo caer sobre sus manos quedando en cuatro otra vez. Mi verga seguia clavada en su panocha, mire que su cuerpo temblaba. Se dejo caer de lado liberando mi verga y en posicion de feto vi como su cuerpo se convulsionaba.
Por un momento me asuste, pero luego vi una sonrisa en sus labios, aunque seguia temblando.
Despues de un rato, al fin se pudo controlar y se estuvo en paz. Se avento sobre mi lanzandome de espaldas y caimos ambos acostados y nos metimos debajo de las sabanas.

“Gracias, mi amor, gracias, muchas gracias.” Me decia.

“¿Que fue lo que te paso?” pregunte.

“Algo que nunca me habia pasado.”

“Dime.”

“Tuve un multiorgasmo.”

“Ah caray. ¿Yo te provoque eso? ¿Y cuantos tuviste?”

“Conte ocho, pero se que fueron mas, perdi la cuenta por la exitacion.”

Nelly estaba acostada sobre mi. Sus tetas se sentian bien ricas sobre mi pecho, su pierna izquierda estaba en medio de las mias y en mi muslo izquierdo podia sentir los pelos de su panocha y la humedad que aun escurria. Con mi mano podia libremente acariciar sus nalgas.

“Mi amor, ¿en verdad amas tanto a Rosaura?”

No supe contestar, por supuesto que amaba a Rosaura, pero no estaba bien que se lo dijera despues de que acabamos de hacer el amor, si, quiza aqui escribi varias veces que me la coji, pero en realidad, esa noche para mi, fue hacerle el amor a Nelly.

“Solo quiero saberlo.” Insistio.

“Si, amo a tu hermana con toda mi alma.”

“Tengo algo muy importante que decirte.”

Pense que lo importante que queria decirme era que queria hacer el amor conmigo y que se habia enamorado de mi.

“Cuando mami me dijo que quiza te estabas reservando para Rosaura y que te estabas sacrificando por esperarla a ella, me parecio injusto.”

“¿Porque Nelly? ¿Acaso no me quieres para tu hermana?”

“Claro que si. Estoy segura que si Rosaura te aceptara, seria la mujer mas feliz del mundo, asi como me has hecho ahorita. No tengo dudas de eso. Eres trabajador, responsable, fiel…”

“¿Entonces?”

“Carlos…” Su pausa se hizo larga, desesperante y agonizante para mi. “Carlos, Rosaura tiene novio desde hace un año y ya estan planeando casarse el año que entra.”

No dije nada, no quise mostrarle como me afecto lo que me dijo, pero ella me conocia muy bien, no necesitaba decirle nada para que supiera como me sentia.

“¿Desde cuando lo sabes, Nelly?”

“Hace un mes. Rosaura no nos queria decir nada porque sabe que nosotras te queremos y te lo hubieramos dicho, quiza ella no te quiere hacer sufrir. Creo que Rosaura tambien te quiere, pero no de la forma en que tu quisieras y por eso ella no te quiere hacer sufrir. Pero en seis meses se casa, por eso tenia que decirtelo.”

“Pero todos los dias que le hablaba, nunca me dijo nada. Me dejo hacer el papel de tonto delante de ella.”

“No lo tomes asi.”

Me quede en silencio, para mi eso era mucho para ingerir en un solo momento.

“Nelly. ¿porque hiciste conmigo el amor esta noche?”

“Porque mi mama dijo que seguramente llevas mucho tiempo aguantandote tus necesidades de hombre y no me parecio justo ya que Rosaura planea casarse, pues, siento decirte que nunca sera tuya y por eso yo me entregue a ti, para de alguna forma compensar todo el tiempo que has perdido esperando una oportunidad con ella.”

Lo que me dijo me dolio, pero conocia a Nelly perfectamente y entendi claramente sus intenciones.

“Carlos, ¿estas enojado conmigo porque te hice el amor?”

“No, mi amor. ¿Como crees? Esto fue lo maximo. De hecho si te soy sincero, Nelly, despues de lo que ha sucedido, si hubiera sabido que Rosaura nunca me corresponderia, hubiera preferido mil veces haberme enamorado de ti en lugar de perder tantos años con la esperanza de que Rosaura me correspondiera. Eres lo maximo.”

“Gracias, mi amor.” Me dijo, me dio un beso y recosto su cabeza en mi hombro para dormir.

A la mañana siguiente me desperte pero Nelly no estaba ahi conmigo, pense que se habria ido para su casa. Me duche de prisa porque se me hacia tarde para el trabajo. Cuando Sali del cuarto, oi ruidos en la cocina.
Era Nelly que me habia preparado un lonche para el trabajo. Se veia tan hermosa, no tenia nada de ropa excepto mi camisa que me habia quitado en la noche. Como si fueramos una pareja de esposos me despidio con un beso intenso y prolongado.

Al salir para subirme a mi carro…

“Mijo, buenos dias.” Saludo doña Mague. Yo esperaba que no supiera que Nelly habia pasado la noche conmigo. “Pablo manda preguntar si Nelly no mando el cloroformo contigo.”

“Ah si. Esta en el piso del asiento trasero del carro. Lo que pasa es que ayer llegue muy noche y ya no quise ir a m*****ar.”

Abri el carro y al mirar el bote recorde lo que Nelly me habia dicho en la noche. Rosaura hacia un año que tenia novio, y en seis meses mas se casaria.

Un pensamientos muy malo inundo mi alma, que si estuviera en las peliculas de Star Wars (La Guerra de las Galaxias), diria que en ese preciso momento me estaba convirtiendo al lado obscuro de la fuerza, y solo por mirar al bote de cloroformo…... Continue»
Posted by Irakundomania 1 year ago  |  Categories: Voyeur  |  Views: 537  |  
89%

TRES EN LA MIRA (La bebe de la casa)

TRES EN LA MIRA (La bebe de la casa)



Fue hace casi cinco años que comenzo esta aventura.
Soy mexicano, pero me crie en los Estados Unidos y desde hacia mucho tiempo tenia de vecinos a una familia que eran muy buenas gentes conmigo.
La familia estaba conformada por la madre, de algunos 75 años, que parecia mucho mas joven que su actual edad, viuda y muy bien cuidada. El hijo mayor, Pablo de 29 años que vivia ahi con su esposa e hijos. Y las dos hijas que en ese entonces contaban con 28 años. Eran cuatas.

Yo me habia enamorado perdidamente de Rosaura, las mas chica de las cuatas, pero por chismes que le dijeron, ella no aceptaba darme una oportunidad para mostrarle lo contrario. Siempre la respete, nunca tuve pensamientos sucios hacia ella, aunque debo admitir que tenia un cuerpo deseable. Solo que por la forma en que las crio su mama, ellas eran muy reservadas en su forma de vestir.

Hasta que un dia que estaba yo de visita, me sente en un sillon de la sala, platicando con doña Mague, la mama, y ese sillon daba justo al frente de la puerta del cuarto de Rosaura.
Ella no sabia que yo estaba ahi y se estaba alistando para irse a trabajar, es farmaceutica.

Una de sus sobrinas, hija de su hermano Pablo, paso corriendo al lado mio y se dirigio al cuarto de Rosaura, y sin tocar empujo la puerta para abrirla. Y ahi la mire parada frente al espejo. Pero solo estaba en ropa interior. Ella se dio vuelta hacia la puerta para atender a su sobrina que solo tenia algunos cinco añitos, pero no me miro.
Como dos minutos estuvo la puerta abierta y yo la miraba detalladamente, despistando con doña Mague hasta que Rosaura cerro la puerta.
No se dio cuenta que yo la vi porque esa puerta estaba al final de un pasillo que casi mide como 50 pies. La casa es grande.

Vestia calzones y brasier blanco, aun no se ponia el uniforme. Ella es morena, bajita, pero me di cuenta que su piel morena solo estaba quemada por el sol, porque sus piernas, abdomen, espalda y pecho eran de piel blanca.

Nunca la habia visto de otra manera que no fuera el de la mujer que amaba, pero a partir de ese momento, comence a verla tambien con lujuria.

Me fui a mi casa antes que ella se fuera, porque tenia la verga tan dura que pudiera romper el pantalon.
Estando en mi cuarto comence a pensar como podria hacerle para verla sin ropa. La amaba, pero la lujuria y el deseo me quemaban, y ella no me correspondia. Tenia que pensar en algo, y tenia que ser rapido.
Desde mi cuarto, por la ventana veia hacia la casa de ella, miraba hacia su ventana que estaba cubierta por una cortina muy gruesa, mire hasta que mi vista encontro un cuadro pequeño en la pared de la casa. Era una ventana. La ventana del baño de la casa.
Y mi cabeza comenzo a ingeniar ideas.


Una semana mas tarde lo tenia ya planeado, Rosaura siempre llegaba a las doce de la media noche de su trabajo, doña Mague, la mama, siempre la esperaba despierta para acompañarla a cenar, mientras Nelly, la hermana mayor, ya llevaba por lo menos tres horas durmiendo.
Cuando vi el carro de Rosaura llegar, me apresure, vestido de negro a brincar la cerca hacia su casa sin que nadie me viera u oyera. Ya conocia su rutina porque en muchas ocasiones las acompañe a cenar.

Rosaura siempre llegaba, tomaba su cena y luego mientras su mama se iba a dormir, ella se metia a bañar. Esa seria mi oportunidad.

Asi que mientras ella cenaba yo me apresure a poner un monton de cajas, una sobre otra, de modo que quedaban como escalones bajo la ventana del baño, por fuera. La ventana estaba muy alta. Me llevo tiempo acomodarlas porque las cajas eran de madera pesada, y tenia que colocarlas sin hacer ni el mas minimo ruido para que no me descubrieran los de la casa y obvio, cuidandome de la policia que rondaba por las noches, ya que en este pais, lo que estaba a punto de hacer, es considerado ilegal.

Las cajas ya estaban acomodadas y me sente en el escalon de abajo, mirando hacia la ventana y entonces sucedio…

La luz del baño se encendio, yo sabia que era ella.

Antes de seguir el relato debo decirles que clase de muchachas son ellas. Cuando doña Mague enviudo, las cuatas eran muy niñas, lo cual hizo que doña Mague se hiciera muy estricta con ellas, las queria mucho, y era muy buena con ellas, pero muy estricta. Eso causo que las hermanas crecieran como buenas muchachas decentes.
Rosaura tenia 28 años y nunca habia tenido novio, aun era virgen, y por su forma de ser es que yo la adoraba, ademas de ser muy hermosa. Nunca vestia provocativa y siempre se daba a respetar con todo el mundo, fueran hombres o mujeres. Nelly habia perdido su virginidad dos años antes, se habia casado con un buen hombre, pero tristemente se le murio el esposo un año despues de casados y se regreso a vivir con su familia, desde entonces no volvio a salir con nadie mas.

Volviendo a la historia, cuando mire la luz del baño encendida, me levante y poniendo los pies en el primer escalon, me detuve. Me estaba arrepintiendo. Si la amaba como la amaba, ¿porque le estaba haciendo eso yo a ella?

Iba a desarmar los escalones de cajas que hice, pero la imagen de Rosaura en calzones regreso a mi mente, y lejos de desarmar los escalones, comence a subirlos dejando los zapatos a un lado para no hacer ruido al pisar. Estaba bañado en sudor por el nerviosismo, la exitacion y expectacion.

Cuando estuve frente a la ventana, no vi nada. La luz estaba prendida, la puerta cerrada, pero lo unico que vi fue la taza del baño que quedaba justo enfrente de la ventana, pero la ventana estaba arriba, como a un pie del techo. Era pequeña, como un pie de largo por un pie de alto. Era imposible que ella me viera.

Incline mi cabeza un poco a la izquierda, y alli estaba, frente al espejo del lavabo. Se estaba soltando el pelo, quitandose los pupilentes y no se que otras cosas mas, pero seguia vestida.
Se veia tan hermosa con su cabello suelto, pocas veces la habia visto asi, siempre andaba con el pelo recogido.

De pronto camino y se paro frente a frente de la ventana, pense que me habria visto u oido, pero luego me di cuenta que no me vio, su mirada veia hacia abajo y yo en la ventana estaba mas arriba.

Para mi deleite, se levanto la camisa por encima de sus pechos para poder desabrocharse el pantalon, se lo bajo revelando un calzon con rayas de colores horizontales, claro que no combinaba con su brasier que era color azul celeste. Pero mi mayor sorpresa fue cuando empezo a bajarse los calzones tambien.

Sentia que me iba a desmayar. Por primera vez pude verle la panocha y lo que es mas, la tenia como me encanta, bien peluda, prueba de que nunca se habia pasado el rastrillo por ahi como hacen muchas.
Claro que no le hago el feo a una panocha razurada, pero a mi en lo personal me gustan al natural. Saber que es una mujer y no una niña.

Se sento y espero. Mis ojos estaban clavados ahi en medio de las piernas, gracias a que el foco estaba en muy buena posicion, todo podria verse con claridad y buena iluminacion.
Mientras esperaba mirando hacia la panocha, vi como un fino hilo de orines comenzaba a salir, despues el chorro fue haciendose mas grande hasta que orinaba con fuerza, una vez que termino, continuo sentada.
De pronto vi que algo mas salia, pero eso era por la parte de atras. Por reglas de xhamster no puedo hablarles de eso, solo que lo disfrute. La vi en uno de sus momentos mas intimos y personales.

Pero una vez que termino de hacer sus necesidades pense que se levantaria, pero ahi siguio sentada por unos momentos mas, con sus piernas abiertas como ofreciendome su panocha a mi, mientras se reventaba algunas pequeñas espinillas que tenia sobre su abdomen y pecho.

Alli estaba, era una verdadera mujer, usualmente cuando veo a las mujeres con panochas razuradas pienso en ellas como si fueran niñas. No, a mi no me gusta eso. Cuando veo una panocha, quiero ver y saber que es una mujer. Y frente a mi, tenia a una verdadera mujer en todo el sentido de la palabra.

Pense que Rosaura ya se iba a levantar, pero el siguiente movimientos que hizo me sorprendio. Llevo su mano derecha a su panocha, pense que se iba a dedear, nunca lo imagine de ella. Ella no es el tipo de mujer que se anduviera tocando para darse placer a si misma. Pero no, despues mire que lo que hacia era buscar el hilo del tampon que llevaba puesto.

Si, estaba en sus dias.

De pronto comenzo a sacarlo y por un momento senti el deseo de ser ese tampon. Lo envolvio en un pedazo de papel de baño y luego lo metio en la bolsita del tampon nuevo que se pondria, y lo puso sobre el lavabo.
Se levanto con la piernas aun abiertas, pero doblada por la cintura hacia adelante. Tomo otro pedazo de papel para limpiarse los residuos de sangre que quedaban sobre la panocha. Y luego otro pedazo mas para limpiarse su colita.

De pronto se volteo para jalar la palanca. Al voltearse, me dio las nalgas.
Eran redondas, se veian firmes y duras, apetecibles y hasta podria decir que esponjosas.
Las mejores nalgas que habia visto hasta entonces, las mejores que he visto hasta hoy, cinco años despues.

Asi como estaba, se empino para desatarse los tennis. Tantas ganas tenia de tomarla asi por detras, pero sabia que era imposible. Al agacharse con las piernas abiertas, hizo que las nalgas se le partieran a mas no poder. Pude con claridad ver aquel glorioso hollito que nunca nadie jamas habia visto, excepto su mama, cuando le cambiaba los pañales, y que nunca hubiera podido imaginarme que algunos meses despues yo mismo me comeria.

Ahi lo tenia yo, abierto para deleite de mis ojos, ya lo tenia limpio pues se habia pasado el papel.
Cuando hubo acabado de quitarse los tennis y calcetas, solo levanto las piernas y el pantalon con los calzones quedaron en el suelo, Rosaura solo los pateo hacia un lado. Prosiguio a quitarse la blusa del uniforme, arqueo la espalda un tanto provocativa mientras se sacaba la blusa, para mi mala suerte, me estaba dando la espalda, pero me conformaba con verle ese par de cachetes deliciosos. Entonces echo sus brazos para atras y desato el brasier, se lo quito y lo avento al monton de ropa sucia que yacia en el suelo.
Abrio la cortina de la tina en la regadera y se agacho a las llaves para abrir el agua. Mientras regulaba el agua a la temperatura que ella deseaba, estaba dandome su perfil izquierdo, agachada. Le cogaban sus pequeños senos, tambien redonditos.

Se levanto y volteo de frente a mi. Mire esas tetitas que parecian del tamaño de dos manguitos regordetes, maduritos. Sus pezones, que no se si era por el frio o estaba exitada, pero se veian parados, muy duritos, magnificos con su color cafesitos claros.

Caray, en verdad que necesite mucha fuerza de voluntad para no hablarle y decirle que ahi estaba yo y que la amaba con toda mi alma y que deseaba hacerla mi mujer justo en ese momento.

Me saque la verga que ya la tenia bien dura y me la empece a jalar ahi mismo, me concentraba en su cuerpo mientras me la jalaba sin jadear para no ser descubierto.
Pero luego su mirada me helo, me estaba viendo directamente a los ojos, o al menos eso yo pensaba. Debo agregar que esa ventanita tiene un mosquitero fijo y la ventana se abre hacia fuera con una palanquita desde adentro, la cual estaba ya bien oxidada pues nunca se usaba.
Yo afuera en la obscuridad, ella adentro en la luz, era imposible que me viera, ademas estaba de mi parte el hecho que los pupilentes que se quito antes de desnudarse eran en realidad lentes de contacto. O sea, los necesitaba para poder ver bien.

Pero su mirada estaba fija en mi, casi por un minuto, no se que estaba haciendo, pero de pronto se volteo, se metio a la tina donde caia el agua de la regadera y cerro la cortina tras de si.
La cortina era gruesa, asi que por algunos quince minutos no pude verla mientras se bañaba, pero yo deseaba ver su cuerpo todo enjabonado.

Me quede con las ganas…

Cuando salio, parecia una diosa que brillaba, su cuerpo escurria agua, ninguna de sus formas escapaban a mis ojos, pero me retire de la ventana un poco hacia atras. Su mirada de antes me tenia nervioso.

Su cuerpo brillaba por la luz de foco. Tomo una toalla y comenzo a secarse el pelo y luego lo envolvio en la toalla en esa forma que tienen las mujeres de envolverse el cabello.
Luego tomo otra toalla de manos, obvio mas chica, pero la uso para secarse la panocha. Mire antes que lo hiciera que habia gotas que brillaban escurriendo entre los vellos pubicos de esa hermosa mujer. Cuando hubo acabado de secarse la panocha, puso la toalla a un lado y tomo el tampon nuevo que habia sacado de la bolsita para guardar el usado y tirarlo.
Levanto su pie derecho y lo apoyo sobre el asiento de la taza del baño y con los dedos indice y medio de su mano izquierda se abrio los labios de la panocha y con su mano izquierda se inserto el tampon dentro de la vagina.
Bajo su pie y quedo parada frente a mi, con la cabeza agachada quitandose los hilitos de la toalla que quedaron enroscados entre sus vellos, cuando termino pude ver claramente el hilo del tampon que colgaba de su panocha entre sus piernas.


Luego, aun empapada de agua se paro frente al espejo y empezo a jugar con sus tetas. Bueno, en realidad no. Como ella trabajo en el mundo de la medicina, sabe perfectamente la importancia del autochequeo.
Yo la miraba como se apretaba los senos, los masajeaba en movimientos circulares hasta llegar a los pezones. Les daba ligeros pellizcos haciendolos mas duros y si no me equivoco, mas obscuros.

Cuando termino de hacer su autoexamen, tomo aun otra toalla mas grande y envolvio su cuerpo en ella. Eso realmente me entristecio, pero ya habia disparado todo mi semen contra la pared. Era la primera vez que yo me masturbaba.
Si soy honesto, nunca antes habia sentido el deseo o la necesidad de masturbarme. Rosaura fue la primer mujer de quien yo me enamore y siempre la vi con ojos limpios. Pero el demonio de la lujuria y el deseo me gano. Si nunca hubiera visto a Rosaura semidesnuda hacia una semana atras, nunca hubiera pasado lo que pasaba esa noche.

Cuando Rosaura termino de untarse la crema que usaba para su cara, comenzo a frotarse el cuerpo, seria para secarse con la misma toalla que tenia envuelta. Luego la dejo caer a sus pies revelando nuevamente su hermosa figura. Tomo calzones limpios de sobre una canasta que estaba ahi. Se los puso y al jalarlos hacia arriba, vi claramente como los vellos salian por los lados, ella tuvo que usar los dedos para estirar el triangulo del calzon y ponerlo en su lugar. Luego se puso el brasier que en esta occasion, si combinaba con los calzones. Eran blancos, como de encaje que casi dejaba ver como se transparentaban. Podia ver la mancha negra que formaba sus vellos pubicos.

Cuando se estaba poniendo el pantalon de sus pajamas, yo baje los escalones a paso rapido sin hacer ruido.

Pense que ella saldria a ver que es lo que habia mirado en la ventana. Desarme los escalones y brinque la cerca hacia mi casa. Me metia a mi cuarto y en la obscuridad pude ver que la luz del baño se habia apagado, pero la luz de su cuarto estaba prendida. No podia ver para adentro porque la cortina era gruesa, apenas si podia verse la luz a traves de la cortina.

Y luego se apago…


Hice lo mismo noche tras noche por poco mas de un mes, pero deje de hacerlo porque fui descubierto en la ultima noche.
La ultima noche no me di cuenta y le di una patada a la pared, Rosaura oyo el ruido y antes de desvestirse se salio del baño. No tenia yo el tiempo de desarmar los escalones y brinque la cerca y llegue corriendo a mi cuarto obscuro.
Mire a Rosaura con doña Mague, cada una con una linterna. Rosaura iluminaba los escalones y doña Mague iluminaba las manchas en la pared. Como esa pared daba a espaldas de la casa, nunca antes habian visto la obra de arte que habia dejado yo pintada con mi semen.
Rosaura no se dio cuenta de las manchas, pero sabia perfectamente que alguien la habia estado espiando y enojada se fuente al frente de la casa. No se si sospechaba de mi o no, pero estoy seguro que doña Mague si lo supo. Con su linterna apunto a la ventana de mi cuarto. Estaba obscuro, pero yo podia ver la luz iluminar mi cuarto a traves de la cortina.

A la mañana siguiente…
... Continue»
Posted by Irakundomania 1 year ago  |  Categories: Masturbation, Voyeur  |  Views: 482  |  
100%

TRES EN LA MIRA 2 (Consuelo de una madre)

TRES EN LA MIRA 2 (Consuelo de una madre)






“Carlos, mijo. ¿Estas ahi?”

“Si, ahorita salgo.”

Doña Mague, la mama de Rosaura y Nelly estaba hablandome por la ventana de mi cuarto. Yo estaba preocupado y sabia porque me estaba buscando. Ella habia descubierto que yo andaba espiando a Rosaura desde la ventana del baño mientras ella se bañaba.
Sabia que tenia que salir a darle la cara, pero esa mañana habia despertado bien cachondo y frustrado porque la noche anterior no pude ver a Rosaura.

Yo estaba sobre la cama jalandomela para sacar toda mi frustracion, pero habia un pequeño detalle que habia olvidado.
La familia de Rosaura y yo nos teniamos tanta confianza que yo entraba a la casa de ellos como si fuera mia y ellos venian a la mia de igual forma. Y ese detalle lo recorde cuando vi que la puerta de mi cuarto se abrio y doña Mague me miro cerrando rapidamente la puerta.
A tropezones me levante y me vesti y me embadurne las manos de Icy Hot, se me ocurrio una forma de hacerle creer que me estaba untando Icy Hot y no lo que realmente vio.

Cuando Sali a la sala, ella estaba sentada esperandome, yo fingi un dolor en el muslo, pero era muy tonto si pensaba engañarla. Aunque preferia mil veces que me dijera algo de lo que vio en mi cuarto que lo que sucedio la noche anterior.

“¿Te lastimaste la pierna anoche que saltaste la cerca?”

“¿Mande?”

“¿Que si te lastimaste anoche?”

Que estupido fui, fingi lo de la pierna para que pensara que me estaba untando el Icy Hot y no supiera que me la estaba jalando y lo unico que consegui fue darle una razon mas que confirmaba que estaba yo espiando a su hija en el baño.

“¿Porque lo hiciste, mijo?”

Era inutil que lo negara. Ella sabia la verdad y negarlo solo empeoraria las cosas.

“No lo se, la verdad no lo se.” Respondi. “Usted sabe que amo a Rosaura con toda mi alma, aunque lo que hice demuestra lo contrario. A pesar de todo, sigo amando a Rosaura.”

“¿Y tu crees que esa es forma de ganarse su corazon?”

“Pues no, no se que me paso.”

“¿Como fue que te animaste a hacer eso? ¿Que te motivo a hacerlo?”

Ya un poco mas relajado le conte la verdad. Le dije que la vi semidesnuda cuando su sobrina abrio la puerta de su cuarto. Lo que no le conte fue que eso fue hace mas de un mes y que desde entonces noche tras noche deleitaba mi pupila con la hermosura de ese cuerpo de mujer.

Al parecer doña Mague creyo en mi sinceridad, su semblante cambio mientras me miraba casi con compassion. No estaba seguro, no podia asegurarlo, pero creo que mas de una vez la vi mirandome directo a la verga.

“Mijo, yo se que un muchacho de tu edad tiene la tentacion de hacer esas cosas. Y yo se que amas a mi hija, de lo contrario, ya hubieras hecho lo que cualquier otro muchacho de tu edad, e ido a buscar a alguna mujer para satisfacer tus necesidades de hombre. Pero preferiste serle fiel a Rosaura y satisfacerte con verla a ella y no a nadie mas.”

“No se que pudiera ella pensar de mi.”

“Tampoco lo se yo, pero a lo mejor se sentiria halagada.”

“¿Halagada? No lo creo, no de ella. Rosaura es muy pura como para sentirse asi despues de lo que le hice.”

“¿Y fue solo a ella a quien viste?”

“¿Que quiere decir?”

“Bueno, en la casa tambien vivimos Nelly y yo, y tambien esta Johana (Johana es la esposa de Pablo, el hermano mayor de Rosaura), y puede que se te halla hecho facil querer ver, pues a mi no porque ya estoy vieja, pero Nelly y Johana estan jovenes.”

“No me lo tome a mal,” le respondi. “Pero usted sabe que Johana me cae mal, nunca se me cruzaria en la mente algo asi con ella, y Nelly, usted sabe que ella me inspira mucho respeto.”

“Bueno, yo solo preguntaba y mijo… no vuelvas a hacer eso, si en verdad quieres a mi hija, piensa que eso solo puede llevarte a perderla para siempre.”

Le di la razon, ella me dio un abrazo y se fue. Ese dia yo no trabajaba, me tocaba descansar. Pero sentia tanta vergüenza con Rosaura que no queria ni mirarla. Las cosas que doña Mague me dijo, aunque fueron simples, la forma en que me lo dijo me hizo pensar y me senti muy mal. Se llego la hora en que Rosaura se iba a trabajar y yo me escondi hasta mi cuarto, sentia que ella podia verme.

A eso de las siete de la tarde, ya comenzaba a obscurecer, estaba yo sentado en la sala oyendo algo de musica cuando mire que la puerta se abria, era Nelly que venia a invitarme a comer una hamburguesa, con todo respeto me negue, sentia vergüenza con ella tambien, aunque ella no lo sabia. Y por la ventana de la sala vi que se fue en su carro. Como diez minutos despues doña Mague entro.
Venia a preguntarme porque no habia ido a su casa en todo el dia y porque no acepte ir con Nelly a comer. Le confese que me sentia muy avergonzado y que sentia como si todos me apuntaran con el dedo.

“¿Rosaura sabe que fui yo quien la espiaba?” Pregunte.

“No lo se,” respondio doña Mague. “No comento nada de lo que sucedio anoche.”

Casi senti que queria llorar, me levante del sillon y me pare frente a la ventana grande viendo hacia afuera. Ya todo estaba obscuro, incluso mi casa. La unica luz que iluminaba la sala era la del stereo. Doña Mague se me acerco, me abrazo en un abrazo largo. Poco mas y yo hubiera llorado, pero lo que ella hizo me distrajo de mis pensamientos.

“¿Quieres un cariñito?” me pregunto mientras con una mano me apreto la verga.

Yo, tomado por sorpresa solo emiti un sonido.

“¿Eh?”

“Que si quieres un cariñito,” repitio mientras me dio otro apreton de verga.

No me dio tiempo a responder, se dio la vuelta y se fue, la segui con la mirada, mudo. Me sente en un sillon y en la obscuridad, mi verga tomo vida.

Doña Mague no es el tipo de mujer que muchos describen aqui en xhamster. He leido historias de hombres que escriben que se cojieron a sus suegras, a sus mamas o tias o cualquiera otra mujer de edad madura y siempre las pintan con cuerpos de muchachas de veinte años, por eso no creo esas historias. Doña Mague tenia poco mas de setenta años, es chaparrita, pero muy nalgona, de ella sus hijas heredaron las nalgas que tienen, es regordete y las tetas aunque algo grandes, las tenia caidas.
Pense en jalarmela recordando el apreton que me dio hacia unos minutos atras, pero la puerta se volvio a abrir. Era ella que traia un vaso de leche y un platito con galletas para mi. Penso que por la preocupacion que tenia no habia comido en todo el dia.
Miro por sobre el pantalon que tenia la verga dura, dejo el plato y el vaso en la mesita del centro y sin aviso se monto encima de mi.

“Te gusto el cariñito que te di, ¿verdad?”

No podia negarlo, pero no dije nada. Intentaba hacerla a un lado, argumentando que Nelly o Pablo podrian encontrarnos haciendo eso, pero ella seguia restregandose contra mi. Segun yo le decia que la podia lastimar ahi, y ponia mi mano en su panocha y la empujaba como rechazandola, pero solo era el pretexto para tocarla hasta que finalmente cedi.
Ella montada sobre mi, parecia que queria clavarse mi verga en su panocha, pero ambos estabamos vestidos. Ya sin decir nada, ella brincaba sobre mi y yo con la luz verde le puse las manos en las nalgas y se las apretaba, ella gemia despacio como si me sintiera adentro hasta que no aguanto mas.
Se levanto y se retiro un poco, se bajo el pantalon y los calzones que traia, pero solo se saco la pierna izquierda. La pierna derecha aun la tenia puesta y se volvio a montar. Otra vez la volvi a agarrar de las nalgas, las pellizcaba, apretaba e incluso le daba un par de ligeras nalgadas, ella seguia restregandose contra mi, hasta que me susurro al oido…

“Sacala tu tambien. Asi no se puede.”

Entonces se levanto un poco y yo, debajo de ella, como pude me baje el pantalon hasta las rodillas y me volvi a sentar. Doña Mague, con su mano derecha me agarro la verga.

“Uy, que grandota la tienes.”

En realidad no la tengo tan grande, aunque si me han dicho que la tengo algo gruesa, pero tenia que ponerme a pensar que doña Mague tenia mas de veinte años que no habia estado con un hombre. Tanto tiempo, era logico que le pareciera que mi verga era muy grande, aunque no lo fuera.

Entonces ella se levanto un poco y con su mano dirigio mi verga hasta la entrada de su panocha, pero no se la metio.
Mas bien estuvo acariciando con mi verga toda la raja de su panocha y los alrededores. Pude sentir, que como Rosaura, la tenia bien peluda tambien, tal y como me gusta.
No se la pude ver por la obscuridad, ademas de que estaba montada en mi.
Hasta que poco a poco senti caliente en la cabeza de mi verga, ella se la estaba metiendo poco a poco. Cada milimetro que ella se metia escuchaba su gemir, hasta que senti que estaba completamente sentada en mi, sus nalgas apoyadas en mis piernas.

“Ay mijo, hijole, la siento hasta la garganta.”

“Jajajaja, ¿no se le hace que exagera?”

“No, ¿como crees? Si me meto la mano por la boca puedo tocar la cabeza de tu miembro. Siento bien rico en mi parte.”

Y luego lentamente se la empezo a sacar hasta dejar solo la cabeza dentro y se volvio a dejar caer, acelerando cada vez mas el ritmo. Extrañamente, sentia su panocha bien apretada. Yo miraba como subia y bajaba, su mano izquierda estaba en mi hombro derecho y su mano derecha apretaba sus tetas por encima de la blusa. Nunca se las saco, pero podia ver que sus pezones se marcaban por debajo de la blusa.
Raro era, cada vez que le metia la verga, sentia como si por dentro ella tuviera una mano que me la apretaba. Ya el ritmo esaba muy acelerado hasta que un ligero grito me aviso que se estaba corriendo. No solo eso, sentia claramente como si agua estuviera chorreando a lo largo de mi palo. Mi cara de sorpresa le dijo que no sabia lo que estaba sucediendo.

“Cuando era joven y estaba con mi viejo, cuando terminaba siempre me salia un chorro que parecia que me estaba orinando.”

Yo sabia que se referia al squirting, pero no queria entrar en teorias con ella. Cuando hubo terminado, se quedo quieta un momento.

“Ahora sigues tu, mijo.”

Y agarro vuelo, subia y bajaba, yo me relaje, me recargue al respaldo y cerre los ojos. No podia creer que me estuviera cojiendo a la mama de Rosaura. Mi verga la sentia bien dura y ella parecia que queria mas. Sus gemidos casi parecian llanto, peo no era que estuviera llorando, sino que disfrutaba de lo que hacia mas de veinte años no sentia.
Con el recuerdo del cuerpo de Rosaura y el pensamientos de que me estaba cojiendo a su mama, no tarde mucho para venirme yo tambien.
No me preocupe de que mi verga la tuviera adentro. Me corri y llene su panocha de mi leche. Ella solo solto un suspiro. Me dijo que mi semen estaba muy caliente. Y como si no hubiera pasado nada, se levanto, metio la pierna en el pantalon y se levanto los calzones y el pantalon, dio media vuelta y se dirigio a la puerta.

“No se te olvide, mijo, lo que hiciste con Rosaura no te va a ayudar.”

Y se fue…

A la media noche cuando llego Rosaura, la mire bajarse de su carro y entrar a su casa, mire el foco de la cocina prendido, pero la luz del baño nunca se prendio. Creo que tenia miedo…

Dos dias despues aun no podia creer lo que sucedio. Pero nuevamente vino doña Mague a mi casa. Iba yo llegando de mi trabajo y Rosaura ya se habia ido. Unas dos horas mas y Nelly llegaria de su trabajo. Pablo, pues el se iba a sus trabajos por temporadas y en esta occasion no estaba alli.

Doña Mague sabia a lo que venia. Sin decir nada me agarro de la cabeza y me estiro hacia sus tetas, desabrocho su blusa y se saco las tetas por debajo del brasier sin quitarselo. Las tetas eran grandes, aunque ya colgaban aun estaban en buena altura, eran de pezones grandes, rosas tirandole a blancos. No tarde mucho antes de metermelos a la boca primero uno.

“Ahora la otra porque se pone celosa.” Me dijo llevando mi cabeza a la otra teta.

Estaba concentrado comiendo las tetas, pero senti claramente que ella se levantaba la falda y se quitaba los calzones. Sin dejar de mamarle las tetas, le puse mi mano sobre la panocha y mientras con los dedos le daba jalones a los pelos, con los dedos de la otra mano le perforaba la raja.

Despues de un rato de chuparle las tetas, me enderece para desabrocharme el pantalon, y cuando me hube sacado la verga, la agarre de la cintura para voltearla, empinarla y metersela.
Cuando ya la tenia empinada para cojermela me detuvo…

“A ver, dejame darle un besito antes de que te metas.”

No podia creer lo que acababa de oir. ¿Me iba a mamar la verga?

Nunca me imagine que ella tuviera conocimiento del arte del sexo oral, pero estaba super emocionado, yo le meteria mi verga por la boca y si se la llenaba de leche, pues ni modo.
Me agarre la verga de la base y la dirigio a su boca. Cual fue mi sorpresa cuando ella me la agarro y en vez de metersela a la boca, solo le dio un beso.

Eso fue todo.

No hubo mamada.

Un simple beso.

Luego se volvio a voltear, se empino y con sus manos se abrio las nalgotas. Yo estaba un poco decepcionado, y ella lo noto en mi cara, pero al menos me la iba a cojer.

Yo no hice lo que ella dos noches atras, yo no se la meti lentamente sino de una estocada se la deje ir hasta el fondo y ella solto un alarido. Nunca supe si fue de placer o dolor, pero lo disfrutaba al maximo, la tenia empinada, la jalaba de las caderas. Con que gusto veia como sus nalgas chocaban contra mi pelvis y como se le movian, parecian de gelatina.

Me canse de los movimientos, asi que me detuve, pero doña Mague comenzo a empujar hacia atras clavandose de nalgas contra mi verga.
Y una vez mas, de tanto extasis le llene la panocha con mi leche, cuando le saque la verga vi como le escurria mi semen mezclado con sus jugos. Sin limpiarse, se subio los calzones y se bajo la falda y asi como llego, se fue.

Por alguna extraña razon me sentia usado por ella, pero la verdad es que yo tambien la estaba usando a ella. Mientras me la cojia, no sentia la tentacion de espiar a Rosaura en el baño. Si ella no me habia descubierto, entonces todavia tenia las cosas a mi favor.

El proximo Domingo todos descansamos, Rosaura, Nelly y yo, las hermanas decidieron ir a pasear y doña Mague no quiso ir con ellas, yo sospechaba el porque.

“Hola, mijo. ¿Tienes tiempo?”

“Claro, ¿que necesita?”

“Bueno, creo que eso ya lo sabes.”

Doña Mague venia vestida con un vestido, pero de su hombro colgaba una toalla grande. La pase a la sala, pero ella siguio caminando hasta mi cuarto.

Supongo que esta vez queria la comodidad de mi cama. Al entrar al cuarto se dirigio al baño (tengo mi propio baño en mi cuarto a parte de los dos baños de la casa), se levanto el vestido, se bajo los calzones y se sento como a orinar. Ya me iba a salir pero ella me alcanzo de la mano, me atrajo hacia si misma y parado frente a ella desabrocho y bajo mi pantalon y boxers a las rodillas, y con mi camiseta se tapo la cabeza, parecia que le daba vergüenza que la viera haciendo lo que me iba a hacer. Acto seguido, senti que su lengua lamia mi verga, y de pronto se metio la cabeza a la boca.
Era genial lo que sentia, pero queria mas. Sin decirselo, me saque la camiseta y la deje al descubierto, ella volteo a verme pero no dejo de chuparme la cabeza.
Entonces entendio que yo buscaba mas. Se saco la cabeza y me miro.

“¿Te gusta mijo?”

“Si, la verdad si.”

“Pero tu quieres que me la meta toda.”

No le dije nada.
Ella tampoco, pero sin dejar de verme, abrio su boca y se metio la verga, pero para mi sorpresa, no solo metio la cabeza, sino que trago toda. Como lo he dicho antes, no la tengo muy grande, pero sinceramente sentia tocar partes que no pense que alcanzaria.
Se la saco toda y de un solo empuje se la volvio a meter. Cada vez me dejaba la verga mas lubricada. La sensacion era tan fuerte que incluso olvide que me la estaba mamando y comence a bombear como si me estuviera cojiendo una panocha. La agarre de la cabeza y la jalaba con fuerza hacia mi, nunca se quejo, parecia que tambien lo disfrutaba hasta que no pude mas y me vacie en su boca.
Ella me miro con sorpresa, pero saboreaba en su boca mi semen.
Le tome el borde del vestido y se lo saque, desabroche su brasier, lo deje caer al suelo. La tenia completamente encuerada, la lleve a la cama.

Sentada el borde de mi cama, le abri las piernas, aunque ya me la habia cojido dos veces, esta era la primera vez que le veia la panocha. Bien peluda, aunque los vellos no eran negros como los de Rosaura, eran cafes y algunos le tiraban a grises. Con mis dedos le abri la panocha y cuando me iba acercando para mamarsela, ella tiro el semen que aun traia en la boca, solo para decirme que no.
Por alguna razon ella no queria que le comiera la panocha. Despues me dijo que porque la tenia muy fea y que quiza me daria asco. Creo que le daba vergüenza que siquiera la mirara. No quise incomodarla, asi que le dije que no habia problema. Yo sabia que tarde o temprano me daria la panocha para que se la mamara. Y asi como la tenia al borde de la cama, le puse la cabeza de mi verga entre los despliegues de los labios de su panocha y de una sola estocada se la deje ir hasta el fondo.
Me la estaba cojiendo con mas desesperacion, esa occasion me sentia extra cachondo, seria por la forma en que vi que me mamaba la verga o no se. Sin que se la sacara, ella se enderezo quedando sentada, lo que me dio acceso facil y rapido a ese par de tetas que comenzaban a volverme loco, ya sin pedirle permiso, simplemente me las meti a la boca. Doña Mague se tenso, creo que descubri que la parte mas sensible de ella estaba en sus pezones. Le encantaba que se los chupara. Su cuerpo se hacia mas duro mientras me la cojia y le mamaba las tetas.

Por un minuto cerre mis ojos y en mi mente no era doña Mague a quien tenia ahi, sino que era el cuerpo de Rosaura el que estaba penetrando.
Mi mente la recordo en las tantas veces que la mire desde la ventana del baño. Ese cuerpo tan bien formado, piernas torneadas, nalgas redondas y grandes, panocha peluda, y abdomen plano, tetas pequeñas y rostro angelical.

Pero un fuerte gemido de doña Mague me trajo a la realidad, era a ella a quien me estaba cojiendo y no a su hija. Senti un poco de decepcion, pero debo admitir que a pesar de sus setenta y tantos años, doña Mague seguia siendo una buena cojida.
Esta señora ya habia tenido sus hijos, pero por poco mas de veinte años, sin tener sexo, puedo asegurarles que se sentia como si fuera virgen. Tenia la panocha bien apretada. Despues de un rato de estar cojiendo, intercalando varias posiciones diferentes, escuchandola gemir y tensando su cuerpo en repetidas ocasiones, me di cuenta que al menos se corrio algunas siete u ocho veces.

Yo todavia tenia energia para mas, pero doña Mague y yo llevabamos facil poco mas de una hora cojiendo, asi que Nelly y Rosaura podrian llegar en cualquiera momento. Nos metimos otra vez al baño, pero esta vez hasta la tina en la regadera para bañarnos y quitarnos el sudor y el polvo que se nos pego cuando nos estuvimos revolcando en la alfombra. Ya dentro de la tina…

“Oiga, pues dejeme terminar a mi tambien ¿no?”

“¿No habias acabado en mi boca?”

“Pues si, pero luego le seguimos en el cuarto y mireme como estoy.”

Miro mi verga que apuntaba hacia el techo.

“Uy, se ve bien sabrosa asi mojada (esa era su palabra para todo lo que le gustaba). Pero bueno, andale, nomas hazle rapido porque Rosaura y Nelly no tardan en llegar.”

Me dio la espalda, se empino, me agarro la verga y la dirigio a su panocha.
Se la insarte asi como estaba empinada, me la cojia a velocidad rapida para venirme pronto. Me encantaba ver como sus nalgas rebotaban contra mi pelvis, Se las agarre con mis manos y las separe lo mas que pude, bajo el golpe del agua vi ese culo tan apretando. Sabia que ese dia no sucederia, pero deseaba que algun dia me lo diera.
Mala suerte para mi, nunca me dio el culo. No me lo dijo con estas palabras pero tecnicamente me dio a entender que su panocha servia de entrada y su culo solo era de salida.
Mientras me la cojia con mas fuerza y rapidez le propine unas cuantas nalgadas, el recuerdo de Rosaura vino a mi mente otra vez, el recuerdo de su cuerpo mojado despues de bañarse en mi cabeza me hizo chorrearme inundando la panocha de doña Mague, quien al parecer se volvio a venir junto conmigo dando un grito de placer que hizo eco en el baño.
Solo terminamos de bañarnos y ella se fue a su casa justo a tiempo para recibir a Rosaura y Nelly que ya volvian de su paseo.

Fueron muchos meses los que me estuve cojiendo a doña Mague, casi un año entero, cada vez que teniamos la oportunidad cojiamos, en algunas sesiones solo teniamos tiempo para chuparle las tetas, en otras ocasiones solo le agarraba las nalgas, pero sin duda, nuestra vida sexual era muy activa. Yo queria a Rosaura, por supuesto, el cuerpo de doña Mague no podia compararse al de su hija, pero al menos tranquilizaba mis hormonas y evitaba que quisiera ir a espiar a Rosaura.

“Mijo, necesito decirte algo.” Me dijo doña Mague casi un año despues de estar coje y coje. “Creo que cometi una indiscrecion.”

“¿Porque? ¿Que paso?”

“Tu sabes que yo con mis hijas tengo mucha confianza, y platicando con Nelly le dije que por tu edad era muy probable que tu cuerpo estuviera pidiendo a gritos el calor de un cuerpo de mujer y…”

“No me diga que le dijo que usted y yo…”

“No. ¿Como crees? Mis hijos no me lo perdonarian nunca si lo supieran.”

“¿Entonces?”

“Pues solo eso le dije.”

“¿Y Nelly que le dijo?”

“Que eso probaba que en realidad amabas a Rosaura. Porque otro en tu lugar se hubiera estado divirtiendo con otras, pero que tu te mantenias fiel y con la esperanza. Pero que habia algo muy importante que tenias que saber”

“¿Que cosa debo saber?”

“No lo se, no me lo dijo, pero te lo dira a ti.”

Pasaron unos dias y yo me sentia intrigado. Lo que Nelly me queria decir me tenia nervioso. Hasta que una tarde…


“Carlos, ¿me quieres acompañar al centro? Tengo que ir a comprar algo.”

“Claro, tu nomas dime a que horas…”... Continue»
Posted by Irakundomania 1 year ago  |  Categories: Hardcore, Mature, Voyeur  |  Views: 713  |  
97%
  |  1

TENNESSEE (Venganza contra un novio)

TENNESSEE (Venganza contra un novio)




Tres meses eran los que llevaba viviendo en Tennessee, pero en todo ese tiempo aun no habia visto a Patricia. Por diferentes razones no concordabamos en un tiempo. Cuando aun vivia en Arizona me meti a un chat llamado airg.com y fue ahi donde bajo el nombre de soñadora30 conoci a Patricia. Es mi tocalla, ya que su nombre es Karla Patricia, pero yo de cariño le decia Patito.
Ella tenia un novio, nunca lo conoci ni supe como se llamaba, durante el tiempo que aun vivia en Arizona y que la conoci en el chat, me platico que donde ella vivia habia mucho trabajo y que ella me ayudaria a conseguir un empleo de inmediato.
Pero desde que deje Arizona y llegue a Tennessee, pasaron tres meses y aunque hablaba con Patricia por telefono, no habiamos tenido la oportunidad de conocernos en persona, hasta que por fin llego el dia.

Patricia es una muchacha que en ese tiempo solo tenia 21 años. Era chaparrita, muy muy delgada, no tenia nalgas, pero se veia un poco chistosa, porque estando tan flaquita estaba muy chichona. A veces cuando la veia me imaginaba que se iria de frente por el peso de las tetas tan grandes que tenia.

Al fin nos pudimos poner de acuerdo y concretamos una cita.
No conocia bien la ciudad de Nashville, pero Patricia me dio la direccion de un cine donde nos encontrariamos y de ahi nos iriamos juntos a un restaurant a cenar.
Active el GPS del carro y en unos cuarenta y cinco minutos llegue al lugar. Patricia me habia dicho que le habia avisado a su novio que iria a cenar conmigo y el novio le dijo que no habia problema.

Pero la cita fue un total desastre.

Desde el momento que entramos al cine, durante toda la pelicula Patricia se estaba levantando a cada rato, que dizque para ir al baño, despues sabria la verdad del porque.
Durante la cena hizo lo mismo, a cada rato se levantaba al baño y yo no sabia el porque, quiza tenia diarrea o algo. Despues de cenar, decidimos caminar en un parque para bajar la comida, despues yo la llevaria a su casa. Pero cada vez eramos interrumpidos en nuestra charla por su celular.
Era su novio que le llamaba a cada rato. Si sabia que ella estaba conmigo comprendi que el lo estaba haciendo a proposito. Y mis sospechas fueron confirmadas porque despues cuando me ponia de acuerdo para salir juntos, siempre hacia lo mismo, y cuando yo me le hacia el aparecido a ella sin que el novio supiera, no nos m*****aba para nada.

Hacia tiempo atras habia conocido a otra muchacha que vivia cerca de donde me fui a vivir. Se llama Daysia y recurri a ella para elaborar un plan para tomar venganza contra el noviecillo de Patricia.

Daysia es una muchacha afroamericana, bonita y estaba buenisima, yo le tanteaba algunos 22 o 23 años. Ella se hizo pasar por mi novia porque le platique de la venganza que tenia planeada contra el novio de Patricia y le platique el porque. Daysia me dio la razon cuando supo que el novio hacia eso. Yo siempre comprendi que era el novio, pero esas cosas no se hacen.
Daysia comenzo a hacer amistad con Patricia como parte del plan, y una vez que se hubo ganado su confianza, Daysia invito a Patricia a nadar en la alberca con nosotros porque donde yo vivia era una colonia cercada de apartamentos, y esas regularmente tienen gimnasio y alberca.

Patricia acepto la invitacion, pero le dijo a Daysia que tendria que ir a una tienda primero para comprarse un bikini, porque no tenia pero eso le llevaria tiempo porque tenia mucho trabajo. Daysia se ofrecio a comprarselo y le pregunto su talla.

Daysia y yo fuimos al Wal-Mart local y compramos un bikini azul floreado de esos que tienen cordones a los lados con los que se amarran.
La cosa es que Daysia era una experta en corte y confeccion y le corto cuidadosamente una pulgada de la parte de enfrente del calzon del bikini y le cocio el dobladillo con sumo cuidado para que no se notara.

Daysia llamo a Patricia y le dijo que su bikini ya estaba en mi apartamento y que se verian el proximo Sabado, que era el dia que nos habiamos puesto de acuerdo para ir a nadar.
En verdad debio haber sido un poquito dificil para ellas poder comunicarse porque Daysia no habla nada de español y Patricia entiende muy poco ingles, pero Daysia hacia muy bien su trabajo, pues ambas se hicieron tan amigas que comence a tener dudas de lo que le iba a hacer a Patricia, no fuera que Daysia me fuera a delatar. Aunque en realidad no le haria daño a ella y no haria nada que Patricia no quisiera, yo en realidad iba por la cabeza del estupido de su novio.

Se llego el dia esperado y Patricia llego puntual, yo apague mi celular a proposito y le di a Patricia la bolsa donde venia su bikini nuevo. Ella no se quizo cambiar hasta que llegara Daysia, supongo que le daba un poco de vergüenza que yo la viera en bikini, eso me dificultaria mi proposito.

Como veinte minutos despues de que Daysia debio haber llegado, el celular de Patricia sono y era ella, solo para informar que se le habia presentado un imprevisto y que no podria acompañarnos, pero que si ya estabamos nosotros listos pues que nos divirtieramos, ademas le dijo tambien que me dijera a mi que prendiera mi celular porque llevaba media hora queriendome localizar y yo con el celular apagado.
Lo habia hecho a proposito, para que Daysia le marcara a ella y fuera ella quien recibiera la noticia que no podria venir. Todo seguia siendo parte de nuestro plan.
Me percate ademas, que el celular de Patricia no sono para nada, excepto cuando Daysia llamo. Al parecer Patricia le habia dicho al novio que iria a nadar con una amiga, en esa situacion, el novio no tenia temor de que otro hombre estuviera cerca de Patricia, pero no se imaginaba lo que le tenia preparado.

Por poco Patricia no se quizo quedar, pero queriendo que no, la convenci de que si ya estabamos ahi para que desaprovechabamos la oportunidad, ademas de que hacia muchisima calor. Y accedio.

Me pidio permiso para entrar a mi recamara a cambiarse y ponerse el bikini nuevo. Patricia habia llegado con pantalon de mezclilla azul muy ajustado que hacia que sus piernas se vieran como dos palillos parados. Se veia buenisima, pero como lo dije antes, muy flaquilla. Una blusa negra muy escotada que dejaba ver casi la mitad de sus tetas y encima una chamarra de mezclilla que hacia juego con el pantalon. La verdad se me antojo mucho, se veia riquisima, aunque mi intencion no era dañarla a ella, sino cobrarselas al mendigo del novio.

Cinco minutos despues, le toque la puerta. Patricia me dijo que ya podia pasar y al entrar me fui directo a un ropero para sacar unas toallas y sin mirarla para que Patricia no pensara que tenia interes de mirarla con el bikini puesto, pero luego que agarre las toallas y voltie a mirarla…

“Wow.”

“¿Que?” pregunto ella.

“Estas preciosa.”

“Gracias.”

“Oye, ¿le diste a Daysia tu talla correcta?”

“Ya notaste que el bikini me quedo chico, ¿verdad?”

“Bueno, es imposible no notarlo. Casi casi se te ve toda la… pues eso.”

“Ay ni me digas, pense que Daysia se habria equivocado, pero la etiqueta dice talla cinco. La verdad no entiendo.”

El calzon del bikini solo le cubria como un cuarto de pelvis y por lo ajustado que lo tenia se le notaba claramente la raja de la panocha en un magnifico ‘camel toe’.

Patricia decidio que mejor no fueramos a nadar, porque la demas gente que puediera estar en la alberca podria estarla mirando y hablando de ella.

“No, no te preocupes,” le dije. “Podemos arreglarlo, mira, ¿me permites?”

“Pues, si crees que se pueda hacer algo.” Me respondio dudosa.

Ni tardo ni perezosa, me puse de rodillas enfrente de ella y me dispuse dizque a arreglarle el bikini. Con mis dedos comence a moverle el bikini como jalandoselo para arriba, de cuando en cuando tocaba con los dedos cerca de la raja de su panocha. Sabia que no le arreglaria nada, Daysia le habia cortado tela, asi que era imposible que algo se pudiera hacer. En cada roce que le daba podia ver que Patricia apretaba las piernas y en un punto pude ver que la parte baja del calzon del bikini la tenia humeda. Patricia no podia evitarlo, se estaba calentando con mis toques.

“No, Patito, no se puede arreglar.” Le dije mientras me paraba.

“Dejalo asi. Mejor me cambio y despues me compro uno que me quede y otro dia venimos y Daysia puede estar con nosotros.”

Pero yo no me daria por vencido. Estabamos los dos frente a frente, su voz era temblorosa y mirandonos fijamente a los ojos, le plante un beso. Ella me lo correspondio.

“¿Segura que te quieres ir?” pregunte con mis labios pegados a los suyos.

Mi mano izquierda ya la envolvia por la cintura mientras mi derecha ya estaba dentro del bikini sobandole la raja de su panocha.

“Ahhh. Carlos, por favor, yo tengo novio y tu tienes a Daysia.”

“¿Quieres que pare?”

“Ah, si, por favor.”

“Entonces detenme tu y no me digas que pare, porque si no me detienes, yo le voy a seguir.”

“Ahhhh.”

Y dicho eso, le meti un dedo a la panocha. Patricia solo gimio y ahora fue ella quien me beso. Creo que en realidad no queria que parara.
Saque mi dedo de su panocha y lo tenia empapado de sus fluidos, puse mi dedo entre nuestros labios y ella con gusto chupaba de mi dedo sus propios jugos.
La agarre de la cintura y la cargue, ella rapidamente me envolvio con sus piernas y la lleve hasta el sillon. Antes de sentarla la pare frente a mi, y con mis dos manos, desate los nudos de los cordones y agarrandole del frente se lo estire rozando su panocha con la tela. Ya la habia humedecido mas y me puse a olfatearlo. Olia delicioso.
La sente al borde del sillon con las piernas abiertas y le di gusto masturbandola. Le metia un dedo, de pronto dos, tres ya no le cupieron. Estaba muy estrecha, si no fuera por la humedad que tenia, habria sido dificil meterle solo dos dedos.

“¿Alguna vez te la han comido?” pregunte.

“Solamente una vez.”

“¿Quieres que te la c***?”

“Si tu quieres.”

Me encanta cuando me dicen que si yo quiero sabiendo que ellas se mueren porque se los haga. Siempre habia pensado que Patricia era un tanto liberal, pero penosa. Le gusta y quiere las cosas, pero no se atreve a admitirlo o pedirlo y espera que uno sea quien adivine lo que quiere.
Con mi lengua empece a lamer, primero la piel alrededor de su panocha. Patricia si se razuraba y creo que porque sabia que se pondria bikini, se razuro antes de venirse. Su piel estaba lisita. Mi gusto siempre han sido las panochas peludas, pero no podia hacerle el feo a esta panocha razurada. Segui con mi jugueteo de lengua, le abria sus labios vaginales y le hacia presion con mi lengua. El clitoris se le veia algo raro. Mas grande de lo normal, como si lo tuviera hinchado y apenas puse mi lengua ahi y el cuerpo de Patricia se estremecio todo. Se recargo en el respaldo del sillon y levanto sus nalguillas como ofreciendome su panocha, pero no se vino. Todavia tenia para mas.

En la posicion que quedo cuando levanto las nalgas me dio la oportunidad de verle el culito y sin decirle nada, le meti el dedo meñique de la mano derecha mientras seguia mamandole la panocha.
Patricia no me dijo nada, solo me vio con sorpresa, pero yo veia como se estremecia y apretaba los labios de su boca, quiza se queria venir, pero queria aguantar mas. Despues de un rato en esa faena, me puse derecho de rodillas y me saque la verga que ya tenia bien dura y me le quede viendo a Patricia. Obvio que ella sabia lo que seguia, pero la mire por si acaso ella se negaba a que la penetrara, y al no decirme nada, supuse que ella tambien lo queria.
Asi de rodillas como yo estaba y ella sentada al borde del sillon, mi verga quedaba a la altura perfecta para clavarsela en la panocha.
Le pase la cabeza de mi verga por toda la raja de la panocha, nunca he podido explicarme porque encuentro mucho placer haciendo eso. Cuando mi verga toco su clitoris, Patricia apreto todo el cuerpo, entonces descubri que su clitoris era extra sensible. Entonces, de una estocada, se la deje ir hasta adentro.

“Ah, que rico.” Grito con fuerza.

“¿Te gusta?”

“Si, me encanta. Cojeme, cojeme.” Gritaba ella.

Ahora entiendo porque apretaba sus labios, si los abria, esos fuertes gritos saldrian y alertarian incluso a los vecinos. Ella se dio cuenta del ruido que hacia y volvio a apretar los labios y se puso la mano encima de su boca.

“Mmmmmm, mmm, mmm.”

“Veo que estas disfrutando mucho.”

Le pase mi mano derecha por detras y desate el top del bikini revelando un par de tetas enormes para su cuerpecito delgado, los pezones ya estaban bien duros de un color café obscuro.
Seguia cojiendomela pero le agregue la mamada de tetas, podia ver que lo disfrutaba de lo mas lindo. La agarre de las nalguillas y la levante, ahora era yo quien estaba sentado en el sillon y Patricia brincaba montada sobre mi a un ritmo muy acelerado, la dejaria que ella hiciera todo el trabajo.

Ni tarda ni perezosa comenzo a montarme con euforia, subia y bajaba en mi verga como si fuera la ultima en el mundo. Me encantaba verle sus tetas enormes que saltaban como si tuvieran vida propia. Sus ojos me miraban y ella seguia sin abrir los labios. Los gestos y muecas, por alguna razon me cachondeaban a mas no poder. Esos ojos me decian que en verdad lo estaba disfrutando.

Comence a imaginarme la cara del ojete de su novio cuando se enterara. Esto no estuviera pasando si el no se hubiera portado tan ojete las veces que salia con Patricia, entiendo que sea el novio, pero Patricia y yo solo eramos amigos y saliamos como amigos y aunque estaba buenisima la huerquilla, yo no tenia intenciones amorosas o de ningun mal tipo con ella, pero ahora que me la estaba cojiendo y ella con placer montaba mi verga, me daba gusto que el novio se hubiera portado asi, aunque no sabia si Patricia se lo diria o no.

La panocha de Patricia estaba bien apretada y ella pudo ver que yo estaba a punto de venirme.

“No vayas a terminar dentro de mi porque no me estoy cuidando.”

“Ok. No te preocupes, yo te aviso.”

No se si ella y su novio querian embarazarse y por eso no se estaba cuidando, o quiza el ojete del novio ni se la estaba cojiendo y por eso ella no veia la necesidad de cuidarse. Cualquiera fuera el caso, aqui estaba yo cojiendome una panocha que casi se sentia virginal.

Un rato mas y no pude aguantar, cuando senti que ya venia toda mi leche con fuerza, en una subida de ella la levante mas arriba y la sente en mis piernas al tiempo que disparaba todo mi semen. Hasta parecia una fuente de agua que echaba todo el chorro, Patricia miraba mi verga, tenia la cara agachada, pero no podia ver su cara porque su cabello largo y suelto se la cubria.

Cuando hube acabado de eyacular, escuche que ella estaba riendose a carcajadas, no comprendia porque, pero cuando levanto la cabeza mire en su rostro chorros de mi leche en la punta de su nariz y en sus mejillas. Otras gotas estaban en sus tetas pero la mayoria del semen habia caido en mi propio pecho.

Con sus propios cabellos se limpio la cara completamente y luego recargandose sobre mi me planto un beso agradeciendome por lo feliz que la habia hecho.

Casi fueron diez minutos los que estuvimos sin hablar, ella seguia sentada sobre mi, su cara en mi pecho. Ella tarareaba una cancion mientras yo suavemente pellizcaba sus nalguillas y le pasaba el dedo por toda la raya, y el silencio se rompio.

“Carlos, ¿te puedo pedir un favor?”

“Claro que si, mi amor. Dime.”

“Bueno, es que… no, mejor no.”

“Anda, dime. Con confianza., ¿que es lo que me querias pedir?”

“Ok,” me dijo ella. “Pero no te vayas a burlar.”

“Ay, mija. ¿Como crees que me voy a burlar de ti por lo que me vas a pedir?”

“Es que quiero saber si te gustaria hacermelo por detras?”

Eso me empezaba a poner a mil. Raro es que una mujer sea la que te pida eso.

“¿Por detras? ¿te refieres de a perrito o quieres que…?”

“Quiero que me la metas por el culo.”

Yo no le habia dicho a Patricia que no, pero por supuesto que ella sabia que yo no me negaria.
A veces puede ser muy exitante que una mujer haga lo que le pidas, pero que una mujer tome la iniciativa y verla que ella sola se acomode en la forma en que quiere que la tomes, para mi es aun mas exitante.
Patricia se puso de pie y tomandome de la mano me levanto del sillon. Se agacho y se metio mi verga a la boca, pero no toda, solo me chupaba la cabeza de la verga como por algunos diez minutos. Luego ella apoyo sus dos manos sobre el respaldo del sillon quedando un poco empinada, pero termino de acomodarse cuando levanto su pie derecho y lo apoyo en el asiento del mismo sillon.

La vista era muy cachonda, la veia de espalda, apoyada, un poco empinada con la espalda algo arqueada hacia atras, sus nalguitas un poco paraditas, respingonas y aparte un poco separadas por el pie que tenia levantado. La panocha aun se le veia escurriendo, pero mis ojos se posaron en ese culito virgen que se preparaba para recibir mi verga y ser cojido por primera vez.

Apenas se la iba a meter, pero me detuve cuando le vi el culo mas chiquito y aun mas apretado que aquel que tenia Rosaura (TRES EN LA MIRA 4 [La basura en que me converti]), si con Rosaura necesite mucho aceite, aqui necesitaria mucho mas.
Fui hacia un mueble que tenia en mi recamara para buscar un aceite que a veces usaba para dar masajes.

“¿Que buscas?” me pregunto Patricia.

“Un aceite que usare, se ve que lo tienes bien apretado y no quiero lastimarte.”

“No, por favor. Con aceite no, hazmelo asi.”

“Pero te va a doler si lo meto en seco, Patito. Necesitamos algo que resbale.”

“Mira, mejor metemelo en la concha para que se lubrique con mis jugos, luego me lo metes por detras.”

Yo sabia que no era suficiente, pero le hice caso, aun no se porque no queria que usara aceite si el aceite no hace daño, pero accedi a sus deseos.

Se volvio a empinar como estaba, con mi mano izquierda la agarre de la cadera y con la derecha apuntaba mi verga a su panocha, se la clave, me la coji hasta que senti que mi verga ya estaba lo suficientemente lubricada para metersela por el culo.

Ya me disponia a hacerlo y Patricia dejo de apoyarse con las dos manos, pues su mano derecha la uso para abrirse mas la nalguita que tenia levantada por el pie en sillon. Ella sabia perfectamente que el proceso seria doloroso para ella, solo que no sabia cuanto.

Cuando sintio el contacto de la punta de mi verga, vi que apreto el culo, le dije que se relajara porque si no, asi le doleria mas. Cuando lo hizo, volvi a intentar.
Facil tarde de cinco a diez minutos para poder meterle solo la cabeza de mi verga. Ella gritaba de dolor mezclado con placer. Ya no le importo si los vecinos la escuchaban. Quiza no me lo crean, pero incluso a mi me dolia la verga de la forma en que me la apretaba con el culo. Volvio a cerrar sus labios para que no salieran sus gritos. Asi nos quedamos unos momentos para que el culo se le fuera suavizando y se acostumbrara a tener la verga adentro.
Entonces fue que senti que la misma Patricia empujaba hacia atras, clavandose ella sola mi verga. Lentamente mire como mi verga iba desapareciendo en medio de sus nalgas.
Cuando sus nalgas chocaron contra mi pelvis, volteo a verme, sus ojos estaban llorosos.

“Ahora si, Carlos, ya puedes hacerlo, solo ten cuidado.”

“No te preocupes, Patito. Lo hare suavecito y con cuidado.”

Despacio se la fui sacando, solo le deje la cabeza dentro y volvi a empujar hacia dentro, cada vez se hacia mas facil para mi, pero sabia que aunque Patricia estaba sintiendo placer, seguia siendo doloroso para ella, pero confiaba que todo se iria facilitando hasta que su culo fuera capaz de recibir una verga sin tanto dolor.

Me llevo otros minutos asi, el cuerpo de Patricia temblaba, pero ya mi verga entraba y salia con mas facilidad, no estoy seguro, pero creo que en ese rato logre sacarle dos pedos cuyos sonidos fueron apagados con su gemir, que ya no eran gritos. Empece a cojermela con el mismo ritmo que usaria si me estuviera cojiendo su panocha.
Patricia bajo su pie al suelo, su rostro lo recargo en el asiento del sillon, solo sus nalguillas quedaron levantadas. Patricia puso sus manos en cada una de sus nalgas y se las abrio aun mas. Yo no se como aguante tanto tiempo cojiendomela asi, por lo apretado que tenia el culo, a las primeras diez embestidas debi haberme corrido.
Estuvimos otros minutos en esa posicion y Patricia volvio a verme.

“Carlos, no te vayas a salir.”

“¿Que vas a hacer?”

“Ya lo veras, solo asegurate de no salirte para no batallar en metermela otra vez.”

Con eso en mente, Patricia hizo algo que no pense que lograria. Se recargo con sus antebrazos en el asiento del sillon y como una gimnasta levanto su pierna derecha hacia arriba al tiempo que giraba su cuerpo. Su pierna dio en mi pecho y con su pie casi me da una patada en la cara. Mi verga casi se salia, pero ella la queria dentro asi que empuje como cojiendola.
En otros movimientos, tuvo que doblar su pierna izquierda de modo que no topara con mi cuerpo mientras estaba recostada en su lado izquierdo. Su rostro mostraba un dolor intenso, pero extrañamente habia placer tambien. Hizo un ultimo esfuerzo y siguio girando hasta que por fin yacia de espalda, boca arriba. Habia dado un giro de 180° sin sacarse mi verga del culo y con una sonrisa en su rostro…

“Ahora si, Carlos, sigue cojiendome.”

Yo le devolvi la sonrisa y mas que eso, me agache para besarla. Todo lo que Patricia estaba haciendo me cachondeaba mucho, apretaba mi verga como nunca antes lo habian hecho. Me dolia pero ya no igual. Curiosamente, en esta nueva posicion mi verga entraba y salia con mas facilidad.
Me la cojia y cojia mientras le mamaba esas enormes tetas, mi verga nunca salio de su culo, los dos jadeabamos, aun habia dolor mezclado con placer. Patricia se estaba, literalmente, derritiendo. Todo su cuerpo estaba bañado en sudor. Temblaba, parecia que tenia convulsiones . Sus uñas se clavaron en mis brazos y supe que habia tenido un orgasmo anal. Al sentir sus contracciones, yo tambien me vine, pero no tuve tiempo de sacarle mi verga y le inunde todo el culo con mi semen.

Asi nos quedamos los dos, ella recostada de espalda en el sillon con sus piernas por encima de mis hombros, yo estaba de rodillas, con mi verga aun adentro de su culo. Recoste mi cabeza entre sus tetas y asi quedamos mientras recobrabamos fuerza. Patricia estaba cantando en voz baja. Ella fue una muy, pero muy buena cojida.
Despues de un rato me enderece, mi verga ya estaba flacida pero seguia adentro. Cuando me retire mire algo que me llamo mucho la atencion. Mi verga venia roja, tenia sangre. Le mire el culo a Patricia, quien pujando expulso mi semen de color de rosa. Se veia asi porque estaba mezclado mi semen con sangre.

Me senti mal, pense que la habia desgarrado o algo, pero ella tenia en su cara una sonrisa y la expresion de placer.

“Patito, perdoname, pero creo que te rasgue.”

“Nah, nomas poquito. Siento que me arde, pero siento la cortadita por fuera de la colita.”

La lleve cargada a la cama, la acoste boca abajo y abriendole sus nalguillas pude ver que, en efecto, la cortada no era interna, sino entre las arruguitas del asterisco. Solo que cada vez que le metia mi verga, le estaba metiendo la sangre tambien.

El tiempo siguio pasando. Hable con Daysia y le conte que nuestro plan habia dado resultado, pero solo le conte que habia sido nada mas esa vez. Patricia y yo nos poniamos de acuerdo para vernos cada semana. Nunca le dije que la primera vez habia sido un plan orquestado por Daysia y por mi para vengarme del estupido de su novio.

Despues, Patricia me conto que ella y su novio no cojian por algo que le paso a Patricia en el pasado, pero en esa ocasion no me conto que le habia sucedido. Nunca supe si el novio se entero que Patricia le pintaba el cuerno de lo mas lindo conmigo, pero despues ya no me importo. Aunque si se llegara a enterar y viniera a reclamarme, en su cara le diria el porque lo hice, a ver si aprende, pero la verdad nunca vino a reclamarle y por supuesto tampoco le pregunte a Patricia si su novio lo sabia.

Patricia decidio quedarse con el bikini aunque le quedara chico, a veces que venia a mi casa se lo ponia y asi andaba con el puesto todo el dia.

En ocasiones, entre semana nos veiamos, aunque no cojiamos porque nuestro dia para cojer solo eran los Sabados, pero como quiera se ponia el bikini para mi deleite, y yo obvio, me daba gusto manoseandola.... Continue»
Posted by Irakundomania 1 year ago  |  Categories: Anal, First Time, Voyeur  |  Views: 300  |  
100%

TENNESSEE 2 (Strip Club)

TENNESSEE 2 (Strip Club)









“Carlos, ¿estaras ocupado esta noche?”

“Pues ocupado, lo que se dice ocupado, pues no. Ire a alocarme.”

“¿Me llevas contigo?”

“Es Viernes, ¿que me dices de tu novio? Nuestro encuentro es hasta mañana.”

“Se fue a Arkansas por una semana. Se lo llevaron del trabajo. Se fue hoy hace unas dos horas y estoy aburrida, no tengo nada que hacer.”

“Entonces ahorita paso a recogerte y hacemos cambios de planes.”

Ya tenia como dos meses que me estaba cojiendo a Patricia cada Sabado desde el incidente del bikini. Cada vez me la cojia por los dos lados, la panocha y por el culo, y cuando me mamaba la verga, solo me chupaba la cabeza.
En una hora ya estaba con Patricia afuera de su casa.

“¿Entonces, a donde vamos?” me pregunto.

“No se, tenia planes, pero podemos ir a otro lado si quieres, a cenar, tal vez.”

“¿A donde ibas a ir?”

“Jeez, no quieres saber.”

“Anda, dime.”

En ese momento Daysia contesto el telefono, yo le habia estado marcando desde mi celular.

“Daysia, ¿estas ocupada?” le pregunte en ingles, ella no entiende español.

“No, ¿porque?”

“¿Quieres venir con Patricia y conmigo? Iremos a comer en algun lado.”

“Ok, solo dime donde y ahi los encuentro.”

Luego de ponerme de acuerdo con Daysia, me fui con Patricia rumbo al restaurant.

“¿No me vas a decir a donde tenias pensado ir antes que yo te llamara?”

“¿Para que quieres saberlo?”

“Curiosidad. Quiza me anime a ir contigo. ¿O es que tienes otra mujer y por eso no me quieres decir?”

“Jajajaja, la verdad es que iba al ‘Jaguars’.”

“¿Eso que es?”

“Un strip club.”

“¿De esos donde las mujeres se encueran bailando?”

“Asi es.”

“No pense que te gustara ir a esos lugares.”

“No los frecuento, no me gusta desperdiciar mi dinero en una sola noche, y menos si no hay suficiente placer. Pero me gusta ir a desaburrirme de vez en cuando.”

“¿Y estas enojado porque cambiaste de planes por mi?”

“No. Claro que no. No debo estarlo. Tu me has dado mucho mas placer que la que me daria una stripper.”

Hubo un largo silencio en el carro hasta que llegamos al restaurant. Afuera ya nos esperaba Daysia.

“Me gustaria conocer uno de esos lugares.” Me dijo Patricia antes que nos bajaramos del carro.

“Creo que si puedes ir cuando quieras, tambien hay muchas mujeres que van. Nomas asegurate de llevar tu ID, porque con esa carita que tienes, no te van a creer que eres mayor de edad.”

En menos de cinco minutos, Patricia me hizo cambiar de planes otra vez y decidimos ir al ‘Jaguars’. Daysia se acerco al carro.

“¿Vienen o no?” pregunto por la ventana.

“Hubo cambio de planes.” Respondi. “Vamos al ‘Jaguars’, subete, vamos en un solo carro.”

“Mejor me voy en el mio, mama me mata si se llega a enterar que deje el carro en cualquier lugar. Alla los alcanzo.”

Siempre se me hizo muy rara la actitud de la mama de Daysia, no la conocia en persona pero siempre que Daysia hablaba de ella sonaba como que trataba a su hija como si fuera una niña. No comprendia porque.

Al llegar al strip club, Patricia estaba nerviosa, pero luego vio que entraron dos hombres con sus respectivas novias y eso la tranquilizo.
Estuvimos ahi como afuera como diez minutos esperando a Daysia que llegara, pero no llegaba hasta que por fin sono mi celular.

“Hey, chicos. No voy a poder llegar, ya estaba cerca cuando mi mama me llamo que necesita el carro, pero diviertanse ustedes.”

“Damn, Daysia. Nunca puedes divertirte con nosotros.”

“Sorry, sera para la otra.”

Ya estabamos ahi, Patricia y yo no nos ibamos a regresar porque Daysia no estaba. Ya dentro, ordenamos unas alitas y dos refrescos (yo no tomo), y las bailarinas comenzaron a llovernos a la mesa. No queria que Patricia se incomodora si la dejaba sola, asi que rechace todo ofrecimiento de bailes privados. Pero habia en un rincon detras de nosotros, una muchacha sola, por la vestimenta, sabia que trabajaba ahi y era bailarina. No podia ver su rostro bien porque las luces eran muy opacas, donde estaba sentada estaba muy obscuro, pero la silueta mostraba un buen cuerpo, ademas de estar muy alta.
Nos acabamos toda la orden de alitas y pedimos otra mas mientras veiamos a las chicas bailar en el escenario. Patricia ya agarro mas confianza y platicaba como si estuvieramos en la plaza. Finalmente la muchacha del rincon se levanto y se acerco a nosotros. La vi muchas veces mirandonos.

“Hola, papi.” Saludo mientras me daba un beso y se sentaba en mis piernas.

“Hola,” contesto Patricia.

Patricia y la muchacha se saludaron tambien de beso, pero ella nunca se bajo de mis piernas.

“¿Como se llaman?”

“Carlos, y ella es Patricia.”

“¿Son novios?”

“No.” Respondio Patricia de inmediato. “Carlos es mi esposo, llevamos dos meses de casados.”

“Aww, que lindo. Yo me llamo Kasandra.”

Kasandra tomo una buena conversacion, logro incluso que Patricia se desinhibiera y se sintio mas relajada. Cuando Kasandra me ofrecio un baile privado, tuve que negarme. Le dije que no queria dejar a Patricia sola. Kasandra dijo que tambien la podia llevar a ella al Champagne Room y que ahi nos bailaria a los dos.

Pregunte a Patricia si queria que le bailaran y con mirada picara dijo que si le gustaria, pero que le daba mucha vergüenza que las otras personas en el club la miraran e hicieran comentarios.
Fue ahi que se me ocurrio que podriamos subir al VIP en el segundo piso. Kasandra dijo que ella nunca subia alla con los clients, pero que esta vez haria una excepcion. La verdad es que yo tampoco nunca habia subido al VIP.

A paso lento y seguro fuimos subiendo las escaleras los tres, yo con la botella que se requiere comprar para poder subir. Arriba nos dirigimos a un cubiculo grande que contaba con dos paredes a los lados y en la parte de atras era una ventana grande del tamaño de toda la pared, la cual, Kasandra nos explico que por fuera era un espejo, es decir, la gente que estaba abajo no podia ver donde estabamos, pero nosotros si podiamos verlos a ellos. Dentro habia dos sofas, uno en cada pared, al centro una mesita con una lampara que tenia tres intensidades de luz para el gusto de la cliententela, dos ceniceros y dos copas. La parte por donde entramos estaba cubierta con una cortina gruesa roja o guinda que impedia la vista hacia adentro.

Cuando nos sentamos, esta vez, Kasandra se sento en las piernas de Patricia. Para mi eso se veia gracioso.
Patricia es una mujer chaparrita, muy delgada, aunque muy chichona. Kasandra era el contraste, ella era altisima, me atrevo a decir que era mas alta incluso que yo, y aun mas por los tacones que tenia puestos. Morena, no era gorda pero si estaba ancha. Cabello largo y enchinado. Era de Honduras. Sus otras tres hermanas tambien trabajaban ahi, pero esa noche solo nos presento a Aracely, la mayor de las cuatro.

Patricia se disculpo con nosotros y se fue al baño y al cabo de unos quince minutos regreso, pero cambiada. Ella siempre cargaba una pequeña mochila y esa noche descubri que siempre llevaba un segundo cambio de ropa por si se le ofrecia. Pero supuse que esa noche tendria otros planes conmigo, porque cuando Patricia regreso, ya no traia su pantalon negro con el que llego y su blusa blanca, sino que del baño salio con una minifalda super pequeña de mezclilla que dejaba ver bien la parte de abajo del calzon rojo que llevaba puesto.

Eso motivo a Kasandra, quien le dio un trago a la botella de vino, y poniendose de pie, se quito el short de mezclilla, la camisa cuadrada y el bra negro que llevaba puesto dejando al descubierto ese par de tetas que aunque eran grandes, se veian chicas junto a las de Patricia.
Debo aclarar algo, recibi mensajes de personas que preguntaron por las tetas de Patricia por la forma en que las describi en la historia pasada, pues bien, las tetas de Patricia son enormes, pero no del tipo que cuelgan con el peso. A pesar de ser grandes, se sostenian bien a buena altura. Son redondas y firmes, no cuelgan nada, cualquiera pensaria que son operadas, pero creanme, esa niña no se ha pasado el bisturi por ningun lado.

Kasandra quedo solo con una tanga negra y se sento montada en mi, Patricia se sento a nuestro lado, pero no tardo mucho antes de que con sus pequeñas manos agarrara las tetas de Kasandra.
La hondureña ya habia comenzado su vaiven encima de mi. Mi verga ya estaba a mas no poder. Patricia se puso de rodillas en el sofa a mi lado izquierdo, su lengua estaba hasta el fondo de mi boca mientras con su mano izquierda seguia jugando con las tetas de Kasandra. Yo, con mi mano izquierda, bajo la falda, hurgaba dentro del calzon de Patricia para acariciar sus nalguitas y con mi mano derecha hacia a un lado el hilo dental de la tanga de Kasandra para pasarle el dedo por toda la raya de esas nalgotas, facil tres o cuatro veces el tamaño de las nalgas de Patricia.

Sin dejar de besarme, Patricia se desabotono la blusa blanca que tenia puesta y quitandosela, la avento al sillon de enfrente. Parecia que Kasandra se sorprendio del tamaño de las tetas de Patricia y sin tardar mucho, estiro sus manos para desabrocharle el bra y quitarselo dejando ese par de melones libres de su prision de tela.
Kasandra le dijo a Patricia que se montara en mi pierna y ella se monto en mi pierna izquierda. Patricia, antes de montarse, se quito la falda quedando en el puro calzon que hasta entonces, me di cuenta que era de encaje.

Ya habia visto a Patricia encuerada muchas veces, y muchas veces me la habia cojido, aunque nunca olvidare la primera vez que me la coji [b](TENNESSEE [Venganza contra un novio])[/i], pero esta vez, seria por la presencia de esa hondureña que tecnicamente era una completa extraña, parecia extra especial.
Patricia me miro con los ojos bien abiertos cuando sintio que Kasandra le chupaba el pezon izquierdo. Supongo que no se lo esperaba y fue para ella una verdadera sorpresa. Yo le di un beso y prosegui a chuparle el otro pezon.

Tan concentrado estaba yo mamandole el pezon a Patricia y jugando con sus nalguitas que no me di cuenta que Kasandra ya no le mamaba la otra teta, sino que ambas se estaban besando. Teniendolas a las dos montadas una en cada pierna, mientras ellas se besaban, yo las abrace a las dos y les chupaba las tetas a las dos. Nunca en mi vida habia tenido cuatro tetas grandes para mi solo deleite. Era la primera vez que estaba con dos mujeres a la vez.

No senti el tiempo que estuvimos en esa posicion, pero supongo que fue hasta que Patricia y Kasandra se quedaron con sus bocas secas. En muchas ocasiones las mire y vi sus lenguas enroscados en ese cachondo beso, claro, quien tenia el control de la situacion era Kasandra, Patricia nunca antes habia estado con otra mujer.
Hasta que sin decir ‘agua va’, Kasandra me sacaba la camiseta y Patricia me abria el pantalon. Una vez que Kasandra me hubo quitado la camiseta, las dos me besaban y me lamian todo el pecho, incluso senti una que otra mordida en mis tetillas. Aunque no me habian quitado el pantalon aun, Patricia tenia su mano dentro sobandome la verga. Ella me lamia y besaba el pecho mientras Kasandra me besaba perforando con su lengua hasta donde alcanzara al tiempo que las manos de ambas se esforzaban por quitarme el pantalon.

Con los pantalones a los pies, las dos se bajaron de encima de mi y se pusieron de rodillas en el suelo. Miraban mi verga como si fuera un, no se, un Oscar, un Golden Globe, un premio Nobel, o quiza como lo que era, una verga que se las cojeria a las dos en unos minutos mas.

Patricia fue la primera que la capturo con su boca, pero me sorprendio la forma en que lo hizo. Siempre que me la cojo, me mama la verga, pero solo chupaba la cabeza, esta vez de una sola bocanada se la metio toda. Debo admitir que mi verga no es tan grande como muchos presumen aunque no sea cierto, mi verga es mediana,, pero para una boquita como la de Patricia, de seguro es enorme y muy gruesa. Kasandra no queria perderse la diversion, asi que se agacho a chuparme los huevos y desde arriba pude ver que su mano derecha la metia dentro del calzon de Patricia para acariciarle esas nalguitas.

Las dos se intercambiaban, primero Patricia me mamaba la verga mientras Kasandra me chupaba las bolas, despues al reves, Kasandra mamaba la verga y Patricia los huevos, pero debo admitir que me gustaba mas cuando Kasandra me mamaba la verga, ella usaba la lengua pero tambien los dientes, a veces me daba ligeras mordidas en la cabeza, y me dolia, pero era un dolor exquisito.
Patricia tambien me encantaba, pero no tenia tanta experiencia como Kasandra, por lo que lo hacia con cierta torpeza, pero algo que Patricia siempre hacia y me volvia loco es que me miraba directo a los ojos mientras me la mamaba, y aunque ya nos teniamos mas que confianza, su carita siempre mostraba timidez.

Entre las dos hicieron que me corriera, pero mi leche la recibio Kasandra en sus tetas, ella era quien me la mamaba cuando me vine. Patricia se acerco a ella y con su lengua comenzo a quitarle toda mi leche de las tetas y una vez que la hubo dejado limpiecita, Kasandra se puso de pie y dandome la espalda se empezo a quitar la tanga lentamente agachandose sin doblar las rodillas. Cuando la tanga cayo al suelo, con sus manos se abrio las nalgas dejandome ver bajo la tenue luz, su culo y panocha, lo cual tome como invitacion para pasarle la lengua.

Patricia no queria quedarse sin participar, asi que desde arriba empezo a lamerle el culo a Kasandra, cosa que me sorprendio de ella, mientras yo le comia la panocha. Vi que Kasandra tambien se razuraba la panocha igual que Patricia.
No se porque Kasandra se tapaba la boca, quiza ella gritaba mas fuerte que Patricia, pero en ese momento no lo sabria, la musica estaba muy fuerte.
Seguimos comiendonos a Kasandra hasta que se enderezo, tomo de la mano a Patricia y la puso frente a ella. Comenzaron a besarse mientras yo seguia dedeando a Kasandra, quien abria sus piernas para que le metiera el dedo aun mas adentro. Y asi estabamos hasta que se chorreo. Esas piernas largas al fin cedieron, gotas de sus fluidos corrian hacia abajo a lo largo de sus piernas. Se dejo caer hacia atras cayendo sentada en mis piernas. Por poco se queda clavada en mi verga, me hizo recordar los videojuegos de Mortal Kombat, cuando los aventaban al vacio y se clavaban en estacas.

Kasandra ya estaba sudorosa, se recargo en mi pecho y tomando a Patricia de la mano, la puso en frente de nosotros, le beso el abdomen y lentamente le fue bajando el calzon hasta los tobillos. Kasandra la dedeo y Patricia solo se dejo hacer apoyando sus manos en los hombros de Kasandra, abrio las piernas para darle mas facil acceso a su panochita.

Que contraste con estas dos mujeres, Kasandra era un mujeron, altisima, ancha, nalgona y chichona, Patricia por su parte, es toda una mujer, chaparrita, delgada, muy poca nalga, pero bien chichona. Las tetas de Patricia era mas grandes que las de Kasandra, mas firmes y mas duras.

Al parecer, Kasandra era quien tenia el total control, ella separo un poco a Patricia de nosotros, solo lo suficiente para poder levantarse un poco, hacerse mas para atras y dejarse caer sobre mi verga para que me la cojiera, y luego hizo que Patricia se montara arriba de ella. Kasandra no cabalgaba arriba de mi como lo es normal, mas bien hacia movimientos circulares que hacian que se sintiera intenso. La panocha de Kasandra no apretaba como la de Patricia, ya la tenia bien bofa, me imagino que Kasandra ya esta muy cojida que incluso tenia la panocha mas abierta que el arco del triunfo.
Montada en Kasandra, Patricia le ofrecia sus tetas para que se las mamara. Kasandra seguia con sus movimientos y yo, debajo de las dos me limitaba a disfrutar la panocha de Kasandra en mi verga, besar su espalda saboreando el poco sudor que escurria y de cuando en cuando, por encima de su hombro, Patricia y yo nos besabamos.

Antes de que me viniera, Kasandra paro, era como si ella hubiera sentido que estaba a punto de vaciarme. Levanto a Patricia y se levanto ella. Cuando se volteo y quedo frente a mi, me di cuenta que no tenia toda la panocha razurada, en la pelvis se le formaba un triangulo mediano con vellos largos y chinos como los cabellos de su cabeza. Se le veia claro que la parte de abajo del triangulo comenzaba exactamente encima del clitoris y le llegaba como hasta la mitad de su pelvis, para que el triangulo de la tanga la cubriera bien.

Yo me levante tambien y Kasandra se sento casi acostada en el sofa. Patricia se empino sin doblar las rodillas para mamarle la panocha y yo por detras le meti la verga entre sus nalguitas.
Me estaba cojiendo a Patricia en esa posicion mientras ella le comia la panocha a Kasandra, formando asi un treneceito. Esta vez Patricia no se cohibia en sus gemidos, gritaba de placer sin importarle si alguien oia, aunque con la musica tan alta, era imposible que alguien la oyera, solamente los tres que disfrutabamos de esa buena cojida, y quiza las personas que estaban en los otros cubiculos privados, si es que habia alguien.

Como ya era la costumbre entre Patricia y yo, me la cojia por los tres hoyos femeninos de su cuerpo, asi que, asi empinada como la tenia, le saque la verga de la panocha para metersela en el culo. Que apretado lo tenia, a pesar de tantas cojidas que le he dado, no he logrado abrirselo. Aunque por las veces que me la he enculado, ya se acopla un poco, ya no siente dolor como la primera vez que me la coji, pero lo seguia teniendo apretadito y eso me encantaba de ella. Me traia recuerdos amargos al igual que agradables, solo una mujer tenia el culo tan apretado como Patricia y su nombre aun hacia eco en mi cabeza. Rosaura (TRES EN LA MIRA 4 [La basura en que me converti]).

Kasandra veia las muecas y gestos que hacia Patricia, supongo que queria ver que y como se lo estaba haciendo, o tal vez se le antojo que me la cojiera otra vez. Kasandra se levanto y camino al lado mio y miro mi verga como entraba y salia por el culo de Patricia.

“¿Se la estas metiendo por el culo?” pregunto.

“Si, nos encanta a los dos por ahi. Lo tiene bien rico y bien apretadito.” Respondi.

Patricia solo solto una carcajada cuando oyo lo que le conteste a Kasandra. Ella puso su dedo a un lado del culo de Patricia y sentia como se la metia y se la sacaba.

“Si a ella te la estas cojiendo por el culo, entonces tambien quiero que me la metas por ahi, eh. Yo pense que no te gustaba por ahi.”

Apenas iba yo a contestar, pero Patricia, entre gemidos y gritos, se me adelanto.

“¿No crees que es a mi a quien debes pedirle permiso?”

“Ah si, si tu eres la dueña de este palo rico. Pero si ya me la metio por la panocha, no pense que hubiera problema si me cojia por detras.”

Yo solo me rei, ahora resultaba que ellas elegian a quien me cojo y a quien no. Como quiera, no deje de cojerme a Patricia, pero girando mi cuerpo por la cintura hacia la izquierda, con mi mano izquierda le agarre las nalgas a Kasandra y con un poquito de esfuerzo le metia el dedo del medio en el culo y Kasandra flexionaba un poco las rodillas hacia los lados para que se le abrieran las nalgas y mi dedo entrara con mas facilidad. Con mi derecha apretaba sus tetas y se las pellizcaba al tiempo que nuestros lenguas se enroscaban. Al flexionar Kasandra sus rodillas se bajaba un poco y quedaba a la altura de mi boca, no habia dudas, ella era mas alta que yo.

Mientras Kasandra y yo intercambiabamos saliva, mire que Patricia volteo a vernos muchas veces, y en su rostro mostraba enojo. No podria creerlo, pero es que acaso Patricia estaba… ¿celosa?
No supe que pensar, pero era obvio que no era el tiempo de pensar en eso si estaba en medio de una cojida.

Patricia solto un grito, prueba de su orgasmo anal, y detras de ella, me vine yo. Alcance a sacarle la verga para chorrearle sus nalguitas y su espalda. Se quedo un rato asi empinada como saboreando el orgasmo.

“Bueno,” interrumpio Kasandra el silencio. “¿Entonces si me vas a dar permiso para que Carlos me la meta por el culo?”


Al principio Patricia quedo en silencio, seria, y a velocidad luz, como si estuviera bromeando, pinto una sonrisa en sus labios.

“Claro que si, Kasandra, hace rato solo estaba bromeando. Tu puedes darle tus nalgas a Carlos si quieres.”

Kasandra se supo contenta y llevando sus manos a sus nalgas empezo a masajearlas y se pasaba el dedo por el culo.

“Bueno, Carlitos, sigo yo,” dijo Kasandra. “Dame el gusto, papasito.”

“Esta bien, pero dame chance a recuperarme.”

Cuando le dije eso, Kasandra y Patricia miraron mi verga al mismo tiempo, ya estaba flacida. Patricia sonrio, aunque le dijo a Kasandra que no habia problema que yo le diera por el culo, podia ver fuego en sus ojos. Algo estaba pasando con Patricia y pronto tendria que averiguarlo.

“Ay, no te preocupes, papi. Yo te ayudo.” Me dijo Kasandra poniendose de rodillas delante de mi, y metiendose mi verga a la boca empezo a mamarmela otra vez.

Kasandra limpio mi cabeza de los residuos de esperma y probo el sabor del culo de Patricia. No se porque, pero siempre que mi verga queda flacida, necesito por lo menos cinco minutos para que se me ponga dura otra vez, pero esa forma que tenia Kasandra de chuparme la verga, con sus lengüetazos y mordidas logro pararmela de inmediato, y se sentia como si fuera la primera vez que iba a cojer en el dia. Hasta hoy, no se como Kasandra logro eso.

Claramente Patricia no estaba contenta con eso, se dejo caer en el otro sofa, al lado opuesto de donde estabamos cojiendo. No se si Kasandra lo noto o no, pero si lo hizo, parecio no importarle. Kasandra se empino hasta que sus tetas descansaban en el asiento del sofa, sin doblar las rodillas. No se como lo hacia siendo que ella es muy alta y con sus manos se abria las nalgas. Yo tenia que cumplirle, ya despues me encargaria de Patricia.

Me acerque y con mi mano apunte mi verga hacia su culo, pense que tendria dificultades para metersela, pero Kasandra hacia unos movimientos con sus caderas, que mas tarde yo en decidir cojermela que lo que tarde en meterle la verga por el culo. Un factor curioso es que me tuve que poner de puntas para alcanzarle las nalgas.

Cuando me la estaba cojiendo, senti algo extraño, era como si tuviera una mano adentro del culo que agarraba mi verga cada que se la metia.
Asi estuvimos en ese ritmo, ella empujaba sus nalgas hacia atras al tiempo que yo empujaba mi verga hasta adentro. Por supuesto que el culo de Kasandra no apretaba como el de Patricia, pero esos movimientos que hacia eran mas que suficientes para hacer venir a cualquiera. Kasandra apretaba el culo cada vez que la metia y eso era delicioso, ademas de que a veces se enderezaba un poco de modo que su espalda quedaba recargada en mi pecho, eso hacia que se sintiera como si me fuera a quebrar la verga por la mitad, hasta que senti que me iba a escurrir, creo que ella lo sintio tambien, porque estiro su mano izquierda agarrando la base de mi verga, la apreto de una forma que evito que me corriera como por otros cinco minutos hasta que ella tuvo su orgasmo, entonces solto mi verga y antes que se la pudiera sacar, estiro su mano aun mas y agarrandome de las nalgas, evito que se la sacara y llene todo su culo de mi leche.
Kasandra se dejo caer en el sofa con una gran sonrisa en los labios y justo en ese momento se oyo la voz del DJ anunciando a Kasandra en la pista numero dos.

“No se vayan a ir, eh. Ahorita regreso, nomas bailo dos canciones y me vengo.”

Kasandra rapidamente busco su tanga, se la puso, tambien el sosten y el atuendo que llevaba para bailar que consistia en un short de mezclilla cortisimo, una camisa cuadrada de vaquero amarrada en un nudo debajito de las tetas y un sombrero rosa. Se vistio a velocidad rayo.

“Ya vuelvo.”

Y se fue bajando corriendo las escaleras, hasta que hubo desaparecido entre la gente alla abajo. Entonces Patricia se levanto del otro sillon. Mientras yo me vestia, ella solo se quedo parada en silencio en frente de mi.
Cuando me puse la camisa…

“¿Te gusta ella?” pregunto.

“¿De quien hablas?” pregunte levantando la cabeza.

“De Kasandra. ¿Te gusta?”

“Es bonita, pero apenas la conocimos, no me puede gustar asi de rapido.”

“Pero te la cojias con gusto.”

“Porque el sexo se disfruta, Patito. ¿Que te sucede?”

“No me cayo bien. Es muy igualada.”

“Pero si tu tambien lo disfrutaste cuando te besaba y te chupaba las tetas y todo lo demas.”

“Si. No niego que me gusto lo que me hizo. Pero no debiera atribuirse esa confianza.”

Patricia y yo nos fuimos caminando hasta la ventana que daba para abajo, a parte de que estaba muy obscuro arriba, la gente no nos podia ver porque por fuera era un espejo, pero nosotros si podiamos ver el escenario y todas las mesas de alla abajo.
Patricia aun seguia toda encuerada, y asi sin vestirse se metio dentro de mis brazos que tenia apoyados sobre el cristal y los dos mirabamos a Kasandra bailar. Los que le estaban poniendo el billete en la tanga no se imaginaban que Kasandra tenia el culo lleno de mi leche, ya que no la tiro ni cuando se vestia.

“Patito.”

“Mande.”

“¿Porque le dijiste a Kasandra que eras mi esposa?”

“¿Te m*****o?”

“Para nada, mas bien me sorprendio. Tu no eres asi de impulsiva.”

“Perdoname, Carlos, lo que pasa es que senti celos que llegara sentandose en tus piernas y diciendote ‘papi’, por eso lo dije, para ver si se te bajaba, porque para mi, solo eres mi papi y de nadie mas, pero ya ves que no le importo que fuera tu esposa.”

“¿Celos tu, Patito?”

“Si, no se como explicartelo. Quiero a mi novio, pero cuando estoy contigo, te siento mio. Y aunque suene egoista, me cuesta trabajo tener que compartirte, que te cojas a alguien mas que no sea yo y encima que lo disfrutes.”

“Pero, Patito. Tu sabes que yo soy tuyo como tu eres mia, pero solo de cuerpo porque asi lo decidimos, ¿recuerdas?”

“Si, lo se. Y no creas que me olvido de Daysia. Se que tambien te la has de estar cojiendo. Es mi amiga y ando dejando que su novio me este cojiendo.”

En ese momento recorde a Daysia. Patricia seguia creyendo que Daysia era mi novia y encima ahora me confiesa que piensa que me la estoy cojiendo tambien. Aun no le confesaba que solo era un plan elaborado para cojermela y asi vengarme del estupido de su novio.

La forma de moverse de Kasandra, creo que estaba motivando a Patricia, porque mientras yo me apoyaba con mis brazos extendidos sobre la ventana, Patricia comenzo a moverse sensualmente al ritmo de la musica entre mis brazos, y cachondamente pegaban su cuerpo contra el mio, especialmente sus nalguitas. Las chocaban contra mi pelvis en la forma en que Kasandra golpeaba sus nalgas contra el pecho del fulano que estaba parado frente a ella bajo el escenario.

Patricia se dio media vuelta y quedo de frente conmigo, llenandome de besos por todos lados…

“Carlos, perdoname por comportarme como una chiquilla.”

“No te preocupes. Es mas, te confieso que me exita que te sientas asi, me gusta que sientas ese adueñamiento sobre mi.”

Me dio otro beso.

“Carlos, dime que me amas. Aunque no sea cierto, dime que me amas. Quiero escucharte decirmelo.”

“Te amo, Patito.” Le conteste en casi un susurro al oido.

“Yo tambien te amo, papi.” Me dijo y me dio otro beso aun mas humedo y cachondo.

El beso fue lo suficientemente largo e intenso para no darnos cuenta que Kasandra ya habia terminado su rutina y habia subido las escaleras.

“Uy, pero que enamorados estan ustedes, jejeje.” Interrumpio Kasandra.

Patricia y yo solo sonreiamos, pero como por arte de magia, la sonrisa de Patricia volvio a ser esa sonrisa timida y con vergüenza que la caracterizaba. Me dijo que se iba a vestir y que seguia completamente encuerada, me dio otro beso y al pasar al lado de Kasandra, la atrajo hacia si para besarla. Kasandra, por supuesto correspondio al beso agachandose porque Patricia, literalmente le llegaba abajito de las tetas. Y despues desaparecio en el baño.

“Se ve que te quiere mucho,” me dijo Kasandra mientras se recargaba en el cristal al lado mio. “Hasta llegue a sentir, que en realidad no queria que tu me cojieras.”

Solo sonrei, si ella supiera toda la verdad.
Kasandra seguia toda encuerada, solo tenia la tanga puesta y el resto de su ropa en su mano.

“Me gusto estar con ustedes. Nunca habia hecho esto, yo aqui solo bailo, es la primera vez que subo al VIP con clientes.”

Lo que me recordo. Saque me cartera.

“¿Que haces?”

“¿Cuanto te debo?”

“No, nada. Te dije que me gusto hacerlo con ustedes. Esto no fue por dinero. Es mas, pueden venir cuando quieran, o si lo prefieren, nos ponemos de acuerdo y nos reunimos en algun lugar para disfrutar de mas accion como esta, pero en la comodidad de una cama. Mis nalgas son tuyas siempre que quieras, papito.”

Patricia regreso en ese momento, ya vestida y refrescada.

“¿De que hablan?”

“Nada importante, solo le agradecia a tu esposo el rato agradable que me regalaron.”

“Bueno, nosotros tambien lo disfrutamos, ¿verdad, mi amor?”

“Si, claro que si.” Respondi.

Los tres nos miramos y Kasandra se acerco a Patricia para darle un abrazo y ofrecerle sus tetas una vez mas para que se las chupara. Patricia, ni tarda ni perezosa, se metio una a la boca y luego la otra y sellaron con un beso de lengua.

“Bueno, creo que ya nos vamos,” interrumpi. “Ya casi amanece y hay que levantarse temprano.”

“Si,” respondio Kasandra. “A mi tambien ya me dijeron que debo bajar, que ya pase mucho tiempo con ustedes.”

“Entonces, ya no te detenemos, y te dejamos hacer tu trabajo.”

Patricia y Kasandra se volvieron a besar y luego se acerco a mi.

“Gracias,” me dijo mientras metia toda su lengua dentro de mi boca y me daba una tarjeta con un numero de telefono. “Llamenme cuando quieran o vengan cuando quieran. Yo los recibire con los brazos abiertos… Y con las piernas abiertas tambien.”

“Gracias, Kasandra.” Respondi.

“No. Kasandra no. Ese es el nombre que uso aqui en el trabajo. Mi nombre es Daniela.”

“¿Daniela?” Interrumpio Patricia. “Me gusta mas que Kasandra. Yo soy Karla Patricia.”

“¿Karla? ¿Carlos y Karla? Awww, eso si es bonito.”

Los dos nos despedimos de Kasandra/Daniela y nos dirijimos a mi carro. Aunque ya era tarde, la noche aun era joven para nosotros. Era Sabado por la mad**gada, ese dia ninguno de los dos trabajaba, asi que podiamos hacer algo mas.

“¿Quieres comer algo?” Pregunte.

“¿Crees que hallemos algo abierto? Pasa de la medianoche."

“Siempre hay algo abierto. Y luego te llevo a donde quieras.”

“A tu casa. Mi novio no esta, asi que no ira a buscarme en mucho tiempo. Ademas, Sabado es nuestro dia, ¿recuerdas? Quiero pasar la noche y dormir contigo.”

En las semanas siguientes tuvimos varios encuentros mas con Kasandra/Daniela, en otras muchas ocasiones, solo me la cojia yo, a veces en su casa, a veces en la mia.
Incluso me presento a sus otras hermanas que tambien trabajaban en el ‘Jaguars’. Aracely, que la conoci en esa noche, Damaris y Darcy, aunque nunca supe si eran sus verdaderos nombres o seudonimos como Kasandra.
Me lleve mejor con Aracely que con las otros dos, incluso me llegue a cojer en dos ocasiones. La primera vez fue un regalo de cumpleaños Aunque ella estaba casada y su marido le daba permiso de trabajar de stripper, no de cojer, pero ella quiso darme las nalgas. Pero mi colita privada de entre las hermanas, seguia siendo Kasandra/Daniela.

Ante todo, Patricia seguia siendo mi mujer, tenia su novio, pero pasaba mas tiempo conmigo. Con el no cojia, pero yo no le fallaba ni una semana, pero habia alguien mas que se esforzaba por entrar a mi circulo… Daysia.
... Continue»
Posted by Irakundomania 1 year ago  |  Categories: Anal, Group Sex, Voyeur  |  Views: 84  |  
100%

EN LA CABAÑA 2

2da parte de EN LA CABAÑA.

Me tenían bien ensartado boca abajo sobre la cama y por mas que me revolvía y pujaba debajo de Juan este casi ni me dejaba moverme solo quería metérmela mas pero sus pelos ya pegaban sobre mi traserito y ya tenia su gordo garrote hasta adentro sin dejar un milímetro fuera.

Me acomodo de ladito sin sacarmela y asi quede de frente a la verga de Paco que inmediatamente me puso su verga en la cara, me embarraba un liquido trasparente por toda ella sin dejar un solo lugar seco, después me acomodo su bolsota de huevos en mi boca y me dijo, -Chupamelos Mijo-.

Juan me seguía bombeando el culo mientras Paco gosaba con la mamada de huevos que yo le daba,
le chupaba una bola, luego la otra, mi boquita se perdia entre tanto vello púbico pero yo estaba bien concentrado en chupárselos de vez en vez sentía que me tragaba un pelo pero no me importaba, yo quería seguir saboreando esa bolsa peluda de uno se mis culiadores.

De pronto vi que Juan sin sacarme la verga se agacho un poco para alcanzar la punta del garrote de Paco y abriendo toda la boca la engullo toda, a el si le cupo toda a pesar de lo cabezona, yo segui mamando mi peludo paquete.

Me la enterraban toda, en cada embestida de mi culiador sentía en mi barriga una bola que se formaba como si se fuera a salir la punta de su verga, yo me lleve ambas manos hacia enfrente como tapando un posible hoyo que me fueran a hacer, y en cada metida yo trataba de agarrar esa bola pero mas tardaba en agarrarla con mi mano que esta en desaparecer para enseguida volver a aparecer,
Con mis manos sobre mi barriga le esta puñeteando la verga a mi cojedor!.

Este ya no pudo aguantar mas y comenso a retacarmela mas adentro mientras se venia dentro de mi y me decía, -Me vengo papito, Me vengo-, Yo sentía que me echaba un litro de leche caliente y se la recibi toda.

Paco también ya estaba a punto de venirse y retirándose un poco comenso a chisporrotearme toda la cara, Senti el primer disparo de mecos sobre un ojo, inmediatamente los apreté y segui sintiendo chorro tras chorro por toda mi cara mientras decía -asi putito, recibe mis mecos en tu carita que para eso eres nuestro putito, asi putito, asi-.

Me habían rellenado el culo de mecos y enseguida me habían cubierto la cara de mas mecos, Que rico sentí eso!.

Me quise limpiar pero los muy cabrones dijeron -Espera te vez bien bonito asi, Pareces una niña con la leche de su macho-, Y con sus dedos me la empezaron a hacercara la boca para que me los comiera, asi lo hice, ellos me los acercaban con un dedo y me hacían chupar ese dedo hasta no dejar nada en ellos, Me comi todo lo que me dieron!

Asi quedamos los tres sobre la cama descansando,ellos de sus venidas y yo de sus metidas.

Paco se levanto y dijo,-Voy a mear afuera- Juan lo siguio a hacer lo mismo y yo no me quise quedar atrás y también sali detrás de ellos.

Me coloque entre los dos para mear pero Juan volteo hacia mi y comenso a mear pero sobre mi pito, Paco se coloco detrás de mi y me echaba los orines en mis nalgas, era mi primer Golden Shower, cosa que después supe que asi se llamaba eso.

Realmente me gusto sentir bien caliente sus meadas sobre mi, Entramos y Juan me dio una vieja toalla para que me secara.

Se diriguieron de nuevo a la mesita y llenaron sus vasos de licor otra vez, Yo tome mi refresco pero ellos entre risas me invitaban a tomar de sus vasos, yo accedi y le di un sorbo uno de los vasos, Senti que me quemaba la boca y lo escupi, ellos reian a todo lo que daban, me dijeron que se tomaba de sorvitos, lo volvi a intentar y esta vez ya no me quemo, aunque no me gusto me lo tome.

Loa tres desnudos descansábamos sobre la cama, ellos grandes y peludos y yo pequeño y sin aun pelos en mi cuerpo.

Juan estaba recostado de lado y yo me acurruque detrás de el, Sentia su gran cuerpo calientito y sin querer lo abrase por detrás, El sintió esto y en son de vacilada le dijo a Paco,-Mira nomas falta que este cabroncito me quiera coger, jajaja, fue la respuesta de Paco y luego me dijo a ver metele la verga, nomas de pensar en eso sentí que mi verguita se ponía dura, al ver esto Juan dijo, Mira mi culo y boca abajo se lo abrió, tenia tanto pelo en las nalgas que apenas asomaba un poco de este, sentí que mas se me paraba la verga, nunca me la había visto de ese tamaño, estaba bien paradita y gordita.

Me acomode sobre sus peludas nalgas y asi como ellos me la habían dejado ir, asi yo también quería dejársela ir a ellos.

Cuando sentí en la punta de mi palo el culo de Juan me puse mas caliente y empuje hacia adelante a ver si se la podía meter, Entro la cabesita y sentí riquísimo eso.

Paco me empujaba las nalgas para metérsela mas a Juan y este recibió otro pedaso de mi parada verga.

Después de unos cuantas metidas, sentí algo que nunca había sentido, Me comenso en la punta de mi palo y me recorrio toda la espina dorsal hasta hacerme cerrar los ojos, Me estaba viniendo por primera vez! Como lo habían hecho mis dos culiadores dentro de mi, Fue maravilloso sentir esa nueva sensación!
Me dejaron descansar pero faltaba Paco de culiarme y aunque se había venido en mi cara el quería también culito nuevo, asi que se acostó boca arriba en la cama con las piernas colgando y me hiso sentarem en su chilote cabezon, yo estaba de espaldas a el y me la fue metiendo poco a poco, cuando ya la tenia a la mitad me jalo una pierna dándome a entender que me volteara hacia el para quedar ambos de frente.

Sin sacármela me fue dando vuelta pero a la mitad del camino me dio unas metidas de verga y sentí que me exploraba otros lugares nuevos dentro de mi bombeado túnel.

Por fin me tubo empalado de frente a el y procedio a dejármela ir completita, yo se la recibia toda con mucho placer, yo no dejaba de pujar y de pensar en lo lindo que sentía aquella manguerota cabezona dentro de mi.

Se comenso a mover mas rápido y me di cuenta que ya estaba a punto de venirse, me agarro de mi cinturita y me la enterro hasta el fondo, entre jemidos y hayes de dolor y gusto mios se vino bien adentro de mi.

Estaba recibiendo otra bañada de mecos en lo profundo de mi culo tragon, Que maravilla!

Nos comensamos a vestir y yo me despedi de ellos con un beso en la boca a cada uno, realmente me estaban convirtiendo en todo un putito. Y la verdad a mi me encantaba eso.










... Continue»
Posted by rulisdtj 9 months ago  |  Categories: Gay Male, Taboo  |  Views: 1008  |  
100%
  |  2

Vacaciones en la playa...... (y 4)

El día transcurrió de lo más tranquilo. Lo pasamos en la playa, comimos en un chiringuito una paella...lo típico de unas vacaciones en la playa. Lo que no era tan típico es que mi novia no quisiera echar un polvo conmigo. ¿estaría enfadada por todo lo que le hice trabajar el día anterior?, no creo. Parecía que estaba disfrutando...no quise comerme más la cabeza, simplemente estaría cansada...la verdad es que yo también lo estaba...

Por la noche salimos de marcha. Nos fuimos a una zona de pubs y discotecas. Había bastante gente y estaba muy animada la zona. Lo malo de salir en verano, el calor. Lo bueno, las tías se visten con faldas y tops minúsculos...una pasada.

Las chicas, Silvia y Nekane, iban bastante arregladas. Provocativas, como siempre, los tíos no paraban de mirarlas sin importarles que nosotros fuéramos con ellas. Entramos en un pub-discoteca. Estaba bastante lleno así que buscamos una esquina donde ponernos a bailar.


- Os parece bien aquí -dijo Marcos casi gritando por el efecto de la música
- Perfecto -Contestó Silvia.
- ¡Joder Fran! Has visto a la tía que está pidiendo en la barra! Vaya pelirroja...

Era una pelirroja de pelo corto, alta y llevaba un vestido blanco de tirantes. Era tan corto el vestido, que al estar apoyada en la barra hablando con la camarera le pudimos ver parte del culo.

- Tenemos que ir a por ella -Dijo Marcos
- Espérate primero a ver si tiene novio y está por aquí.
- ¡Qué más da! No me cortes el rollo, vamos a por ella y nos la tiramos a medias, como en los viejos tiempos.
- Te olvidas de las chicas...te recuerdo que están aquí con nosotros...
- Ellas están bailando a su bola ¿no las ves?, joder! Si no te vienes voy yo solo...

En ese momento la pelirroja fue hacia los aseos.

- ¡Venga! Vamos ahora que está en el aseo...

Me cogió del brazo y me arrastró hasta el aseo. La chica estaba dentro. Marcos abrió la puerta.

-¡eh! Está ocupado -gritó la pelirroja

Aun así Marcos y yo entramos cerrando la puerta.

- No pasa nada cariño...tú te estás maquillando y nosotros vamos a mear...no te m*****aremos.

Nos sacamos la polla mirándole a ella. Le cambió la cara cuando nos vio que ya estábamos medio empalmados. Nos dimos la vuelta y empezamos a mear. En eso ella nos tocó en el hombro.

- A ver, daros la vuelta.

Le hicimos caso y nos cogió la polla mientras nos miraba fijamente.

- Seguro que solo queríais mear...no queréis nada más de mi...
- Estamos dispuestos a lo que sea pelirroja- le dije

Nada más decir eso se arrodilló y se metió mi polla en la boca, empezó a comérsela como una desesperada, incluso me pegaba pequeños mordiscos.

-¡Joder Marcos! Pues sí que tenía hambre la tía...dije entre jadeos...

Marcos que estaba de pie al lado mía le arrimaba la polla a la boca, pero está no le hacía caso, estaba como loca con mi rabo...

-¡Ya vale!, que la idea ha sido mía!- gritó Marcos- ¡Apóyate contra la pared preciosa!

La chica le hizo caso. Apoyó sus manos en la pared, se agachó y se subió el vestido dejando un hermoso culo en una posición inmejorable. Marcos y yo nos abalanzamos para follarla, pero él llegó antes.

-Ahora es mi turno- dijo riéndose Marcos. Tranquila, que no te va a doler. Te la voy a meter muy despacio, hasta que te entre toda zorrita...aunque seguro que ya te han dado otras veces por este precioso culito...así que no te dolerá...

Le clavó la polla en el culo de un solo golpe. La chica dio un grito bestial pero lejos de enfadarse le decía entre gemidos:

- Métemela más...
- Ya la tienes toda dentro...22 cm de carne para ti sola.

La envestía salvajemente. Yo no podía aguantar más así que le separé las manos de la pared, me puse enfrente de ella apoyándome yo en la pared. Ella se agarró fuertemente a mi culo mientras Marcos le envestía. Aprovechando que la polla le llegaba a la altura de la cara le dije:

-¿continuas con la mamada?

Sin pensárselo empezó de nuevo a comer. Al rato Marcos me hizo una señal.

-Mira zorrita ahora mi amigo te la va a clavar por el culo, puede que te duela porque su polla es más gorda que la mía, pero vas a disfrutar muchísimo...

Nos cambiamos los papeles. No le debió doler nada cuando se la metí porque por ese agujero cabían dos pollas como la mía...

- Me gusta más el culo de tu novia...

La pelirroja, que le estaba comiendo el rabo a Marcos hizo un gesto para darse la vuelta y recriminármelo, pero Marcos le giró de nuevo la cara y le volvió a meter la polla en la boca
- Tu sigue comiendo guapetona...y tu Fran termina ya que las chicas se van a mosquear...Nos corrimos los dos casi a la vez. Yo lo hice dentro del culo de la pelirroja y Marcos le puso la cara perdida de leche. Esperamos a que se limpiara y le dimos un beso para despedirnos. Salimos del aseo y estaban nuestras chicas bailando con los Nacho, Max, Raúl e Ivan...

- joder, ya están aquí los pesaos estos...-dijo Marcos.
- No son pesaos, a mi me caen bien...

Nos acercamos.

- Hola chavales.
- Hola -contestaron dándonos la mano..
- Ahora mismo hay en el aseo una pelirroja, buenísima y bastante putilla - le dije a Raúl
- y no me dejas hoy a tu novia- preguntó Raúl
- ¡Nooo! Hoy no...puede que otro día te llame para un regalo que he pensado para ella, pero ahora aprovechar lo que hay en el aseo.

Se fueron los cuatro corriendo al aseo. No me quiero ni imaginar lo que le hicieron a la pelirroja aquella noche.

Nekane había bebido más de la cuenta e iba un poco mareada. Me ofrecí para sacarla fuera de la discoteca, yo tampoco aguantaba más el calor y el humo que había allí dentro. Nos sentamos en un banco mientras se le pasaba. En eso salió también de la discoteca Max y vino hacia nosotros.

- ¿Ya habéis terminado con la pelirroja?
- Ni te imaginas el polvazo que le hemos echado...bufffffff he terminado reventado!
- Ya os lo advertí...menuda tía...
- ¿y vosotros que hacéis aquí fuera?
- Nada. Nekane esta mareada y le he acompañado fuera para despejarse...
- Oye, tú crees que podremos repetir lo de la otra noche en vuestra casa...estuvo muy bien.
-Pues no sé, depende de las chicas...
-Es que yo quiero volver a probar el culo de Nekane...me he enamorado tío. No paro de pensar en ese culo, es el mejor que he visto en mi vida...
-Pues igual me pasa a mí, estoy obsesionado con su culo

Nekane estaba al lado nuestro pero no se enteraba de nada, llevaba un buen ciego.

- Oye Max, quédate un momento con Nekane que voy yo a buscar a Silvia y a Marcos. ¿Ok?

Fui para dentro y me encontré con una situación que no esperaba. Marcos bailaba pegadísimo a Silvia, extremadamente pegado, restregándole el paquete a mi novia, pero no era el único. Raúl estaba igual de pegado pero por la parte de atrás...Silvia me vio e hizo un intento de separarlos pero le hice un gesto para que siguiera. Ella me sonrió y siguió restregándose con Raúl y Marcos. A ver si se le pasaba el cabreo y por la noche por fin podía follármela a gusto.

Cuando salí vi que Nekane estaba sentada encima de Max y que este estaba haciendo unos movimientos muy raros.

- ¡Joder Max! Que está borracha! ¡Como te pones a darle por el culo!
- no he podido evitarlo. Se lo he preguntado y me ha dicho que si...
- pero no ves que no sabe lo que dice...
-¿paro?
-a hora ya que te has puesto termina...y hazlo antes de que salga Marcos.

Se la terminó de follar encima del banco. Cuando acabó tuve que ser yo el que se la quitara de encima y el que le pusiera de nuevo el tanga. Que tentación! Pero tenía que reservarme para esta noche. Mi novia me esperaba...

Silvia y Marcos salieron de la discoteca a eso de las 3 de la mañana. Fuera les esperábamos Nekane y yo. Esta ya estaba mejor, me preguntó varias veces porque le dolía el culo...solo pude reírme. Cuando salió Marcos vi que estaba empalmado además llevaba una mano en el culo de mi novia.

-¡Cambio de pareja! -dije

Cogí a mi novia por la cintura y nos fuimos a casa.

Al llegar subimos cada uno a su habitación. A mi novia se le había olvidado el bolso en el coche así que baje de nuevo al garaje a buscarlo. Por el pasillo me encontré a Nekane que iba en pelotas medio zombi, le di una fuerte palmada en el culo y le dije "¡a la cama!".

Cuando subí a la habitación oí que Silvia estaba con alguien. Me asomé por la rendija y vi que Raúl estaba allí dentro. Mi novia estaba desnuda sobre la cama. Estaba preciosa sin nada puesto, con ese chochito depilado y ya húmedo esperando que la penetraran y los pechos sueltos, apuntando hacia el techo...Raúl estaba enfrente de ella, solo con los calzoncillos puestos...de momento solo hablaban

- ¿tienes novia Raúl?
- no, hace un par de meses que cortamos...
- ¿y eso?
-era muy estrecha. Yo necesito una mujer potente...como tú...
- ¿te gustó lo del otro día?
- Por supuesto, fue el mejor polvo de mi vida...jamás había follado con una tía tan buena como tu...
- ¿y qué es lo que más te gusta de mi?
- todo, pero sobretodo las tetas...me pasaría horas enteras comiéndotelas...
- Pues tu tampoco estás nada mal. Se nota que vas al gimnasio, vaya cuerpo más tonificado y que abdominales...
- ¿Las quieres tocar?
-¿Puedo?
- Por supuesto.

Raúl se tumbó al lado de Silvia y está empezó a tocarle los abdominales. Estaba dispuesto a entrar pero oí:

- Mi novio también tiene un buen cuerpo...
- ¿lleváis mucho tiempo?
- un año y algo...
- ¿y le quieres?
- mucho
- pero parece muy liberal. ¿no le importa que te lo montes con otros?
-Esto es solo un paréntesis de vacaciones. Después volverá todo a la normalidad...cada uno con su pareja.

Eso me había gustado. Seguí mirando desde la puerta. Ella sabía de sobra que yo estaba mirando desde la puerta y parecía no importarle. Quería darme celos, yo, que soy muy orgulloso, deje que Raúl siguiera su juego con ella.

- oye Silvia...
- dime...
-Pon una mano aquí - señalando a su paquete...
- Ves lo caliente que me pones. Tengo la polla a punto de reventar...

Silvia metió una mano en los calzoncillos y empezó a pajearle. Entonces no pude evitarlo y entre en la habitación. Al verme Raúl se incorporo y los dos se callaron.

- buenas noches. ¿interrumpo?
-no,no yo ya me iba...dijo Raúl...
- no te preocupes hombre, sigue, sigue con lo que estabas haciendo.

Yo me iba desnudando mientras hablaba. Raúl se volvió a acostar en la cama y Silvia le bajó los calzoncillos. Su polla salió disparada y mi novia no tardó en metérsela en la boca. Me acosté al otro lado de ella.

- Cariño, ves tú metiéndomela por el culo...
- No Silvia, esta noche no...hoy te quiero follar bien el coñito.

Le aparté de Raúl, la tumbé boca arriba y me tire encima de ella, follándomela con más ganas que nunca. Los dos gritábamos y Raúl, de rodillas en la cama, se la meneaba mientras miraba. No tardamos mucho en corrernos, terminé abrazado a ella que me cogía fuerte del culo apretando hacia dentro como si no quisiera que mi polla saliera nunca de ella...

- Si has terminado, ¿puedo yo? -preguntó temeroso Raúl...
- Sí, tu turno.

Me senté en la cama esperando que la verga me respondiera para un segundo asalto. Raúl cogió la misma postura que yo, casi con la respiración entrecortada se la metió muy poco a poco y le estuvo cabalgando un buen rato, corriéndose también dentro de ella. Yo tenía mis manos muy ocupadas con sus tetas...

- oye Raúl, ¿quieres probar algo nuevo?
- Claro, de ti espero lo que sea

Yo ya sabía lo que era. Mi novia era muy aficionada a jugar con mi culo. Al principio a mi no me hacía ninguna gracia pero acabé aceptándolo. Puso a Raúl a cuatro patas en la cama y separo con las manos su culo.

-Qué buen culo tienes Raúl...Además depilado como me gustan...

Raúl puso cara de satisfacción, cara que le cambió cuando mi novia metió un dedo en su culo. No se quejó, pero por la cara creo que le había dolido, le hice un gesto indicándole que aguantara. Al final pareció gustarle porque con una mano se la estaba meneando mientras mi novia le metía el segundo dedo...

- Joder Silvia, déjale ya al chaval que le estará doliendo -le dije.
- No, si no duele...-dijo Raúl mientras se la meneaba.

Mi novia sacó los dedos y metió su cara entre el culo de Raúl, empezó a besarlo y morderlo.

- Silvia, te apetece tener dos pollas dentro de ti...yo ya estoy listo de nuevo.

Sacó la cara del culo de Raúl y dijo:

- Está bien, pero antes tendréis que hacer lo que os diga...
- Haremos lo que sea, dijo Raúl...
- quiero que le hagas una paja a mi novio…después dejare que me folles el culo hasta que me lo revientes
- ¿Qué?!!! -dije yo. No pienso dejar que un tío me la menee
- Hazlo por mí, me excita mucho, siempre ha sido una de mis fantasías...
- Joder pero es que es muy fuerte lo que me pides...
- Da igual -dijo Raúl. Vamos a hacerlo, total es un momento solo y luego le reventamos el coño y el culo.

Silvia se sentó enfrente nuestra, con las piernas abiertas y sus dedos jugando con su chochito húmedo. Raúl se sentó al lado mía, en la cama y me cogió la polla. Los dos estábamos embobados viendo como su dedo índice entraba y salía de su coñito.

Ella se frotaba muy fuerte y Raúl, mirándola como medio ido empezó a pajearme cada vez más deprisa. Silvia nos miraba a los dos con una cara de vicio que yo jamás le había visto. Realmente estaba disfrutando viendo a un hombre machacándosela a otro. Yo me sentía cada vez mas excitado a pesar de que sabía que era un hombre el que me la estaba meneando. Intente con todas mi fuerzas aguantarme…pero la cara de vicio de mi novia y la mano de Raúl subiendo y bajando cada vez más deprisa no me dejaron mucha opción… al final terminé explotando. El primer lefazo salió disparado y al intentar aguantarme los siguientes acabaron siendo un reguero de leche que se deslizo polla abajo hasta la mano de Raúl

Me tumbe suspirando y muy avergonzado porque sabía que era una de las mejores pajas que me habían hecho en mi vida… y había sido un tío.

Silvia se acerco y empezó a limpiar todo el semen que había en mi polla dulcemente. Estuvo así un buen rato. Mientras yo seguía pensando en el pajote que me había hecho Raúl y volvía excitarme de nuevo. Mi polla se puso dura de nuevo, lista para follarme a la zorrita que, sin tocarme, había conseguido que tuviese una de las mejores corridas de mi vida.

Entonces se puso encima de mí y se la metí hasta el fondo. Tenía el coño empapado. Raúl se colocó detrás y se la fue metiendo poco a poco por el culo. Silvia no paraba de gritar y jadear, aquello era realmente excitante, sobre todo para ella que siempre había tenido la fantasía de tener dos pollas a la vez dentro.
Raúl que mientras me hacia el pajote había aguantado con la polla a punto de reventar la envestía con la fuerza de un toro. Estaba como loco y sus pollazos, dentro del culo se Silvia, hicieron que más de una vez mi polla se saliera del coñito de mi novia. No me importaba porque estaba tan mojado que mi polla, a pesar de su grosor, volvía a entrar con facilidad.

Raúl fue el primero en correrse. Agarro a Silvia del pelo hacia atrás y arqueándole la espalda le pego cinco o seis arremetidas que estoy seguro que le llenaron el culo de leche

Silvia y yo nos corrimos a la vez justo después.

Raúl se fue a su casa dándonos antes las gracias varias decenas de veces. Aquella noche dormí relajadísimo.

A la mañana siguiente, cuando me desperté las chicas se habían ido de compras y nosotros nos bajamos a la playa. El mar estaba tranquilísimo, no había ni una ola y además el agua estaba muy clara. Dentro del agua había un grupo de 5 chicas, de no más de 20 años, jugando con una pelota. Nosotros nos pusimos a nadar y nos paramos muy cerca de ellas.

Mientras le contaba a Marcos lo que había pasado la noche anterior se les escapó la pelota a las chicas y se quedó entre nosotros dos. Vinieron las cinco nadando rápido para ver quien la cogía antes. Aprovecharon para presentarse. Fue pasando una a una para darnos un beso. Una de las chicas aprovecho para meterme mano en el paquete. A juzgar por la cara de Marcos, también se lo tuvo que hacer a él. También noté algunos manotazos y pellizcos en el culo. Por supuesto yo también aproveche y dejé mis manos sueltas bajo el agua. Una de las chicas, que tenía un culito delicioso, me pilló con la mano palpando su ojete.
Pensé que lo que iba a hacer era quitarla de allí, pero no, la cogió y la metió dentro de su bikini rojo, por la parte delantera. Estuve acariciándole un buen rato e incluso llegue a meterle un par de dedos mientras todos hablábamos muy animadamente. A pesar de lo fría que estaba el agua, notaba calentísimo el chochito aquella chica. Marcos tenía dos chicas subidas, literalmente, encima de él. Le cogían por el cuello, dejándole las tetas pegadas a la cara. Marcos jugaba con ellas, dándoles mordiscos en los pezones y sujetándolas bien del culo.

Yo, que estaba mirando a la orilla, vi que nuestras novias volvían. Al ver como Nekane se quitaba el pareo y dejaba su culo solo con el minúsculo tanga negro, deje de pensar en las chicas que estaban con nosotros.

Silvia y Nekane vinieron hacia nosotros. Al verlas venir, las chicas se fueron a seguir jugando con la pelota.

-¿qué hacíais con esas chicas? -preguntó Nekane
- pues no lo has visto?. Hablar y ya está -contestó Marcos.

Nos estuvimos bañando y no pude evitar llevar una mano al culo de Nekane. Estuvimos casi media hora hablando los cuatro en el agua, y durante toda la media hora, mi mano no salió del culo de Nekane, que lo disimulaba muy bien.

Fuimos a casa a preparar la comida. De nuevo se repetía la escena, Marcos y Silvia en la cocina, y yo con Nekane en el comedor. Estábamos sentados en la mesa, Nekane enfrente mía. Esta vez fui yo el que se metió debajo de la mesa, me acerqué a ella, le abrí cuidadosamente las piernas, separe con una mano su tanga blanco y pegue mi cara a su rajita. Empecé oliéndolo. Respiraba profundamente con la nariz casi metida en su agujerito. Era un olor maravilloso que me encantaba, hice cuatro o cinco respiraciones fuertes y empecé a trabajar con la lengua.
Primero dándole grandes lametazos que recorrían toda su raja y después introduciendo la lengua dentro, dándole pequeños mordiscos en los labios, comprobando su elasticidad. Estuve varios minutos disfrutando de ese rico manjar y de los sabrosos jugos que resbalaban por sus muslos. Cuando fui a quitar la cara de en medio de sus piernas, para volver a sentarme en la mesa, Nekane, metió las manos debajo del mantel y empujó mi cabeza de nuevo hacia su coño. La restregó fuertemente hacia él dejándome casi sin respiración. Yo no aguanté más, salí violentamente de debajo de la mesa, cogí a Nekane en brazos y la subí muy rápidamente a su habitación.

Al entrar, no cerré ni la puerta, la empuje contra la pared, subí su falda y de un golpe le arranqué el tanga. Me arrodille y me dispuse a comerle el culo. Separe bien las nalgas dejando bien abierto el agujero y la lengua hizo el resto. Disfruté más que nunca, ella tenia una mano en el coñito, que volvía a estar empapado. Cogí un bote de lubricante que había encima de la mesita de noche de Marcos y lo unté bien por el culazo de Nekane y por mi polla. Ella, que seguía apoyada en la pared, soltó un grito cuando mi polla resbaló entera hacia dentro de su culo. Me la follé salvajemente, se la metía entera en cada golpe y acabé con mi leche dentro de ella.

Al sacar la polla ella se dio la vuelta. Me miró fijamente y me dio un beso en la boca que duró bastante. Se arrodilló, me cogió la verga, que ya no estaba tan dura, se la metió en la boca y la estuvo chupando un buen rato, limpiándola y saboreando mis fluidos. Desde abajo nos avisaron de que la comida ya estaba. Nekane y yo no teníamos ya hambre. Ya habíamos comido bastante.

He de reconocer que sentía un ligero dolor en la polla y en los huevos. En parte era normal. Me había pasado la mitad del tiempo de las vacaciones follando y la otra mitad empalmado. Necesitaba un descanso, aunque con unas tías así parecía imposible.

Aquella iba a ser la última noche de vacaciones. A la mañana siguiente volvíamos a casa. Pensé que sería un buen momento para sentarnos los cuatro a hablar y aclarar toda la situación que habíamos vivido, y así hicimos. Nos sentamos en la terraza, mirando al mar y tomándonos unas copas. Fui yo el que empezó a hablar:

- Supongo que todo este "intercambio de parejas" que hemos vivido estos días acabará cuando volvamos a casa...

- Claro que si -respondió mi novia.
- Lo que no tenemos porque ocultar es que Fran y yo nos atraemos y Silvia y Marcos también...-dijo Nekane.

- Ya, pero yo te quiero a ti y supongo que Silvia también querrá más a Fran que a mi. Así que mejor que a la vuelta cada uno vuelva con su pareja.
- No se si podré aguantar de nuevo estar tan alejado de tu culo Nekane...

Ahí acabó la conversación. Las chicas bajaron a dar un paseo por la playa y Marcos y yo nos quedamos hablando.

-Han sido las mejores vacaciones de mi vida...
-Pues ya ves. ¿cuántas veces te has follado a mi novia? -le pregunté
-Tres veces.
-¡tres!, yo solo me acuerdo de 1 y de la cubana que te hizo
-¿y tú a la mía?
-3 y un par de mamadas que yo recuerde...
-¡que cabrón! Has disfrutado bien del culo de Nekane...
-y tu de las tetas de Silvia!...
-Tío, es una pena que se acabe...
-Pues si...aunque a mí no me importaría que alguna otra vez te follaras a mi novia...
-y a mí tampoco que te follaras a la mía...siempre que yo lo supiera antes...
-Te tomo la palabra!

Y así quedó resuelta la cosa. Volvimos a casa con un pacto para poder follarnos a la pareja del otro, previo aviso...si lo cumplimos o no, es tema para otro relato...
... Continue»
Posted by 2911mag2 1 month ago  |  Categories: Anal, Gay Male, Group Sex  |  Views: 858  |  
25%
  |  2

EN LA CABAÑA

Continuacio de Por un dolar y En los arbustos

Después de unos días ya estaba listo para otra sesión de sexo, A pesar de mi corta edad me estaba volviendo adicto a la verga de mis dos culiadores.

Desde lejos vi a mis dos amigos platicando sentados en las vías cerca del arbusto donde tanto placer había recibido, Me dio gusto verlos y sentí que se me hacia agua el culito.

Al estar junto a elos crei que nos meteríamos a nuestro escondite pero Paco nos invito a su casa que estaba por ahí cerca.

Caminamos unos 15 minutos mas y al ver una vereda que partia y se alejaba de las vías nos dijo,
-Es por aquí, mas adelantito esta mi cabaña.

Llegamos a una pequeña casa y entramos, era nada mas un gran cuarto que tenia una mesa con dos sillas, una estufa unos trastos y en el otro extremo una cama y una comoda con cajones.

Paco y Juan llevaban unas bolsas de papel de donde sacaron una botella de licor y unos refrescos
sacaron unos vasos desechables y se sirvieron medio vaso de ron con coka y un poco de agua mineral a mi me ofrecieron un refresco de naranja que acepte.

Juan me dijo, -Mira mijo te traje esto para que te pongas, Yo vi lo que saco de otra bolsa de papel y vi que era un vestido de mujer, mas bien de niña ya que estaba muy chico.

Me desnudaron y ya que me tenían bien encueradito Juan me ayudo a ponerme el vestido, me quedaba muy apretado de arriba y de abajo nomas me cubria hasta media nalga, Ellos estában felices con ese espectáculo.

Me dijeron que caminara por todo el cuarto y yo bien obediente camine moviendo mis nalguitas para que ellos me vieran y se calentaran.

Seguían tomando sorbos a sus tragos y festejando el espectáculo que les daba al caminar por toda la habitación, Uno le dice al otro, -Mira que bonita se le ve la verga levantando el frente del vestido, baje la mirada para mirarme y vi mi verguita bien paradita, apuntando hacia enfrente y levantando el vestidito con mi cabezita asomándose, mientras por atrás el vestidito me tapaba nadamas la mitad de mis nalgas.

Paco me dice,- Ahora parate de espaldas a nosotros y agachate hasta agarrarte con las manos tus tobillos, Me agache y asi lo hize, voltie hacia ellos y ya estaban desnudos jalándose las vergotas ricas que se cargaba cada uno.

Ahí estaban mis dos culiadores sentados en la cama y jalándose cada uno su chilote, viendo como les ofrecia mi casi recién desquintado culo de chamaco.

Paco volteo a verle la verga a Juan y le dijo, -Que gorda la tienes, me dejas tocártela a lo cual este accedió ofreciéndosela, Paco la tomo con una mano y se la empezó a chaquetear, Juan hizo lo mismo y se la agarro a Paco asi que ahora se estaban puñeteando la verga uno al otro.

Yo seguía en la misma posición, agachado, ofreciéndoles mis nalgas con mis manos en los tobillos.

Juan me dice, -Ven Mijo, acércate a nosotros y soltando la verga de Paco me sienta en una de sus peludas piernas y me da un buen bezo en la boca para luego seguir besándome el cuello y las orejas, El otro nomas veía esto casi con la baba de fuera y también se une a nosotros besándome atrás de mi cuello para luego bajar por mi espaldita hacia mis nalgas para besarlas también.

Yo me sentía en la gloria, me estaban besando todo, incluyendo mi verga y mis huevitos, Que rico sentia todo eso!.

Me acomodaron sobre la cama con los brazos y las piernas bien abiertas y después de turnarse mamandome el culito, Mi desquintador Juan se acomodo detrás de mi y procedio a meterme la verga, me la hiba metiendo centímetro a centímetro y yo sentia como se me habría mi ano pero ya no sentia dolor, ya la quería adentro completita y asi se fue llendo hasta que sentí que me llegaba hasta el estomago.

Me tenían bien empalado pero eso es lo que yo quería desde hacia varios días y eso es lo que me estaban dando.













... Continue»
Posted by rulisdtj 9 months ago  |  Categories: Gay Male, Taboo  |  Views: 1274  |  
100%
  |  2

en la cascada

Hola, me llamo Mariel, soy estudiante universitaria, tengo 24 años y vivo en la ciudad de México, soy muy bonita, dulce y femenina, aunque no tengo mucho busto, si tengo unas caderas anchas y un buen trasero. Quiero compartirles un relato de algo que me sucedió cuando tenía 19 años.Un fin de semana fuimos varios compañeros de la universidad a nadar a un lugar por Hidalgo donde hay albercas amplias y bonitas, con agua caliente y borbollones, desde que íbamos en el camino yo iba con mi novio jugueteando, besándonos y todo eso que podemos hacer en una camioneta, y pues echando relajo y cantando canciones.

Debo mencionar que el que era mi novio en ese tiempo, lo quería mucho y ya habíamos hecho el amor unas dos veces, entonces pues ya conocíamos nuestros cuerpos y nos queríamos mucho; pero yo sentía que necesitaba más de los 15cm. que él me ofrecía y me daba mucha pena decirle y además no tenía la confianza para decirle lo mucho que me atraía el placer sexual.

Llegamos al lugar y pusimos un asador y todo eso; me fui a ponerme mi traje de baño, era bonito amarillo sin ningún dibujo, me gusta ese color pues contrasta lindo con mi piel morena, lo único malo era que no era de buena marca y si se me ponían duritos los pezones se me notarían fácilmente y ya mojado se transparentaba un poquito, pero pues dentro del agua ya nadie lo notaria (pensé).

Nos metimos a la alberca, nadamos todos, y comenzamos a jugar todas las parejas un juego que aquí en México le llamamos caballazos, este juego consiste en que las chavas nos sentamos en los hombros de los hombres ellos se paran dentro de la alberca y gana el que logre derribar a la pareja oponente, ¿lo has jugado alguna vez?, Jejeje.

Entonces sabrás que lo más rico del juego es el contacto corporal, yo sentía como mi novio me acariciaba la piernas, de pronto ponía sus manos en mis piernas acariciándome la parte interna de los muslos, eso me mojaba más que el agua misma, mi pubis se frotaba conta su cuello y yo lo apretaba más con mis piernas, eso me hacía sentir un liquido más caliente entre mis piernas que el agua misma y mira que eran agua termales, o sea calientes.

Esto me estuvo excitando, luego comenzamos a tomar un poco y yo me sentía mareada y dentro de la alberca sentía que todo se me movía, además de que reía como loca. Entonces le dije a mi novio que fuéramos a una parte un poquito alejada de la alberca, hasta donde había una cascada, y fuimos.

Fue muy romántico, nos pusimos debajo del agua y no podíamos ni abrir los ojos, entonces así a ciegas, comenzamos a besarnos y acariciarnos, mis pezones se pusieron erectos, él me tocaba con sus manos bajo el agua solo nos separaba la delgadilla tela de licra de nuestros trajes de baño, sentí como su miembro crecía y eso hacía que me lubricara más. Yo estaba muy excitada y comencé a sentir el deseo de ser penetrada, era como un calor, una ardor o un dolor intenso en mi conchita que exigía ser calmado con una gran inyección dentro de mí, esto aumentaba cuando comenzamos a frotarnos, yo estaba contra la pared de roca atrapada por él y su miembro que me aprisionaba y no me dejaba moverme.

El se movía como si estuviera penetrándome pero los movimientos eran muy discretos pues había gente cercana que podía mirar lo que hacíamos, era delicioso, mi clítoris estaba tan paradito que podría verse una pequeñísima protuberancia a través de la delgada tela de mi bañador.

Entonces le dije fuerte en el oído (el ruido de la cascada no nos dejaba hablar), métemelo, lo necesito métemelo todo, entonces él me dijo, no como crees, puede vernos alguien. Eso me apagó me frustró y me enojé con él. Nos salimos de la alberca y yo estaba muy m*****a, todo el placer que había sentido se había cambiado por enojo, nos reunimos todos lo que íbamos a comer y era notorio ante todos que estábamos m*****os y ya no estábamos juntos ni nada.

Para darle celos empecé a juntarme con un amigo mío… que también iba en el viaje, (me gustaba hace tiempo pero no se habían dado las cosas). Yo veía como se enojaba y eso me alegraba más, eso le pasa por despreciar mi conchita y por pudoroso, comencé a tomar y a bailar con mi amigo mientras mi novio ya estaba medio borracho con sus amigos y ni me hacía caso, no se si fue el alcohol o las ganas de fastidiar a mi novio pero le dije a mi amigo que fuéramos a nadar juntos y él sí quiso.

Mi novio no hizo nada, yo creo que pensaba que lo quería demasiado para hacer algo malo, además ya ni se podía parar, entonces nos metimos a nadar y platicar y me rocé con él varias veces y me dijo, puedo ver tus pezones a través de tu traje ¡eh! Jejejejeje y le respondí, jajajaja! Yo también veo los tuyos y le agarré ambos pezones y se los pellizqué con fuerza, eso lo excitó y sentí su miembro crecer, y pensé… ¡wow! Esto si es una buena arma.

Eso me excitó mucho y a él también, entonces le dije que fuéramos a la cascada y accedió, allí cubiertos por el agua nos besamos y tocamos, fue riquísimo, la idea de estar con otro hombre, que no era mi novio, me excitaba más aun, mi conchita estaba tan mojada que sentía que calentaba el agua de la alberca. Entonces yo no me iba a quedar sin sexo en esa tarde y le dije métemelo, y él, a diferencia de mi novio dijo Siii…

Entonces me recargó contra la pared de aquella cascada artificial, y sin quitarse su traje sacó su miembro, no se si era el agua pero yo lo vi del doble de tamaño que el de mi novio, lo tomé con mi mano y lo sentí tan fuerte, tan grueso, entonces sin quitarme el bikini solo lo hizo a un ladito y se asomaba mi rajita, el jugueteó un poco con mi vellos, esos vellos cortitos y delgados, suaves como un algodón, rizaditos como solo los tienes a los 19, ya que nunca te has rasurado…

Bajó más su mano y sentí su dedo que iba hurgando lujurioso por mi rajita, hizo pequeños círculos en mi clítoris eso lo levantó, mis pezones paraditos llamaron su atención y deslizó su mano desde mis nalgas, por mi espalda hasta llegar a mi seno, el cual mordisqueó suavecito mientras lo apretaba con fuerza por su circunferencia. Estando bajo el agua lo abracé con mis piernas y acercó su miembro; a mi me emocionó mucho, sentí su glande buscando abrirse paso entre la tela de mi bañador, como cuando un toro empuja la puerta de su prisión, solo que esta vez no para escapar si no para ser prisionero de mi muy estrecha cueva en ese entonces.

Dirigí mi mano hacia abajo y antes de que llegara él movió bruscamente su pija y eso le abrió paso hasta el fondo, solo pude gritar un fuerte ¡ahhhhhhhhhhh! de placer, fue un momento inolvidable, sentirme flotando en el agua abrazada a él con brazos y piernas, ensartada en tan tremendo pene y sobretodo ancho miembro viril , fuerte, penetrante, empezó a entrar y salir, mi propio peso hacía que mi clítoris rozara y se aplastara con fuerza en la base de su pene y eso me hizo tener un orgasmo, pero de pronto algo sucedió…

Una señora con sus dos hijos estaba cerca entonces, para que no se diera cuenta de lo que estaba pasando nos quedamos inmóviles, y eso fue genial, no tienes idea de lo emocionante que fue estar allí, como desnudos ante la gente, sin movernos y su pija dentro de mi, nos seguimos besando como si fuéramos una pareja común, besándose en un parque o cualquier lugar, entonces como no se iban me acerqué y le susurré al oído, relájate ahora me toca ordeñarte.

Le dije apriétate bien fuerte contra mi, y sentía su pubis fuertemente contra el mío…, podía sentir nuestros vellos púbicos tallarse con tal fricción, lo abracé con fuerza con mis piernas y empecé a contraer mi vagina, a apretar su pene una y otra mordida, como si mi vagina fuera un becerrito y su pene mi alimento, pude sentir como se excitaba y crecía más dentro de mi…

De pronto tuve un orgasmo y eso me hizo contraer fuertemente mi vagina, él me abrazó bien fuerte y con un grito masculino comenzó a eyacular dentro de mí, sentía la fuerza de sus contracciones, fue tan intenso que hasta imaginaba sentir las venas de su pene duras, dándole firmeza a la pija que en el fondo de mi concha bombeaba espesa leche, como estábamos inmóviles puede contar sus chorros de semen, saliendo dentro de mi, no puedo olvidarlo…

Una contracción pequeña, una mediana , luego una grande acompañada de esa sensación de líquido caliente, otra contracción igual de fuerte y más leche, otra acompañada de un gemido, ahhhhhhhhhhh, y sentí como su leche salia por mis labios menores escurriendo hasta mi ano, para luego diluirse por el agua, cuatro contracciones pequeñas más y sentía como se desvanecía entre mis brazos mientras recargaba su cabeza en mi cabello, inmóvil, su piel erizada y pequeñísimas contracciones cada vez más espaciadas hasta que terminó.

Bajo mi mano, toco sus huevos y están duritos pegados al pene, como fieles bombeadores se relajan y se cuelgan de nuevo, bajo mis piernas, él se hace para atrás y saca su ya débil y semi flácido miembro, acomodamos nuestros trajes de baño, reposamos, no besamos y reímos como niños que han hecho una travesura.

Salimos de la alberca y regresamos con los compañeros, a la fogata, a cantar y convivir un rato, mi novio me mira, seguro podía distinguir en mi rostro el placer de más de dos orgasmos en menos de una hora, le digo, oye chiquito, acompáñame al baño ¿no?

El estaba afuera de la puerta del baño, yo me bajé el bikini y él podía ver mis pies con sandalias y bikini en el piso, se escuchaba mi orina dorada caer en el inodoro, un chorro recio, como el de una hembra que acaba de tener sexo, miré hacia el agua del inodoro y veía como mi orina se hacía espuma al chocar con el agua, esa espuma eran mis jugos y el semen de mi amigo, eso me excitó en sobremanera pensar en la leche de mi amigo pegada a las paredes de mi vagina, escurriendo lentamente como espuma en una bañera.

Abrí la puerta del baño, lo jalé adentro, cerré la puerta, le bajé su short y comencé a chupar frenéticamente su pija, los ojos de mi novio se desorbitaban, saqué su pene de mi boca, y mirando su glande, empecé a meterle mi lengua en el orificio de su pene, él se estremecía y alejaba diciendo, nononoo, me duele, pero si paraba decía, sigue, sigue por favor…

Ya lo conocía y sabiendo que pronto terminaría, tuve un deseo sucio y bajo, pensé: ¿tener leche de dos hombres dentro de mí? ¡Wooooow! Me volteé e incliné con mi mano, dirigí su pija a mi estrecha y casi virginal conchita, entró hasta el fondo muy rápido y él me dijo, oye nena, si que te tengo a mil.

Yo le respondí, claro tigre, jajajaja, lo que él no sabía era lo que lubricaba mi cuevita eran el semen que su amigo minutos antes había bombeado inundándome, y que mi vagina todavía no recuperaba el tamaño que había dejado mi primer amante de ese día.

Entró y salió como 10 veces y de pronto sentí nuevamente la sensación de su miembro iba a eyacular, y otra vez apreté con fuerza, él gritó y soltó su semen dentro de mi, y creo que vació sus bolas dentro de mí, sentí como salía por mis labios menores, esta vez escurriéndose hacia mi clítoris, pues estaba volteada, me acaricié y nos relajamos.

Volvimos con mis compañeros y estuvimos hasta media noche en la fogata, la sensación de tener el semen de dos hombres me mantuvo a mil toda la noche, podía sentir como escurría un poquito a cada instante y se salía caliente de mi concha, una sensación similar a la de estar en mis días, pero esta vez salía semen de mi.

Regresamos a casa al otro dia, y como es de esperarse tuve remordimiento de conciencia, pues temía quedar embarazada, fui muy afortunada y no pasó nada, tampoco me contagiaron de nada, creo… yo solo se que han pasado 5 años de eso, y nadie puede saberlo, pero se que soy adicta al sexo, o a la leche, o no se.

Creo que tengo mucho que contarte.
... Continue»
Posted by fernandomex 3 years ago  |  Categories: First Time, Group Sex, Taboo  |  Views: 1465  |  
93%
  |  2

trio en Andorra

Fin de semana en Andorra, nos apetecía ir a Calea, hacia tiempo que no nos veíamos y estábamos deseando amarnos, entramos en las piscinas y nos fuimos directos a los jacuzzis, mmmh que agua más calentita y con burbujas que te relajaban todo el cuerpo, nos quitamos los bañadores te acercaste, te cojí por el hombro te recostaste sobre mi y nos besamos lenta y suavemente, nuestros penes se pusieron duros de inmediato y nos lo acariciábamos mutuamente, que dulzura como disfrutábamos el momento, era ideal, de repente viste que alguien nos observaba en el otro jacuzzi, era un joven precioso, con rasgos asiáticos, nos está mirando, que hacemos?, me dijiste, llámalo creo que le gustaría estar aquí, te contesté, con un mano le hiciste una señal para que pasara a nuestro jacuzzi, viene para aquí, me dijiste, él se metió en la bañera enfrente de nosotros, solo quería ver como nos besábamos, le complacimos y seguimos besándonos muy suavemente, después giramos los ojos y vimos su bañador a su lado y sus dos manos debajo del agua, sonreíste, me giraste la cara y me metiste tu lengua en un beso muy obsceno, de repente el asiático estaba a nuestro lado mirándonos de cerca, le besaste y luego yo, se quedo sin saber que hacer y de repente dijo “mas”, y nuestras tres bocas se unieron, primero tu, luego yo, tu y yo, los tres, que imagen más sensual, después saliste del agua muy lentamente dejando ver tu preciosa verga dura como una roca, bese tu bello capullo mientras nuestro amigo no perdía detalle, le gustaba, le gustaba lo que veía, y me metí muy lentamente tu polla en mi boca, chupándola con ansia pero con dulzura mientras nuestro amigo quería estar en mi lugar y acercó su boca a tus huevos y los lamió, estábamos los tres súper excitados, pero la gente empezaba a mirar y decidimos irnos, quedamos los tres en la salida, tras ducharnos no teníamos muy claro si volveríamos a ver a nuestro amigo asiático, pero sí, estaba en la puerta ya esperándonos. Nos fuimos al hotel andando ya que no estaba lejos, mientras nuestro amigo hacia una llamada para decir a alguien que no le esperaran, no quería intromisiones estaba muy excitado. Al entrar en la habitación y tras unas botellas de champan, fuimos directos a la cama, nos pusimos los tres derrodillas uno delante del otro en un triángulo y nuestras pollas se juntaban mientras los tres nos besábamos, que imagen más excitante, cada uno cogíamos las nalgas del otro mientras nuestras pollas se entrelazaban maravillosamente, no puede más y baje a comerme esas dos preciosas pollas que se me ofrecía, primero una y luego otra y luego las dos a la vez que casi no me cabían en la boca, nuestro amigo asiático gemía sin parar de placer mientras te besaba con un deseo infinito, subí mi lengua por vuestros cuerpos hasta los labios, era el turno de nuestro amigo, que las chupaba con una pasión desmesurada, era la primera vez que tenia dos pollas en su boca y lo estaba disfrutando como nunca, casi me corro, por eso me tumbe y me lo puse encima, bajo su cuerpo y puso su culito en pompa, no lo pudiste resistir y empezaste a lamer su culito con pasión, mientras el asiático me besaba y jadeaba de sentir tu lengua en su agujerito como disfrutaba, mientras combinabas tus lamidas en su culo, sus huevos y mi polla, era fantástico, tenias lo que deseabas y lo disfrutabas, pusiste mi polla en su culo y te fuiste al minibar, cogiste un bote de nata que había y le metiste la punta del bote en el culo, apretaste y un montón de nata se introdujo en él, rebosando por fuera, en ese momento mi polla le entro sin dificultad, nuestro amigo dio un grito de placer delicioso, nata y polla en su culo estaba fuera de sí disfrutaba como un loco, veías esta escena y te ponías loco, sacaste mi polla e introdujiste la tuya, que maravilla, nos turnábamos metiéndosela, uno después el otro, fantástico, mientras nuestro asiático no quería que ese momento finalizara, en mi turno de enculada le cogí las nalgas y se las abrí bien para poder metérsela más y una visión y una idea se apoderó de ti, “le caben las dos”, y no te lo pensaste dos veces y haciendo sitio con mi polla, metiste la tuya sin dudar, que delicia tenia mi polla en su culo y notaba el roce de la tuya, era demasiado para los dos y nos corrimos como una fieras dentro de él, con unos chorros enormes de leche que mezclados con la nata le rebosaba de su culo maravillosamente mientras nuestro amigo gritaba y gritaba de placer deseando que no se acabara nunca tanto placer, satisfecho te tumbaste a mi lado e incorporándome, me traje con mis manos en su culo su polla a mi boca y me la trague con una pasión y un deseo descontrolable esa maravillosa verga que estaba deseando descargar, la chupe, la chupe y lamí como un loco, mientras hacías fotos con tu móvil ya que esa imagen te excitaba muchísimo, I come, come, dijo nuestro amigo esperando a que sacara su polla de mi boca, pero al ver que esa no era mi intención le dio mucha más lujuria y agarrando mi cabeza con sus manos me folló la boca muy rápidamente hasta que con un grito dio su lechada inmensa y deliciosa en mi boca, sin fuerzas pero feliz se tumbo junto a los dos y nos quedamos dormidos











... Continue»
Posted by luiso 2 years ago  |  Categories: Gay Male, Group Sex, Masturbation  |  Views: 491  |  
80%

TRES COLES Y UN AMIGO EN LA RUTA

saakludos b*****rs!!! esta mdio largo pero asi fue!!1
pue he estado inactivo porque el trabajo ha estado ewscaso pero hoy me desquite cabron!!!
recien me subi al camion y estaban desviando el trafico y no se porque pero se llena el camio pero cabron cosa que no es normal aca, lo bueno es que era l hora de salida de estudiantes,y se suben tres gueritas de ojo verde,2 en pants y una en patalon de poliester pegadisimo a sus nalgas!!!yo de inmediato me fui colocando para llegar a su lado estan las tres en linea me pongo en medio del camion detras de ellas.
primero le di un llegue a una de pants...hha que rica estab la guera y venian sudadas,,, asi que olia a sudor..pero ese sudor rico de mujer joven....ella sintio cuando se me empieza a parar... y se rie...las amigas ni en cuenta..pero me tuve que mover para no verme obio y le doy un llegue a la segunda..igual y me siente me voltea a ver voltea a ver a su amiga que me esta viendo y se suelta riendo...no pues que e doy un ampujon rico....la neta hasta la empuje hacia el barandal del asiento y ella nada mas se rio...segui moviendome y llego con la de pantalon de polister...era la mas alta,casi como yo...(1.70) y estab morra tenia el pantalon pintado a su cuerpo!!1 las nalgas completamente redondas,una ricura de escuincla!!! y cuando siente la verga abre los ojos con sorpresa..y las dos amigas la voltean a ver riendose y las tres sueltan la carcajada!! la neta estubo bien sabroso!! a esta si la goze un poco mas porque era la que estab al final y pude darle sus restregones ricos...lo buenop es que ya se en donde se suben y espero darles otro llegue y tomarles unas fotos..
de regreso aun estan llenandose el camion y en la parada habia un bato con una morra en mallas grises casi casi transparentes...NETA!!!! la verdad normalmente veo que las morras s eponen una camiseta de fuera para taparse la cola cuando traen mallas pero esta no traia nada y era como si estuviera desnuda!!hasta los carros le tocaban el claxon cuando pasaban....total que la veo y ese guey me ve que la estoy viendo y me voleta ver con ojos de enojado. pero el no la abrazaba ni le agarraba la mano asi que pense que solo era un amigo.de inmediato y dandole gracias a san chikan me bajo el calzon por debajo del pantalon y me preparo... llega el camion y dejo que se suban ese guey me voltea a ver para ver si le estoy viendo la nalgas la morra y la neta si se las voltee a ver a lo descarado..cuando se subio al camion hasta una camel toe le pude ver!!!una delicia!!! me subo al camion y yo sabia que mas adelante se iba a subir mas gente y asi fue..este cabron estab parado al lado de la morra y cuando vio que me etaba acercando a ellos. no me perdia de vista...afortunadamente san chikan se porto generoso...haciendo bioien mis calculos logre quedar JUSTO DETRAS de ese DELICIOSO banquete que el cielo me mando...y bolas...que le ensarto la verga...NO MAMEN!!!!
estos meses de abstinencia se compensaron...que delicia de culo....y en mallas....el guey ese se veia que estab a punto de explotar cuando vio que me estaba agasajando justo frente a el a esa delicia...y me dice:
OIGA SENOR MUEVASE PARA ATRAS NO? y le conteste q tranquilamente que ya o habia lugar... Y nada mas se me queda viendo hacia abajo...yo con la verga ensartada en las nalgas de la morra...y ella....NI PIO DIJO....oi que el le pregunto -ESTAS BIEN? TE BIENE m*****ANDO?... y ella le respondio: -NO DEVERAS ESTOY BIEN... y trato de distraerlo...yo la neta hasta una sonrisa solte y ese cabron casi me asesina con la mirada...llegamos a la parte de baches....haaa no me vuelbo a quejar de los baches de la ciudad...cada salto una ampujada de verga en esas nalgas.....si tan solo ese cabron no hubiera estado me hubiera sacado la verga para gozarla completamente,pero aun asi estubo chinghon!!!! desgraciadamente se vacio el camion y tuve que soltar la presa..hubieran visto la cara de ese guey cuando me ve la verga parada y la raya de las nalgas que quedaron sudadas del lo juto que ibamos la morra y yo..me aleje con una sonrisa y ese guey la neta que hast estab temblkando del coraje..pero quien le dice que sea tan guy no ? yo si hando con una morra asi la abrazo y protejo....
saludos banda!! ... Continue»
Posted by AXCED 1 year ago  |  Categories: Anal, Masturbation, Voyeur  |  Views: 44  |  
50%

me converti en la mujer de mi tio

Me desperté como a eso de la una de la tarde. No sabía exactamente donde estaba. Me gire, y sentí el aroma de mi tío: lo recordé todo. El culo me ardía por momentos. Pero no me sentía bien. Me daba mucha vergüenza. Mi tío no estaba en el cuarto. Me quede en silencio escuchando y había. “Quizá se ha ido” pensé. Mejor, lo que menos quería era volver a verlo. Me levante, estaba desnudo, y cada paso que daba, sentía el culo raro. No encontré mi ropa. ¿Dónde la deje? Intenté recordar.

Me la había quitado con él, debe estar por aquí. Pero el cuarto estaba limpio, salvo la cama, estaba impecable. “Mierda, mi tío la recogió, ¿Dónde la puso?”. Empecé a buscarla, abrí los armarios, camine, siempre intentando no hacer ruido, por el piso de arriba y no encontraba nada, además del cuarto donde ‘lo hicimos’ o ‘me lo hizo’ había otros dos cuartos, pero estaban limpios. Entre al baño y nada tampoco. Tomé una toalla y me até alrededor de la cintura.

Me acerqué a las escalareis y empecé a bajar despacio. Quedaba la posibilidad de que mi tío estuviera abajo y no quería que me viera, por sobre todo quería irme e intentar poner un telón oscuro sobre el incidente. Llegué al piso de abajo En completo silencio empecé a mirar, al parecer si estaba solo, pero mi ropa no aparecía por ningún lado. “Me voy en toalla” pensé, pero no traía las llaves tampoco, estaban en la bolsa de mi pantalón.

Volví a subir haciendo un poco más de ruido ya confiado en que estaba solo, abrí los armarios y había un poco de ropa pero era de mi abuela. No servía, bajé otra vez ya haciendo ruido normal y escuche la voz de mi tío: —Eres tú ¿preciosa?— No hable, el corazón se me disparó, quizá no había revisado bien la casa o acaba de llegar, su voz se escuchaba desde el fondo de la casa. —Ven, Luna—. Luna “¿Quién demonios es Luna? ¿Me está hablando a mí?” Antes de tener tiempo de esconderme salió de una puerta al fondo de la casa. —Ven—, me ordenó. Volvió a desaparecer por la puerta, Lo vi fugazmente pero noté que no traía camisa. Me quede inmóvil un segundo, pensando que podía hacer. No podía hacer nada y me acerqué en silencio.

Llegué a la puerta y miré al interior de la habitación. Era una pequeña habitación apenas tenía espacio para una mesa y una silla. Mi tío estaba sentado en la silla y en la mesa frente a él estaba una computadora. Cuando entré al cuarto me miró. —¿Cómo amaneciste preciosa?—, yo no tenía ganas de jugar. —Tío, solo quiero mi ropa e irme, por favor—. Mi tío extendió la mano, ofreciéndomela, —¿Por qué amor? ¿No te gusto lo de anoche mi amor?— Yo no le di la mano, solo quería irme. —Por favor tío, solo quiero olvidar todo, déjeme ir—. Me tío se levantó un poco y me tomó de la mano, me jaló hacía él. Te sujeto por la cintura y me obligó a sentarme sobre sus piernas. Era extraño, pero con él prácticamente no tenía voluntad para resistirme a lo que pedía. —Mira—, me dijo señalando la pantalla de la computadora. En la pantalla aparecía yo, a cuatro patas y un hombre, que solo podía ser mi tío, intentando metérmela. Mientras miraba, no podía creerlo, él comenzó a besarme el cuello. Me dieron inmensas ganas de llorar. No podía creerlo era como una pesadilla. Sentía los labios de mi tío en el cuello, sus manos acariciándome la espalda. Me empezó a mordisquear la oreja, en la pantalla apoyaba su peso contra el mío y empezaba a bombear de verdad, unos gemidos suaves escapaban de mí en el video.

—¿Ves amor? Ayer lo disfrutaste—. —Tío, ayer fue un error, no sé que me pasó, pero ya por favor tío, déjeme—. Ya no lo soporte y un par de lágrimas empezaron a rodar por mis mejillas. Mi tío las vio y de inmediato las limpió. —No llores hermosa, mira tú y yo vamos a ser pareja, vas a ser mi hembra y yo voy a ser tu macho—, mientras hablaba me acariciaba la espalda y me acunaba en sus piernas. —Te voy a tratar bien, y nada te va a faltar—. Yo ya no sabía qué hacer o que decir. —Te vas a portar bien, con tu tío o si no le voy a mandar este video a mi hermano y a mi cuñada y a toda la familia—. —Tío, no por favor—, empecé a llorar, ya prácticamente resignado a su voluntad. En el video mis gemidos se hicieron más altos, mi tío me había puesto boca arriba y me la metía hasta al fondo sostenido mis piernas a la altura de sus hombros. Cualquiera que viera ese video vería que yo estaba gozando esa cogida.

Me quedé mirando la pantalla. —¿Te gusta verdad? ¿Te acuerdas de lo de ayer?— Extrañamente no recordaba muy bien lo que había pasado la noche anterior, pero era evidente que me había dado mucho placer la verga de mi tío. Mientras estaba atento al video mi tío tomó mi mano y la llevó a su verga, cuando sentí el bulto me resistí un poco pero mi tío me forzó a tocarla. Me giré a mirarlo y él me besó en la boca.

Su boca sabía a cigarro y a alcohol, y extrañamente me gustó su aliento. A pesar de todo mi ser, empecé a devolver el beso a disfrutar sus labios sobre los míos. Su lengua contra la mía. Hizo que me levantará sin que nuestras bocas se desconectaran. Me quitó la toalla y él se levantó un poco, solo para sacarse de encima los pantaloncillos y los calzones. Hizo que me hincara entre sus piernas. —Primero vas a tener que aprender a mamar—, me dijo. Me dio otro beso en la boca y me dejó que trabajara.

Su verga grande y gruesa estaba flácida. Empecé a masturbarlo, y bese sus bolas, el me acariciaba la cabeza. Él alternaba su mirada entre verme mamándosela en vivo, y el video de la cogida que me había dado la noche anterior. Empezó a erectarse y lo pude masturbar mejor. La cabeza era enorme, la boca se me secaba al mamar, así que junté un poco de saliva y la deje caer sobre la verga y empecé a frotarla. Mi tío lo vio y se volvió loco. —Mmmm perra, ¿segura que es la segunda vez en tu vida que mamas? Aprendes rápido reina—. Y me acariciaba dulcemente el pelo. Otra vez, me excitaban sus palabras, complacerlo y que me humillara, me excitaba.

Estaba chupando y sentía como su verga incrementaba su dureza, era como un pequeño tronco, duro, inamovible. —Ve más hondo mami—, me dijo mi tío. Empecé a ir más hondo y sentí como roso su cabeza en una muela y él dio un brinco. Me jaló fuerte del cabello, su verga salió de mi boca, me abofeteó algo fuerte. —Ten cuidado con los dientes pendeja, hazlo bien—. Mis emociones estaban a flor de piel y me la volví a llevar a la boca, pero estaba llorando, no podía soportar el disgusto de mi tío.

Intenté nuevamente llevarme la verga hasta el fondo, esta vez de forma más lenta, estaba al pendiente de mi boca y su verga. Y comencé a avanzar. Empecé a tomarle el trunco del acto y sentía como su verga avanzaba hasta mi garganta. Mi tío ya no miraba el video, solo me miraba a mí. —Sí, bebe, así ufff—, sus gemidos y ruidos de placer me excitaban. —Acaríciame los huevos—, me pidió. Con mi mano derecha empecé a acariciar sus huevos, apenas con las yemas de los dedos. —Sí, sí, sí—. Su respiración comenzó a hacerse más fuerte, de pronto tomó mi cabeza y la hundió contra su verga. Un profundo gruñido salió de su garganta. Y sentí como se semen prácticamente iba directo a mi garganta. Pero me había tomado por sorpresa y había tomado bien aire, sentí que me ahogaba. Traté de empujar mi cabeza para separarme de su verga, pero era más fuerte, no podía hacerlo. Pasaron unos 20 o 25 segundos, que a mí se me hicieron eternos, porque me ahogaba y finalmente mi tío me soltó. Puede respirar y él se relajo en la silla. Echo el peso de su cuerpo hacía atrás y cerró los ojos. —ahhh, ufff de las mejores mamadas que me han dado—. A pesar de que todavía no recuperaba el aliento, las palabras de mi tío me sonaron a gloria. —Ven amor—. Me llamó y me levante, me senté sobre su cuerpo y nos besamos. —¿Te lo tragaste todo?—, me preguntó. —Prácticamente entró directo a mi garganta tío, además salió poco—, mi tío sonrió. —Bueno, es que ayer me dejaste prácticamente seco—. —No importa—, le dije y me deje caer sobre su pecho y lo besé, era yo el que lo estaba besando, ya no me estaba robando besos u obligándome a besarlo, lo besé porque quería sentir sus labios sobre los míos y porque me quería sentir segura y querida.

Con gesto hizo que me levantará y él se levantó detrás de mí. Me dio una nalgada y me dijo —Ven—, la nalgada fue suavecita, como la que le da un novio a su novia, no para causar dolor, sino para decir esto es mío y me gusto. Me tomó de la mano y salimos del pequeño cuarto, los dos desnudos. Tomo una mochila que estaba en sala y que no había visto hacía unos minutos que buscaba mi ropa y subimos al otro piso. En uno de los baños, mi abuela tenía una pequeña tina y mi tío abrió la llave caliente y puso el tapón, el agua comenzó a llenar la bañera. Luego se sentó en una silla ahí en el baño y me pidió que me parara frente a él.

Yo estaba desnudo y él recorría mi cuerpo con su mirada, me abrió un poco las piernas, acarició mis huevos, mi pene, pero no para excitarme, lo hacía como un medico, como para sentir su textura y peso. Abrió mis brazos y tocó el pelo bajo mis axilas. Luego me pidió que diera la vuelta y me acarició las nalgas, tocó la entrada de mi culo. —¿Te duele?— —Lo siento extraño, no diría que es dolor, es solo una sensación extraña—. De la mochila sacó unas tijeras y me pidió que me girara nuevamente, para quedar de frente a él. —Acércate—, me pidió y lo hice. Acercó las tijeras a mi sexo, yo no me moví, prácticamente me había abandonado a él. Tomó un poco de mis bellos púbicos y comenzó a cortar. Empezó a cortar los pelos lo más cerca de la piel posible, teniendo mucho cuidado en no cortarme. Me sentí atendida, y cuidad y me dio mucha ternura.

Acaricié su cabeza, él me miró y me sonrió y siguió con su tarea. Cuando hubo terminado, mi pelo en esa zona era una mancha grisácea, luego hizo que sentara otra vez sobre sus piernas. Me senté me beso en la boca y en las mejillas, luego tomó mi brazo derecho y lo levantó, besó el lado interior de mis brazos y mi axila y luego comenzó a cortar el cabello que salía de mis axilas. Cuando acabó me giró y siguió con la otra axila. La tina estaba casi llena y me pidió que entrara y que me sentara. De la mochila, sacó un rastrillo y comenzó a rasurarme las piernas, a quitarme todo el bello, que no era mucho, yo siempre había sido más bien lampiño.

Lo hizo con mucho cuidado. Luego me hinque y empezó a quitarme la pelusilla que había quedado en mi sexo. Luego me quitó el bello de las nalgas, el pecho, las axilas y al final el rostro. Lo hizo casi en silencio y no ocasionó, más que un pequeño corte cerca del tobillo, pero fue superficial y muy pequeño. Luego me ayudo a bañarme otra vez.

Al terminar, me paso una toalla y salimos del baño. Él traía su mochila y la puso en la cama. Sacó varias cosas, y cuando iba a mirar, me dijo: — shh, no veas—, lo dijo como con una sonrisa, un juego pensé y me gusto la idea. —Ponte esto—, me dijo extendiendo el brazo, casi sin mirarme. Era una prenda negra, al extenderla pensé primero que era un traje de baño, de una pieza negra, pero era una especie de corpiño. Era flexible, pero bastante ajustado. Al colocármelo, me ajusto mucho, me apretó el vientre (nunca fui gordo, pero me aplano completamente el estomago), me levantó las nalgas, me apretó el pene contra el vientre y traía unas pequeños rellenos que simulaban unas pequeñas tetas.

En el cuarto había un espejo grande y me miré ahí, me gustó lo que vi, era el cuerpo de una chica. Piernas largas blancas, definidas, culo agradable, vientre plano, tetas pequeñas, quizá la espalda un poco más ancha de lo que tendría cualquier chica promedio, pero no demasiado. —¡Que guapa!— mi tío me estaba mirando. Sentir su mirada, y ver que me deseaba me dio ánimos. Me gire y puse lo que creía que sería la pose de alguna chica de pasarela, quizá estaba haciendo el ridículo, pero mi tío se levanto y me abrazó y me beso en la boca. Me hizo sentir bella y deseada. Luego sacó un pantalón de la mochila, y me lo dio. Era un pantalón de mezclilla. Me quedaba también bastante ajustado, pero con el corpiño hacía que mis nalgas lucieran muy bien. Luego me dio una camisa algo holgada, pero muy femenina. Luego una peluca y una bolsita con maquillaje. Él me ayudó a colocarme la peluca. Y yo hice mi mejor intento por maquillarme, nunca lo había hecho pero había visto a cientos de chicas hacerlo y creo que lo hice bien para ser mi primera vez. Solo me puse un polvo para trata de nivel el tono de mi piel, un labial, un poco e rubor y rímel en las pestaña.

Al levantarme y mirarme al espejo otra vez, vi a una chica hermosa. Todavía podía ver mi cara de chico debajo del maquillaje, pero mi tío dijo que ese día me cambiarían, ese día me transformaría. En ese momento no pensé en lo que implicaría para mi vida, creo que de alguna manera toda la situación se había salido de control y ya no estaba pensado bien. Pero sería uno de los días más felices de mi vida.
... Continue»
Posted by karlaguadalupe 5 months ago  |  Categories: Shemales  |  Views: 68  |  
17%

Ahora .... con la profe

Siempre se me habia dado por tener aventuras sexuales con mujeres grandes, esta vez fue con mi profesora, desde la primer clase q me parecio muy linda, aunque para otros no, ademas no estaba casada, asi entonces se me dio por imaginarme cosas y una vez, se me presento la oportunidad.
La vi subir a su auto (no muy bueno) e irse a casa, al otro dia le pregunte donde vivia y en cuanto me respondio, yo le dije _yo tambien, por hay cerca_
Y asi un dia cuando la vi q se estaba llendo, y no con su auto, me ofreci a llevarla.
_la dejo de pasada, profe, pero... como vecinos, sin ningun interes por medio_
ella sube y la acompaño y dice _ahora sabe donde vivo, puede venir a visitarme cuando quiera, jajajaj (me lo dijo en broma)_
al otro dia, tuve q hacer algo para llamarle la atencion y entonces q mejor q mediante una excusa muestre mi fisico, y fue asi, mediante una clase alguien menciono una palabra
_......funcion cuadratica..._
y asi se presento la oportunidad y dije...
_cuadrado como estos...(y levante mi remera y mostre el abdomen)
en ese dia, al acompañar a la profe a su casa, dice
_q bien mantenido esta, tanto en forma fisica, social y economica..., bueno eso es lo q veo_
_y si, tambien en otros temas_
_ a si???? mire usted_
eso paso, durante mas dias pasaban, mas nos afianzabamos, hasta el dia q le dije..
_todavia sigue en pie la oferta de visitarla en su casa???-
_y..... no se??? (agarra mi rodilla), pero hoy no, tal vez otro dia_
en la otra semana, despues de una clase bastante cariñosa, se termina el dia de escuala y ella me espera arlado de mi auto, le habro la puerta, acaricio su espalda llendo hacia abajo, me mira y sonrie... al subir, vuelve a manosear mi pierna y dice..
_vamos...(sonrriendo)_
llegamos, la ayudo hasta su casa con cosas de clase y hay adentro, se cerro la puerta para q comenzara otra historia de sexo, q hoy todavia sigue, no solo en el auto sino tambien, EN LA ESCUALA, en mi auto (mientras manejo, sexo oral) Y... mientras ella maneja, una nueva manera para mi, haciendole un orgasmo en camino a su casa, custa, perooo... vale la pena intentarlo... Continue»
Posted by NNN5 3 years ago  |  Categories: Anal, Hardcore, Mature  |  Views: 287  |  
40%

Cap 3. Con mi hermana en la playa.

Un día de agosto, mis padres me dijeron que se iban a la playa. Era sábado por la mañana y yo estaba bastante resacoso, así que la verdad es que no me apetecía, pero entonces, desde su habitación, mi hermana Mónica gritó si tenía que cogerse una toalla. Mi madre le dijo que sí, que se la cogiera. Así que, mh.... mi hermana se iba con ellos a la playa. Eso estaba mejor. Habían pasado ya unos meses desde aquel polvo tan acojonante y desde entonces no había vuelto a pasar nada entre nosotros. Yo me había dedicado a mirar en su ordenador y buscar fotos sexys de mi hermanita.

Me lo pensé, me apetecía ver a mi hermana en bañador, intentaría hacerle alguna foto sin que me viera para colgarla en el perfil que había creado con sus fotos. Me apunté a la playa con la familia.



Mi hermana estaba muy buena. Extremadamente delgada, pero con esa carita tan dulce e inocente. Y esas piernas tan fibradas, con esos pies tan bonitos. La verdad es que me recreé mirándola estirada en la playa como pude. Me moría de ganas de follar con ella otra vez. Me tuve que poner boca abajo para ocultar mi tremenda erección. Si nuestros padres se enteraran... Tras unas horas estirados, nos dijeron que se iban a comer al chiringuito. Yo les dije que me quedaba estirado, y para mi sorpresa, Mónica dijo que también. Nos ibamos a quedar solos... Esto se ponía interesante.

En cuanto hubieron desaparecido, dejé de disimular y miré a Mónica con más atrevimiento, pero el justo, no quería presionarla. Estaba muy rica... En un momento, se quitó la parte de arriba del bikini y se puso en top-less. Aquello era demasiado. Sus pequeñas tetitas, me estaban excitando. Se estiró a tomar el sol como si nada, con los ojos cerrados. Sus oscuros pezones se empezaron a poner duros, erectos. Mi polla también... Cuando no lo soporté más me fui corriendo al agua, para bañarme... Mónica vino detrás de mí...




Empezamos a chapotear y a jugar en el agua, como buenos hermanos, pero era evidente que Mónica intentaba tontear conmigo, ponía era cara de zorrilla que tanto le gustaba poner... Mi polla estaba a punto de estallar, por suerte estabamos dentro del agua y no la veía, pero cuando la rocé con su culo, ella lo notó.... Me miró como una traviesa y soltó un gemidito... Le cogí suavemente el culo... Miré hacia el chiringuito, nuestros padres estaban lejos, comiendo... "Oye... que te parece si vamos a dar una vuelta?" le pregunto... Mónica me sonríe y me repasa con la vista... de arriba a abajo... "Venga..." le digo.... Salgo del agua y cojo la toalla, Mónica va detrás mío como una buena hermanita. Vamos caminando, nos alejamos un poco de la playa, al bosque que había tras una colina...




Estoy cardíaco,... no sé cómo aguantaré sin perder los papeles... Mónica camina a mi lado, haciendo alguna broma estúpida, ella también está nerviosa y excitada... nos seguimos metiendo en el bosque, hasta encontrar un sitio cómodo, escondido entre unos setos... Me avalanzo sobre ella y cogiéndola por el culo, le meto la lengua dentro de la boca con muchas ansias... Mónica gime y empieza a morrearme, babeando, como cerdos los dos. Empiezo a frotar mi polla durísima contra ella, con nuestros bañadores mojados, tiene el culo perfecto, con la piel de gallina, un poco húmedo... Sin dejar de morrearnos nos bajamos los bañadores... mi polla empinada contra su chochito... ai, hermanita..... nos tiramos en el suelo... ella se abre de piernas, tiene el coño mojadísimo... no aguanto y se la meto.... suelta un grito...

Empiezo a bombear... es maravilloso... Me encanta ver como disfruta, cierra los ojos y se relame los labios. Eso es hermanita, disfruta de mi polla... Se la meto hasta el fondo, suelta un gritito, su coño es prieto, pequeño, muy placentero... Me froto contra ella sin dejar de follármela... Follamos sin dejar de disfrutar. Mi hermana cierra los ojos y se relame, estamos empezando a sudar, extasiados…




En algún momento del polvo parece que oímos a alguien entre los matorrales, tal vez el típico mirón que se esconde tras los setos. No dejamos de follar, pero Mónica y yo miramos hacia el mismo punto del bosque. Hay alguien mirando como follamos. No puedo pensar en eso, de hecho me da igual. Sólo existe mi hermana, abierta de piernas, con el coño abierto, esperando que me la siga follando. Por un momento creo que ella se va a cortar, pero mira hacia el punto de donde sale el ruido, y entonces empieza a gemir más alto, con más vicio.

Qué zorra es mi hermanita, me pongo todavía más caliente. Mónica empieza a hacer teatro, grita mientras me cabalga, mientras salta sobre mi polla… El mirón sigue machacándosela detrás de un arbusto, cada vez se esconde menos… La cojo bien del culo y me la folló como si no hubiera mañana. Cuando estoy a punto de correrme, me detengo bruscamente y morreando a mi hermana, le saco la polla, palpitante, a punto de eyacular. "¿Qué haces Julio?", me pregunta ella, jadeante…. "Espera un segundo, Mónica, ponte así…."… La cojo por detrás y la pongo a cuatro patas, con su culo en pompa, apuntando hacia mí…




La abro bien de piernas, quiero que el mirón le vea bien el culo y el coño a Mónica, el coño que voy a seguir follándome… Eso es hermanita, uno de mis mejores polvos, sin duda… Apunto hacia su coño y empiezo a metérsela, lentamente hasta llegar hasta donde no podía más… Empiezo a bombear, es maravilloso, Mónica jadea, gime y se retuerce de placer… Yo hago esfuerzos titánicos para no correrme, quiero disfrutar de mi hermana más tiempo y hasta el final…. Le cojo bien del culo, tan duro y tan terso, los dos sudando a mares, extasiados… Creo estar oyendo al mirón jadeando, tal vez no esté solo y nos están mirando algunos,… Mónica parece disfrutar con el papel de zorra y se mueve y se exhibe como si fuera una aspirante a pornostar.

No voy a aguantar mucho más, me imagino a Mónica, siendo follada por alguno de los colegas que me han enviado algún tributo, mientras yo los grabo, o participo, me imagino follándome a mi hermana entre varios, y ella cada vez más zorra y viciosa, creo que ya no puedo más. Mónica gime cada vez más fuerte, mi polla palpita desesperadamente… "Mónica, no aguanto maaaaaaaaassss….." le digo, "venga, Julio, córrete", me invita mi hermana… Le saco la polla y la cojo de la cabeza… Y sin pensarlo dos veces apunto con mi polla a sus labios, cuando Mónica abre la boca para chupármela empieza la explosión…. y me corro abundantemente…. dentro de su boca, salpicando en sus mejillas, grito como desesperadamente mientras mi hermana no deja de menearme la polla mientras descargo todo mi semen en su cara…




Increíble… Mónica empieza a comerme bien la polla, como para limpiarmela de toda la leche, estoy extasiado… Qué ricura de hermanita… "Ufff… Mónica, si supieran papá y mamá como te quiero seguir follando, fliparían……" le digo… Ellla sonríe y se tumba sobre mi cuerpo, toda sudorosa, y me empieza a morrear… "Sí… quiero que me folles más, Julio, de todas las maneras que quieras… ha sido increíble…". La abrazo fuerte, mi polla vuelve a estar dura, pienso en nuestro próximo polvo.... Continue»
Posted by schoolfuck 2 years ago  |  Categories: Hardcore  |  Views: 1216  |  
93%
  |  1

En la tienda de ropa

Esta historia me paso en Agosto . Fui con mi mujer a un centro comercial a comprar ropa para ella , despues de visitar varias tiendas y un poco ya cansado de tanto trapo y con un calor agobiante pues no funcionaba el aire acondicionado , entramos en una tienda , al final mi mujer se decidio por probarse un vestido , la acompañe a los probadores , al pasar por uno de los probadores pude ver una mujer que se estaba desvistiendo y le comente a mi mujer que me quedaba fuera sujetando la cortina , me daba como mucha verguenza mirar al probador de al lado para ver otra vez aquella mujer , pero mi excitacion era tan grande y mi deseo de volver a verla desvistiendose eran enormes que no pude resistir la tentacion de girar la cabeza para volverla observar , ella estaba ya vestida de espaladas a mi , mirandose en el espejo , pense que pena ya se vistio , yo continuaba mirando viendo como sus manos se movian por sus caderas para ajustarse el vestido , aparte la mirada un poco para sujetar mejor la cortina donde estaba mi mujer y al volver a mirar al otro vestidor , ella se habia quitado el vestido y estaba en bragas enseñandome un precioso culo respingon , me quede inmovil viendo aquel delicioso cuerpo , al subir la vista me di cuenta que ella me habia visto atraves del espejo y sonrio.
Mi excitacion era evidente pues llevaba un pantalon de deporte y mi pene estaba erepto y muy duro , en el cual ella fijo su mirada y haciendo una mueca con sus labios. Entonces yo me puse nervioso y aparte la mirada , al momento que me llamaba mi mujer , lucas traeme una talla mas de este vestido el que me probe me esta muy ajustado , yo fui volando a por otro vestido en mi mente estaba solo volver ver aquella bella mujer , cuando volvi le di el vestido a mi mujer y despues gire la cabeza para ver a mi amiga , ahora ella estaba sentada en una pequeña butaca semi desnuda , me miro y comenzo acariciar con sus manos sus partes mientras me miraba , una mirada provocadora , excitante , mi pene volvio a ponerse duro como una roca , que ganas tenia de entrar alli y penetrar mi pene en su linda boca , ella continuaba acariciandose por encima de sus bragas y de repente se levanta un poco me da la espalda y comienza a deslizar sus bragitas por sus piernas dejando ver un bello culo , blanquito de no darle el sol , y con sus manos comenzo acariciar su ano y su vagina.
Mi cuerpo estaba ardiendo y mi pene parecia estallar , mi cabeza estaba para entrar en aquel cubiculo , cuando de repente la voz de mi mujer , mira Lucas me queda bien el vestido ¡¡¡¡ Del susto se me bajo el hinchazon de mi pene , yo conteste a mi mujer te queda genial , vale , me lo llevo respondio ella y volvio a correr la cortina , y gire la cabeza para volver a ver a mi amiga , ella ya se habia puesto su vestido y me miro sonriendo , y recogiendo las cosas para salir , al salir llevaba las bragas en la mano como si una pelotilla fuera , las cuales me dio , la cogi y rapidamente la meti en el bolsillo del pantalon. Despues salio mi mujer y nos fuimos , yo no paraba de pensar en lo ocurrido en aquella excitacion tan fuerte y aquel cuerpo tan precioso y tenia ganas de llegar a casa para poder ver aquellas bragitas otra vez , olerlas , acariciarlas . Cuando llegamos a casa fui rapidamente al servicio y saque las bragitas de mi bolsillo , olian a mujer , olian a vida a sexo , me fije que habia algo escrito en la etiqueta , eran numeros , era su numero de telefono........¡¡¡¡¡... Continue»
Posted by 27avatar27 2 years ago  |  Categories: Fetish, Voyeur  |  Views: 681  |  
29%

Una nena más en la familia

Mi nombre es Daniel, vivo en un estado muy tradicionalista de México, actualmente tengo 20 años, les quiero relatar mi primera experiencia sexual con otro hombre, vestido de chica además, y para rematar con alguien de mi familia, a muchos les parecerá extraño pero así sucedió y no me arrepiento de nada de lo paso y sigue pasando. Físicamente soy un chico delgado, de tez blanca, un poco lampiño, y para ser sinceros unas facciones refinadas, lo que siempre contrajo un tanto de burla y mofa desde que recuerdo por parte de amigos y compañeros de la escuela.

Esto pasa cuando cuento con 17 años de edad, en mi familia dominan las mujeres, somos cuatro hermanos, de los cuales tres son mujeres, en ese entonces la mayor de 22, la que sigue de 20, yo de 17 y otra mas peque de 14, si quieren saber algo de ellas bueno, les puedo decir que las dos mayores son bastante salidoras, de cascos bastante ligeros, eso si, tienen un gran cuerpo, razón por la cual tienen mucho amigos y se la pasan de parranda la mayor parte del tiempo, la otra en ese entonces parecía mas calmada pero hoy en día es una bala la condenada, peor que las dos mayores juntas.

Al comenzar el verano llego un tío de visita con las intenciones de poner un negocio, y nos pareció buena idea que se quedase con nosotros, pues la casa es bastante grande y es una persona además muy agradable, entonces tenia 27 años, exactamente 10 mas que yo, y cumplíamos años casi el mismo día, siempre nos hemos llevado muy bien, por lo que me alegro mucho que se fuera a quedar con nosotros, físicamente esta muy bien, asiste regularmente al gimnasio y practica ejercicio, fue curiosamente gracias a el que me empecé a dar cuenta de mi gusto por algunos chicos, como ya estaba de vacaciones me pasaba la mayor parte del tiempo en casa, y bueno, poco a poco me fui dando cuenta de lo atractivo que era el, todas las mañanas se ponía a nadar, y yo a observarlo, acostumbraba hacerlo con un traje bastante pegado al cuerpo, y siempre me fijaba lo grande de su paquete y a imaginarlo sin ropa, llego un momento en donde ya no aguantaba mas y tenia que ir a masturbarme para poder apagar mi calentura, el estaba en verdad muy bien, incluso a veces podía oír murmura a mis hermanas lo guapo que estaba, decían que también a ellas las calentaba bastante y se lo querían tirar, pero que el no daba signos de querer algo con ellas, momentos después mencionaron algo que yo no había tomado en cuenta, aun no le conocíamos ninguna novia ni amiga cercana a mi tío, hasta en broma ellas decían que a lo mejor era del otro lado, por supuesto ninguno lo había tomado en serio.

Hasta ese día no había analizado bien las cosas, era cierto, no le conocía amigas, amigos si, y muchos, otra cosa que no había considerado era todo el tiempo que pasaba conmigo, si bien podía justificarse, pasaba mucho menos con mis hermanas, aun cuando estas buscaban la menor oportunidad para estar junto a el, poco a poco ellas se fueron desanimando y volvieron a andar con otros chavos, dejándome cada vez mas tiempo a solas con el, cosa que por supuesto me alegraba mucho.

Llego un fin de semana donde aparentemente me iba a quedar solo en casa, mis padres saldrían de viaje llevándose a la menor, y tanto Diana como Laura, -las mayores- ya tenían planes también, les dijeron a mis padres que se quedarían el fin de semana con una amiga, pero en realidad se irían con unos chavos tan locos como ellas, mi tío por su parte dijo que tenia que arreglar algunas cosas en el norte del país, y también saldría, así que solo me quedaba yo, para acabar también le dieron libre el fin a la sirvienta. Así entonces, ya me había resignado a un fin de semana muy aburrido, afortunadamente al final de aburrido no tuvo nada. El ultimo en irse fue mi tío, que al despedirse me dejo muy intrigado, muy afectuosamente me abrazo y me dijo rápidamente –nos vemos mi hija, vuelvo el martes-me quede pensando que lo mas probable es que se confundiría habiendo tantas mujeres en la familia, pero por otra parte quizás si lo dijo en serio, notando algo diferente en mi, pues cada ves me comportaba mas delicado con el, en fin, -lo olvidaremos- suponía.

Ese mismo día, el viernes unas cuantas horas después de haberse ido el, escuche que entraba un auto en el garaje, pensé que eran mis hermanas que querían algo, pero el sonido del auto me era mas familiar, asomándome descubrí que el que venia entrando era mi tío, con todo y sus maletas.

¿Qué paso? – pregunte

Nada, el vuelo se cancelo, tendré que quedarme un día más. –dijo

Todavía un poco confundido por sus ultimas palabras, me arme de valor y fui a preguntarle mientras veía televisión.

Oye, te puedo preguntar algo – medio tímido pregunte

Claro, lo que quieras – me contesto

Hace rato cuando te despedías de mi, ¿que me dijiste? –

Esperaba que lo notaras – esbozo con una sonrisa

¿A que te refieres? –pregunte ya un poco asustado.

Es muy simple, me dijo, me he dado cuenta que en esta casa tengo 4 sobrinas y no 3 como pensaba, eso si, la ultima muy especial. – diciendo esto al tiempo que me acercaba a sentarme junto a el y abrazarme con su brazo derecho.

Apenas si podía articular palabras, pero el me lo hizo mucho mas fácil.

Vamos a hacer esto, me dijo, será un secreto, ¿de acuerdo?, pero por ahora quiero verte como realmente eres, se te debe de ver muy bien la ropa de alguna de tus hermanas no? Por que no me complaces en eso?

Después de escuchar todo eso no podía mas que acceder, hasta ese momento no había tenido el impulso de vestirme de chica, pero se me hacia muy excitante, así que cumplí su petición, me dirigí al guardarropa de Diana, a sabiendas que tiene ropa muy provocativa, comencé por desnudarme y empecé a vestirme, escogí aun lo recuerdo, unos pantys muy lindos, de encaje, unas medias oscuras, una falda con pliegues bastante corta y una blusa holgada color blanco, viéndome al espejo apenas me reconocía, parecía una colegiala salida de una película porno jeje, para finalizar y darme un toque mas femenino me puse un poco de maquillaje y labial además de perfume y salí a ver la reacción de mi tío.

Te ves muy cachonda Daniel, o debería decir Danielita, - con una gran sonrisa me dijo.

A continuación me sentó en sus piernas y comenzó a acariciarme, antes había sentido sus manos, pero no de ese modo, lo hacia muy bien, no paraba de hacerlo y de decirme lo bien que me veía, yo no podía estar mas feliz, poco a poco sentía ya debajo de mi su bulto, que se hacia cada vez mas duro.

¿Cómo te sientes como nena mi amor? – me pregunta

de maravilla, y contigo mucho mejor – le contesto

Dime, ¿quieres que te haga mujercita? – me pregunta al oído

No le respondo con palabras, en lugar de eso simplemente beso sus labios y asiento con la cabeza, a lo que me responde con otra sonrisa.

A continuación el me toma entre sus brazos y me conduce a la habitación mas cercana, la de mi hermana Laura, que seguramente ya había sido testigo de mucha acción entre mi hermana y sus amigos, pero esto iba a ser diferente.

Seguro que el ya tenia bastante experiencia, contra la nula que yo tenia, en todo momento el fue guiándome cariñosa y amablemente, al principio no podía de dejar en el, estaba muy caliente, pero también muy nervioso, nunca había hecho algo semejante ni siquiera con chicas, lo primero que hizo fue indicarme que me arrodillara frente a el, imaginándome ya lo que me esperaba, me literalmente se me hacia agua la boca, tenia frente a mi un enorme bulto esperando ser descubierto, tan nervioso estaba que no pude siquiera desabrochar su pantalón, así que el lo hizo por mi, tenia puesto una trusa muy pequeña, ya parecía reventar, entonces ya pude retirársela, y se levanto frente a mi un gran trozo de carne, parecía imponente, o por lo menos en ese momento, era la primera vez que veía otro pene que no fuera el mío, y comparándonos, me llevaba bastante ventaja, no lo he medido con exactitud pero diría que ronda los 18 centímetros, y bastante gruesa, en fin muy buena.

Casi instintivamente comencé a acariciarla con las manos, y poco a poco me la fui metiendo a la boca, fue un sabor muy peculiar, nunca lo había sentido, pero en ese entonces me pareció delicioso, despacio fui saboreándolo parte por parte y mi tío por supuesto encantado dándome indicaciones, desde mi punto de vista lo podía ver muy satisfecho, disfrutando de la mamada que le estaba dando, pero también yo lo estaba disfrutando mucho, tanto así que corrí en esos momentos, pero en lugar de parar por eso, seguía muy excitado y continuaba chupando, después de algunos minutos haciéndole ese trabajito, empezó a dar signos de no aguantar mas, con lo que me entro aun mas miedo acerca de aguantar ahí y recibir su semen o retirarme y dejar que se corriera en otro lado, al final la calentura pudo mas y cuando estaba apunto, él intento retirar su pene de mi, pero yo lo me lo volví a meter y diciéndole que lo quería todo, con mucho gusto lo dejo ahí y comenzó a llenarme la boca de leche, era increíble, nunca pensé que pudiera ser tan placentero, ahora ya después de varias experiencias con otros chicos reconozco que era muy bueno en eso, no me sentí incomodo ni mal, al contrario me encanto, fue una corrida abundante, sobrepaso mi boca y comenzaba a caer al piso, de nuevo vino otra interrogante, ya tenia la leche en la boca y no sabia si tragar o escupir, lo segundo me pareció de muy mal gusto así que preferí tragarme toda su leche, y así lo hice, sin ningún recato comencé a tragarla, por supuesto aun quedaban restos, pero el me ayudo con un beso riquísimo donde compartimos su lechita en nuestras bocas, estaba ya a esas alturas bastante agotado, pero el se veía bien todavía, al correrse note como comenzaba a bajar su erección, pero no paso mucho tiempo en volver a estar arriba, y por supuesto faltaba mucho por hacer todavía.

Ni siquiera me había quitado la ropa, así que la mayor parte ya estaba manchada de semen, en esos momentos era lo que menos me importaba, después de algunas caricias y besos mas en todas partes, inició a tocarme el trasero, me decía que lo tenia muy lindo como una nena, y que quería estrenarlo, no pude hacer nada para evitarlo y realmente tampoco quería evitarlo, sugirió ir al baño a asearnos y permitir hacerlo mas cómodamente, así lo hicimos, lentamente y con muchas caricias fue quitándome la ropita dejándome sin nada después de eso fuimos a la ducha no sin antes tomar prestada un tarro de crema de mi hermana, todavía en la regadera nos seguimos acariciando y se la pude mamar un poco mas para ponerlo a tono, ahí mismo me voltea y comienza a acariciar mi trasero, muy suavemente llega al centro y con la ayuda de la crema me va metiendo un dedo, me sentía muy bien, ya que su dedo se había acomodado siguió con otro, y otro después, parecía que mi trasero ya estaba listo para recibir su verga, cerro la llave de la ducha y nos fuimos de nuevo a la cama, me coloco a cuatro patas sobre la cama y comenzó su faena, inmediatamente pude sentir su gran arma entrando en mi, despacio la fue introduciendo, sentía un infierno dentro de mi, no podía pensar con claridad, me volví a correr en el instante que metió la cabeza del pene, pero el seguía en lo suyo, diciéndome puros elogios y flores, después ya que pudo metérmela toda comenzó con un ritmo fascinante, la sentía entrando y saliendo muy rápido, pero aun así sin que me m*****ara o doliera en demasía, era obvio que sabia hacerlo muy bien, después de eso cambiamos de posición, es se acostó boca arriba y yo me senté sobre el, controlando un poco mas las acciones, comenzamos de nuevo y yo me sentía en la gloria, fue cuando ya pude sentir que su segunda corrida estaba próxima, así que aumente el ritmo y poco después solo sentí mi interior lleno de placer, y era delicioso, me habían cogido como una nena por primera vez en mi vida, aunque no seria la ultima, ;), el resto del día dormí como un angelito, no fue hasta la mañana siguiente cuando desperté, todavía con restos de semen por todos lados y una sonrisa de oreja a oreja.

Ya decía yo que eras toda una putita, ¿te gusto la cogida linda? – sonriente me dice mi tío al encontrarme con el.

Me encanto – solo puedo responder

Se imaginaran que mi tío cancelo su viaje y decidió pasar el resto del fin de semana conmigo, copulando como conejos, la pase increíble ese fin, descubriendo mi verdadera felicidad y si tenia como maestro a alguien tan querido pues que mejor, hoy en día con tres años mas de experiencia, tengo muchas cosas mas que contar.

... Continue»
Posted by Mistyca 12 months ago  |  Categories: Anal, Masturbation, Shemales  |  Views: 302  |  
100%
  |  2

En la cama con Javier

En la cama de Javier

Un viernes por la noche discutí fuertemente con Pablo y estuvimos sin hablarnos por dos días enteros. El motivo de la pelea es que no me simpatiza en absoluto la forma de tratar a sus antiguas amigas de su soltería, las muy turras se le regalan adelante mío, aunque parezca increíble y él se hace el distraído, parece no percatarse de mi constante m*****ia.
El domingo a la noche, estábamos acostados ya casi para dormir, cuando recibí un mensaje de texto de Javier, un antiguo compañero de la facultad, que también se hizo amigo de Pablo desde hace un tiempo.
De puro celosa le contesté, mientras Pablo me miraba de reojo.
-¿Quién te mandó un mensaje?- preguntó curioso. Yo, por supuesto, nada...
Me volteé en la cama, dándole la espalda.
-A ver- dijo algo m*****o, arrebatándome el celular y cambiando el tono de voz. Vio que era Javier y comentó – Claro, después la señorita se hace la ofendida-
Nos dormimos sin hablarnos más…
A la mañana siguiente él se fue a trabajar y yo me quedé en casa. Esa tarde había quedado en ir a ver a Javier, que también estaba algo m*****o por algunos desplantes que le había hecho yo últimamente.
Me vestí lo más sexy que pude y me puse ropa interior con encaje negro.
Golpeé la puerta de su casa.
-Hola belleza- me recibió sonriente y me hizo pasar rodeándome por la cintura, con un vaso de cerveza en su mano.
Le estampé un beso de lengua ahí mismo, estaba tan enojada con Pablo que quería vengarme de alguna manera.
-Pero Javier, ¿cuánto tomaste?-le pregunté al darme cuenta de su estado.
-Muy poco, estoy bien-dijo y me condujo hacia su habitación, algo tambaleante por la evidente borrachera. Estaba casi por quebrarse.
Lo senté en la cama y me paré delante de él, nos empezamos a besar mientras me acariciaba la cola por encima del vestido. Al hablar se notaba que no estaba del todo lúcido, pero no me importó y seguí buscándolo y provocándolo.
Me pasó la mano por la entrepierna, rozando ligeramente mi pubis, que a esta altura ya se estaba humedeciendo un poco. Subió sus manos y acarició mis tetas también por encima de la ropa, sostuve sus manos con las mías por un momento y lancé un gemido sólo para motivarlo más.
Me sacó el vestido y siguió acariciándome despacio, me sentó encima de él y me siguió besando mientras me tocaba todo.
Me tiró hacia atrás y me dejé caer, se sacó la remera y se me tiró encima. Nos acariciamos y besamos con más fuerza, casi consumiéndonos.
-Me gusta esa tanguita negra- balbuceó, sacándome la lengua de la boca.
-¿Te gusta? Me la puse para que puedas sacármela con los dientes- le dije.
Se paró tambaleante, se sacó el pantalón quedando sólo en slip, me deslizó suavemente la tanga hasta mis tobillos y se quedó embelesado contemplando mi cuerpo desnudo.
Puso sus manos sobre mis pezones ya erguidos por la mezcla de excitación y frío, acariciándolos suavemente.
-Quiero jugar un jueguito- me propuso -¿te va?
-¿Qué te gustaría hacer?- le pregunté con mi mejor cara de ingenuidad.
-No sé para qué te pregunto, hoy vas a ser mi yegua, vas a hacer lo que yo te diga, pedazo de trola- dijo agresivamente.
Sus palabras me excitaron, tanto que me dejé atar a los extremos de la cama, las piernas abiertas, quedando inmovilizada, indefensa, a merced de él.
Cuando terminó de forzar mis piernas y mis brazos acarició mi conchita con suavidad, solamente pasando su mano por arriba y abajo, y hacia los costados. No tardé en empezar a gemir nuevamente, mientras sentía que me humedecía.
-Aaaahhhhhhh...- suspiraba, enloquecida con esas caricias.
Me puso el dedo en la boca y se lo chupé y mordí, mis manos atadas me impedían tocarlo. Me sacó el dedo y me lo introdujo en mi conchita.
-Aaaaaaahhhh…- gemí, al sentirlo bien dentro mío.
Empezó a masturbarme con un dedo hasta que se lo llevó a la boca, lo chupó y me lo volvió a meter junto con otros dos más.
Sus tres dedos me estaban masturbando mientras yo me retorcía, quería pellizcarme los pezones totalmente duros por la excitación, mientras Javier parecía divertirse viendo mi desesperación; el juego me estaba gustando.
Volvió a sacar los dedos y me los dio a chupar. Después me introdujo tres, grité de dolor, mi conchita no está acostumbrada a la masturbación sino a las pijas, y esos dedos eran bastante gruesos como para soportarlos.
-Ahh…Ah Ah...Aaaahh...sacame esos dedos Javier, por favor- Supliqué, sintiendo como él aumentaba el ritmo de la masturbación.
-Shhh...calladita, que te va a gustar putita mía...tengo los dedos empapados- - Me retorcí y empecé a gemir, tratando de excitarlo más.
Se subió a la cama y puso sus piernas alrededor de mi cabeza, en una posición donde me servía su verga bien erecta junto a mi boca.
-A ver tu boquita de miel...quiero que me la chupes bien fuerte, bien chupada, como nunca la chupaste puta...te voy a abrir toda-
Abrí la boca lo más que pude, al estar atada y acostada se me dificultaban los movimientos para una buena chupada. Alcancé a pasarle la lengua y lamer la punta, después de un ratito me la metió dentro de la boca hasta el fondo de mi garganta. Sentí que me ahogaba, pero por suerte me la sacó rápido. Me daba suaves golpecitos con la verga en la cara y eso me hacía estallar de calentura, quería que me cogiera de una buena vez.
-Te ahogaste putita...ahhh mi perrita linda, el cornudo de Pablo ni se debe imaginar que su mujercita se está atragantando con mi poronga- me dijo.
Al nombrar a mi marido me hizo recordar lo enojada que estaba, pero sentirme desnuda y sin ser él el que me acariciara me hizo extrañarlo.
Se oyó claramente un ruido de llaves y pasos en el comedor.
-Me parece que llegó mi hermano- dijo Javier mientras se vestía a medias.
Le pedí que me desatara, lo único que faltaba era que su hermano me viera así
-Shhh, vas a esperarme así, bien abierta de piernas y mojada, que ahora vuelvo y te la meto bien adentro- dijo. Me amordazó con un pañuelo, intenté resistirme pero no pude moverme.
Salió de la habitación y me impacienté, estaba atada, amordazada y desnuda.
-Listo- dijo al regresar, cerrando la puerta y volviéndose a bajar el pantalón, al parecer la sorpresa no le había bajado las ganas, todo lo contrario, su verga estaba durísima y apuntando hacia arriba
- Ni te vas a imaginar quién está en el comedor- Me miró y yo lo miré.
-Pablito, tu maridito, está con mi hermano.
Mis ojos se abrieron más de lo que ya estaba mi concha abierta con tantos dedos metidos, intenté zafarme de las ataduras y darle a entender que quería que me desatara, pero no lo hizo.
-No, mi amor, de aquí no te vas o lo hago pasar a tu marido para que vea cómo le estás metiendo los cuernos cogiendo conmigo- sonaba amenazante.
- Te dije que hoy ibas a ser mi puta, Sandrita y te voy a coger por la cola-.
Me estremecí, mi cola ya no era virgen, naturalmente, pero lo que me asustó era que recordaba el tamaño de la verga de Javier; una noche de borrachera estudiantil años atrás se la había chupado hasta hacerlo acabar en mi boca y realmente la tenía muy gruesa. Por el culo, me iba a doler bastante.
Sin darme tiempo a nada, me ensartó la pija por la concha y me empezó a bombear con fuerza, sentí esa verga bien dura atravesando mi delicada vagina con un vaivén bastante fuerte...cada vez que me la ensartaba lo hacía profundo y me la dejaba un ratito.
-Te la dejo para que se te abra bien esa concha, putita mía...- mientras me comía la boca con sus labios, calentándome todavía peor…
En mi mezcla de calentura, miedo, placer y dolor escuchaba mientras la voz de mi marido conversando con Marcos, el hermano mayor de Javier.
Podía escuchar claramente la charla. Me asusté al comprobar que Pablo había venido a hablar con Javier precisamente sobre mí, sobre nuestra pelea y sobre los mensajes de la noche anterior. Nuevamente intenté zafarme y gritar, detener la tremenda cogida que me estaba dando; era una situación confusa para mí; sentía esa pija bien dura y gruesa atravesarme con fuerza y violencia, pero mi concha bien mojada se doblegaba a semejante verga y me pedía más, que siguiera así, que no se detuviera nunca…
Siguió embistiéndome con potencia y rabia mientras mis gemidos eran ahogados por la mordaza que tenía en la boca.
-Te voy a romper bien la concha, bebota, ¿ya la estás sintiendo toda rota, te gusta como te estoy cogiendo, te duele, putita?-
Era verdad, estaba dolorida, pero mi conchita parecía tener vida propia, abriéndose más y más para recibir esa pija en todo su esplendor.
-¡Qué puta! ¡Qué puta divina! Estás bien abierta, te voy a llenar de leche-.
Sentí unos fuertes chorros calientes adentro, Javier jadeó levemente y me la ensartó para que derramar su semen bien adentro.
Yo no había acabado, estaba cansada y dolorida, sentía como me chorreaba la leche de la concha y caía en las sábanas, pero todavía me sentía bien caliente.
Me la sacó haciendo un ruido apenas audible y se acercó para acariciarme la cara. Pensé que todo iba a terminar en ese momento pero entonces se levantó de la cama y comenzó a masturbarse, mientras me miraba con lujuria...Quería lograr una nueva erección y yo estaba completamente aterrada de no poder aguantar sus embestidas y de que mi marido estuviera en la sala contigua esperándolo sin saber que yo estaba en su cama siendo maltratada por semejante cogida.
-Estás tan linda, tan calladita...tan puta...- me dijo sonriendo.
Se acercó y me asusté un poco, me aflojó las ataduras y me soltó dándome vuelta, pensé en patearlo y salir corriendo, pero no podía, si salía así desnuda Pablo me iba a ver ahí...era todavía peor. Dejé que me volviera a maniatar.
Ya boca abajo, me colocó una almohada bajo de la pelvis para levantar la cola.
-Te voy a romper el orto mi amor, vas a sentir toda mi pija bien adentro...-
Seguía escuchando la voz de Pablo y me empecé a desesperar, estaba asustada por lo que podría llegar a pasar, Javier estaba decidido a hacer cualquier cosa, quería romperme el culo a toda costa.
Sentí una especie de electricidad por el cuerpo cuando su dedo empezó a penetrarme la colita...Como mi ano no cedía, me dio un beso negro tremendo, penetrándome el ano con la lengua. Eso me calentó, me sentí mojada otra vez, mi excitación era tal que no sabía si entregarme al placer o endurecer mi cola para intentar salvarme. Pero como me sucede siempre, ganó la puta que llevo adentro y mi cabeza pedía a los gritos que me rompiera bien el culo.
-Ahí vamos, nena, a ver cómo se aguanta mi pija ese culito...-avisó.
Me agarré fuerte del respaldo de la cama, donde estaban atadas mis muñecas y apreté los dientes al sentir la punta de su verga en la entrada de mi ano.
Dio un empujón con fuerza, yo quise f***ejear también. Se detuvo, me pegó unas cachetadas en la cola.
-Aflojando un poco- ordenó- O no te lubrico y te va a doler peor…-
Volvió a ubicar la cabeza de esa gruesa verga en mi entrada, empujó y entró. Grité bajo la mordaza con un sonido fuerte, me sentía violada, sucia, pero llena de morbo y calentura. Javier estaba decidido a romperme el culo a embestidas. Me metió un par de dedos en la concha, acariciándome el clítoris y su otra mano subió a darme suaves pellizcos en los pezones.
-Siempre quise tu cola, desde que te conocí...hija de puta, yo sabía que iba a ser mía, el cornudo de tu maridito va a tener que compartirla conmigo- rió.
Volvió a empujar y de un ensarte rápido entró la mitad de esa verga dura, castigándome y provocándome un intenso placer al mismo tiempo.
-Que cola, mi amor...ya entró la mitad, bebé, falta un poquito más-
Volvió a empujar y sentí que algo dentro de mi cuerpo se rompía. La penetración había sido muy brutal, abriéndome bien la cola.
Grité y me agarré con fuerza, escuché una vez más la voz de Pablo y no aguanté, el dolor y el miedo me estaban matando y excitando a la vez.
-Entró toda, perrita, te la dejo un ratito para que se acostumbre al grosor-.
Después me empezó a embestir, mi cola tardó en amoldarse así que los primeros bombeos me provocaron un dolor agonizante, me ardía la cola mucho y su pija me raspaba por la falta de lubricación. Por suerte él también lo notó y la lubricó con su saliva. Me la volvió a ensartar esta vez bombeándome sin piedad, metiéndome todo ese pedazo de carne duro y parejo, con fuerza, matándome con cada embestida....
Después de un largo rato mi culo se empezó a amoldar a semejante verga, empecé a disfrutar de los bombeos y a gemir silenciosamente...en cierto modo era gracioso, lloraba y gemía, sufría y recibía placer.
Javier continuaba gimiendo, no paraba de bombear, su respiración se entrecortaba, estaba cansado se notaba... Recibí esa pija dura por la cola unos cinco minutos más, hasta que sentí que mi culito se inundaba de leche caliente mientras nuevamente Javier trataba de acallar sus jadeos y gritos al acabar...
-Mhhh...aaah...puta...te llené la cola de leche, ...tu cola ahora es toda mía-dijo.
-No te quise lastimar bebé, ya sabes cómo te quiero...- me acarició- a tu marido no le voy a decir nada, ahora veo cómo hacemos para zafar-
Su actitud había cambiado por completo. Me sentí mejor con su consuelo a pesar de haber sido sometida a sus necesidades sexuales mediante mi cola.
A pesar de haber sufrido semejante situación, estaba realmente complacida, la cogida había sido increíble...la dureza de sus embestidas hicieron las cosas especiales. Había sentido toda su verga palpitante adentro mío, abriéndome el culo, llenándome por completo.
Me sacó la mordaza y me desató, me encerré en el baño con mi ropa, tratando de no hacer mucho ruido.
Me enjuagué la concha y la cola, que dejaban escapar semen que corría entre mis piernas, me vestí y esperé.
Javier regresó a buscarme, diciendo que los demás estaban en el patio trasero y que entonces ya podía salir sin que me vieran.
Llegué a mi casa casi volando en el auto, me di un buen baño de inmersión, relajándome y sintiendo todavía mi concha palpitar tras esas embestidas.
Llamé a Pablo al celular y le pedí que volviera. Al llegar lo abracé tan fuerte que casi lo ahogué. Él me contuvo el abrazo.
-Qué pasa, mi amor?-me preguntó besándome amorosamente en la frente.
-Nada...-dije entre sollozos- es que...no me gusta que peleemos...te amo.
Desde entonces nuestra relación mejoró muchísimo, dejamos de pelearnos por pavadas… pero… cada vez que me pica la cola, le hago una visita a Javier...

... Continue»
Posted by sandritamdq 6 months ago  |  Categories: Anal, Hardcore  |  Views: 475  |  
100%

CON LA MANO BIEN PUESTA EN LA NALGA

Ésto pasó hace 2 semanas más o menos. Subí de noche al metrobús del lado de las mujeres. Llevaba una bolsa de plástico grande y estorbosa. Desde el principio me ubiqué de frente a la puerta delantera, agarrándome del tubo que está detrás de los asientos de la izquierda y de ahí no me moví en todo el viaje. Se tardó en llenar un poco, pero como mi trayecto era largo, fuí paciente. Como tentempié antes del chikaneo, en una estación subió una chika con una minifalda de mezclilla. Además de traer chiquifalda, tenía varios hoyitos en ella, así que se le veían varias partes de sus piernas, muy blancas y suavecitas. Resulta que el metrobús en el que iba sólo tenía un asiento sobre la llanta delantera izquierda, detrás de la cual yo iba parado, entonces la chica se subió a la parte de la llanta de frente a mí y se sentó, regalándome un muy buen flash de sus bragas blancas. Muy divertido momento.



Ya más adelante, después de varios intentos fallidos de chikanear, de reojo ví que se acercó una chava o señora joven (nunca la volteé a ver directamente para no ser obvio ni levantar sospechas). Lo único que pude distinguir era que era medio fresa, llevaba un bolso colgado del hombro hizquierdo y vestía una falda entre azul y blanca de esas que tienen vuelo, más o menos a la altura de la rodilla. Se paró no justo detrás de mí, sino un paso a mi izquierda en un ángulo medio raro, viendo en diagonal entre el lado y el frente del camión. Como ya faltaban pocas estaciones para que me bajara, puse manos a la obra rápido. Sin soltarme del tubo con la mano derecha, dí un paso a mi izquierda y me hice un poco hacia atrás. En la mano izquierda llevaba la bolsa que me estorbaba mucho para maniobrar, pero ya alcanzaba a rozar la falda de la chica y yo tenía que hacer algo rápido, así que me aventé al ruedo. En un enfrenón que dio el conductor, hice mi mano más hacia atrás y estiré mis dedos lo más que pude por la bolsa que llevaba. Lo primero que sentí fue el pliegue entre la pierna y la nalguita de la nena. Pero el conductor frenó más, así que me dejé ir más y clarito sentí las nalguitas y el pliegue con sus piernas y un poco un breve espacio y luego su otra nalguita. Las chavas que no cooperan, con eso tienen para voltear y verte feo o moverse, pero ésta chica no lo hizo. El conductor dejó de frenar un isntante y luego frenó otra vez. Entonces aproveché para apostar todas mis cartas: En ese segundo enfrenón, le metí el dedo meñique entre sus nalguitas mientras con los otros dedos le sentí su nalgutia izquierda. Pfff, el cielo, amigos. El cielo, les digo. No sé si traía tanguita o calzón normal, yo no sentí nada que me impidiera entrar entre sus nalgas. Yo prefiero mil veces que traigan falda a algún pantalón pegado o mallones porque con la falda puedes sentir completamente la forma natural del cuerpo de las nenas sin que se los deforme un pantalón pegado. Además de que puedes hacer lo que hice aquí, meterle los dedos con todo y faldita entre las nalguitas tan deliciosas que tenía. Y la chava no hizo nada ni se movió un centímetro. Como iba con gente, pero no atascado, me separé en cuanto el metrobús dejó de moverse. Pero en cuanto arrancó y se movió de nuevo, volví al ataque. Como ví que era dejada, lo que intenté hacer fue subirle la falda para tocarla debajo y ver qué diablos traía de ropa interior y sobre todo sentir la suavidad de la piel de esas deliciosas nalguitas directamente, pero fue entonces cuando ella reaccionó. Al sentir que le movía la falda, volteó. Pero sólo volteó un instante y regresó a su posición original. Yo le dejé la falda en paz y me conformé con repetir lo de antes. Aprovechando otra frenada, le volví a sentir esas nalguitas, esa rayita, la presión natural entre ellas, la curvatura de su cuerpo.... Una verdadera delicia. Desafortunadamente todo lo bueno acaba. Y acabó justo en la estación donde yo bajaba. Lo peor fue que en esa estación se subió más gente y me hubiera pegado más a la nena, pero yo ya me había tardado demasiado en regresar a casa por otros asuntos que hice más temprano y ya tenía que regresar. Maldije mi responsabilidad de llegar temprano, pero esa manoseada estuvo deliciosa.





Días después iba de regreso a casa en metro después de dejar a mi novia en su trabajo. Desde que iba en el pasillo identifiqué a la víctima/cómplice. Una chica joven que iba escuchando música con audífonos. Me le adelanté y llegué primero al andén para no ser sospechoso. Era una chava flaquita, morena, pantalón de mezclilla. Había algo de gente el el andén. Llegó el metro y mucha gente salió, se volvió a llenar y la chica prefirió hacerse a un lado y esperar el siguiente, lo cual hice también. Se volvió a juntar gente en el andén y cuando llegó el siguiente metro la niña decidió meterse. Yo entré detrás de ella, en la parte de hasta adelante del vagón. Ella se agarró de un tubo para quedar a unos pasos de la entrada, pero afortunadamente más gente entró detrás de nosotros y yo hábilmente empujé con el hombro a la chava y, pobrecita, la arrastré hasta la puerta del otro lado. Yo quedé de frente a la puerta del fondo, dándole la cara a dos weyes y ella quedó entre nosotros tres, a mi lado dándome la espalda. En seguida y aprovechando aún el movimiento de gente, le planté bien la mano abierta en su nalguita izquierda, abarcándola toda y sintiendo una chiquita pero redondita forma. Muy rica. La niña no reclamó. para no hacerles el cuento largo, así me fui, con mi mano abierta plantada en su nalga por 4 estaciones, hasta que se tuvo que bajar y yo le dí un buen llegue con el dedo extendido entre sus nalgas como despedida.


... Continue»
Posted by AXCED 6 months ago  |  Categories: Masturbation, Voyeur  |  Views: 903  |  
100%

Vacaciones en la playa (2)

Aquella noche cenamos fuera, en un chiringuito de la playa. Al acabar las chicas se fueron a casa, estaban cansadas. Marcos y yo nos fuimos a dar una vuelta.

- Ya sé como lo vamos a hacer para que pruebes las tetas de mi novia. Le he propuesto hacer un trío contigo ¡y me ha dicho que sí!
- ¡ostias! ¡Un trío! Pues ya me dirás cuando lo hacemos...que sea cuanto antes, ayer casi me lanzo a comerle las tetas cuando llegó con ese bikini tan ajustado...

- Tranquilo. Primero hay que pensar que hacemos para que Silvia no se entere. Aunque ya tengo pensado algo. Hay unos chicos en la playa que estoy seguro que la entretendrían un buen rato...

En eso pasamos por un puesto de hippys que vendían bikinis entre otras cosas. Como le había roto el bikini a mi novia mientras follábamos pensé en comprarle uno. Justo cogí uno de su talla, pero Marcos me dio una idea mejor.

- Porque no coges uno dos tallas más pequeño. Tiene que ser la caña ver los melones de tu novia bien embutidos en un mini bikini.

La idea era tentadora, así que le hice caso. Le compré un bikini pequeñísimo que además era un tanga. Nada más de pensar en Silvia con él puesto me ponía cachondísimo. Marcos y yo seguimos dando el paseo, observando las maravillas que pasaban por delante nuestra y sin olvidar que dos bombonazos nos esperaban en casa.

No muy tarde llegamos a casa. Silvia y Nekane estaban viendo la tele. Silvia llevaba un pantalón corto y una camiseta bastante ancha, sin embargo Nekane llevaba un minúsculo tanga y la parte de arriba del bikini. No pude evitar exclamar "¡joder!" cuando la vi y cuando vi como su conejito se marcaba por debajo del tanga blanco.
Silvia propuso un juego para pasar el rato: jugar al juego de la botella. Consiste en que todos se sientan alrededor de una botella, a la que se le hace girar y cuando para, a quien esté apuntando con el morro, debe dar un beso a quien quiera. En este caso a quien le tocara tenía que preguntar algo privado a otro del grupo.
En la primera tirada le tocó preguntar a Marcos y con todo lo que habíamos bebido en la cena os podéis imaginar cuales fueron las preguntas y las respuestas:

- Verdad Fran que te mueres de ganas de follarte por el culo a mi novia?

- Como eres tan cabrón! Le dije.

- Contesta -dijo Nekane

Yo mirando a mi novia dije:

- Pues sí, es verdad. Desde que la conozco no hago más que pensar en tu culo Nekane. Me vuelve loco y tengo muchas ganas de probarlo.

Nekane se levantó. Se acercó a mí y me puso el culo pegado a la cara. Rápidamente pegué mis dos manos a él sobándolo ansiosamente y acariciándolo. Metí la mano en su raja para sacar el tanga, separe bien ambas nalgas y metiendo la cara entre ellas le di un profundo beso. Marcos nos separó:

- Ya tendréis luego tiempo para más! Dijo Marcos.

Yo no podía ni respirar y a Nekane se le notaba el tanga bien mojado. Si no nos llegan a separar me la hubiera follado allí mismo, tenía la polla que hasta me daban calambres. No me atrevía a mirar a mi novia, pero pensé que era el turno de que ella disfrutara. Después de haber visto el polvo que Nekane y Marcos habían echado esta mañana, notaba que mi novia no paraba de mirar el paquete de este, sorprendida y atraída por su tamaño. La siguiente tirada fue para mí y la pregunta dirigida a mi novia:

- Verdad que desde que esta mañana has visto el rabo de Marcos estas cachonda y no puedes parar de mirar el paquete?
-¿Cómo es que me has visto la polla Silvia??!!! Dijo Marcos entre risas...

- Pues sí. Contesto contundente Silvia. Y no es que no me guste la tuya Fran pero es que me apetece probar una polla más larga.

- Pues aprovecha -dijo Marcos. Se levantó se bajo el bañador y de un golpe salió tiesa su enorme polla. Se la arrimó a mi novia a la cara y esta, cogiéndole de los huevos le dio un beso en el capullo, un beso largo y profundo, como si estuviera succionándolo. Después empezó a tragársela, como probando hasta donde podía llegar. El cabrón de Marcos me guiñó un ojo y cogiendo de la nuca a Silvia se la clavó hasta el fondo de un golpe. Silvia comenzó a tener arcadas y Marcos la saco. Silvia respiro dos o tres veces y mirándome a los ojos empezó metérsela toda entera hasta llegar a los huevos de Maros con su labio inferior. Se quedo ahí algunos segundos y empezó a sacarla otra vez. Entonces fui yo el que los separé: "Si yo no he podido seguir con Nekane tu tampoco con Marcos, ya tendrás tiempo de correrte en su garganta..."

Se había hecho tarde y estábamos todos a 100. Nos hubiéramos puesto a follar todos allí mismo, en plan orgía, pero decidimos subir cada uno a su habitación.

- ¿Con que te gusta más el culo de Nekane que el mío?
- ¿Y a ti la polla de Marcos más que la mía?
- Ya, pero eso no significa nada. A mí me gustas más tu
- Y tu también a mi cariño.
Nos metimos en la ducha y estuvimos follando casi hasta el amanecer. Llegue a correrme hasta cuatro veces. Se la metí por todos los agujeros posibles y terminé con la polla hecha polvo. Parece ser que Marcos y Nekane hicieron lo mismo a juzgar por los gemidos que estuvimos escuchando toda la noche.

A la mañana siguiente nos fuimos los cuatro a la playa. A pesar de ser temprano, había bastante gente, sobretodo gente joven y como siempre el mismo grupo de chavales delante del apartamento. Antes de salir le di a Silvia su nuevo bikini. Como era de esperar lo miró sorprendida y dijo:

- Esta no es mi talla cariño...es mucho más pequeña
- Ya....es que no habían más grandes... pero pruébatelo, que seguro que te queda perfecto...

Se lo probó y la imagen era espectacular. Os podéis imaginar, las tetas le rebosaban por todos los lados del sujetador y los pezones parecían que iban a agujerearlo. Daban ganas de lanzarse a comérselas ya.

Bajamos a la playa y Silvia se quitó, con vergüenza el pareo. Nos sentamos muy cerca de los chavales, quería ver como reaccionaban al verla. La cara que pusieron de asombro no os la podéis ni imaginar. Se les caía la baba al verla y tuvieron que tumbarse boca abajo para disimular la erección.
En eso bajaron Marcos y Nekane. Marcos también se quedo parado al verla y lo primero que hizo fue ir a darle un beso. Se arrimó a ella y durante unos segundos la abrazó restregándose bien con sus tetas, acto seguido se fue al agua, en estos casos, un poco de agua fría no viene mal. Debo reconocer que yo me quede parado al ver a Nekane. Me sabía de memoria toda la anatomía de su culo y aun así no podía parar de mirarlo, sobre todo con el tanga rosa que llevaba...como podéis imaginar yo también me tuve que ir al agua con Marcos:

- ¡Ostias! Tu novia está que se sale, que bikini! Ahora mismo se le va a romper...

- Y tu novia, con el tanga que se ha puesto...joder Marcos, no sé cómo le dejas, un día no voy a poder aguantarme y...

- y que...puedes hacerle lo que quieras. Eres mi amigo y tienes mi permiso siempre que me lo digas antes...

- el problema es que quiera ella...

- por supuesto que quiere. No te pareció suficiente señal lo que pasó ayer por la noche. Te dejó que le comieras el culo, delante de mí y de tu novia...

En eso entró al agua Nekane. Silvia se había quedado sola y los chavales se le habían arrimado. Le habían dicho algo y se estaban riendo, Silvia parecía que también se divertía...

- Empezamos a hablar con Nekane, no os voy a contar de que porque ni siquiera me acuerdo. Tome la decisión de llevar una mano a su culo. Le estuve sobando un rato la nalga derecha mientras seguíamos hablando. Cuando pasé a la nalga izquierda, me encontré con la mano de Marcos que también hacia lo mismo. Nos miramos y nos empezamos a reír. Marcos le bajó el tanga y empezó a acariciarle el chochíto. No pude resistirlo y quité su mano para poner la mía.
No tenía ni un pelo, estaba muy suave, poco a poco fui introduciendo un dedo, dos... ella me tenia cogido por el culo y poco a poco me iba quitando el bañador. Marcos me hizo una señal para que me pusiera detrás de ella, la cogió por la cintura y la sentó encima de él clavándole de un golpe la polla en el coño. Rápidamente me bajé el bañador y me dispuse a metérsela por el culo. Resultaba realmente difícil, con el movimiento de las olas poder metérsela pero al final lo conseguí. Le di un empujón tan fuerte que soltó un grito e hice que la polla de Marcos se saliese de el chochito:

- No pasa nada Fran, sigue tú...

- Si te hago daño dímelo Nekane..

- No pares cabrón -decía ella entre gemidos- me estás partiendo el culo, sigue...dame duro.

Jamás me hubiera imaginado que tenía el culo tan prieto. Hacia muchísima presión sobre mi polla, aun así en cada movimiento se la clavaba hasta el fondo. Por fin me estaba follando el culo de Nekane, con el que tanto había soñado y con el que tantas pajas me había pegado... Marcos no nos miraba, estaba haciendo el muerto sobre el agua.
Yo seguía petándole el culo y ella gemía con una mezcla de placer y dolor.

-Zorra… mi polla no es tan larga…pero es más gorda ¿eh?

-Siiií….cabrón… me estas destrozando el ojete…sigue, sigue…no pares!!!

Yo le bombeé la polla cada vez más fuerte, aprovechando la posición para meterle los dedos de mi mano derecha en el coño, mientras que con la otra le pellizcaba los pezones. Estuve trabajándole el coñito mientras le petaba el culo hasta que Nekane empezó a suspirar cada vez más rápido y al final se corrió con una convulsión.
Entonces le sujete fuerte de la cintura y empecé a menearme con brutalidad metiendo y sacando la polla de su culo hasta que no aguanté más y me corrí. Esa vez fui yo el que soltó un grito, la agarré más fuere aun de la cintura y solté toda mi leche dentro de ella dejando la polla un par de minutos dentro mientras seguía abrazándola, y le sobaba las tetas. Noté como poco a poco se volvía a poner gorda dentro de su culito pero en ese momento llegó Marcos, la cogió de un brazo y dijo:

- Mi turno...

Nekane me miró y dijo:

- No va a ser la última vez que lo pruebes...ten por seguro que repetirás.

Nekane se sumergió bajo el agua. Yo me puse el bañador y deje que disfrutaran ellos dos solos. Salí del agua con la polla bien temprada y me acerque a Silvia que seguía hablando muy animada con los chavales. Al ver que me acercaba estos se levantaron pero les hice una señal para que se quedaran. Eran 5, creo que ya lo había dicho, de 18 años y aunque eran también "musculitos" no nos llegaban ni a la suela de los zapatos a Marcos y a mí.

- No iros, quedaros. Yo soy su novio, Fran y estamos de vacaciones en el apartamento de aquí enfrente..

- Ya, ya nos ha contado tu novia -dijo uno
- Si, que suerte tienes -comentó otro..

- Silvia, porque no haces top-less?. El bikini ese va a reventar ahora mismo...

- Si, y si además no sois de aquí no tienes que tener vergüenza de que alguien que conozcas te vea- dijo uno de los chavales.

- Pues tenéis razón- dijo Silvia.

Se quitó el sujetador ante la atenta mirada de todo el grupo. Primero salió el pecho izquierdo, pegando un bote y luego el derecho. A los chavales les entró una risa nerviosa y hasta se les entrecortó la respiración. Silvia cogió el bote de bronceador para ponérselo sobre las tetas pero yo se lo quité, me unté bien las manos y empecé con la teta izquierda, se la estuve masajeando y untándole la crema durante unos minutos ante la atenta mirada de los chavales que se tapaban con las manos la polla disimulando una erección de caballo.

"Puedo yo con la otra" dijo otro chaval, el más espabilado de todos, un chico rubio, con el pelo corto y con un cuerpo tonificado. Al principio dudé pero luego pensé que había que ser generoso " Si a ella no le importa...". El chaval cogió el bronceador se untó la mano y empezó a acariciar la teta, igual que yo había hecho antes.
Silvia estaba disfrutando bastante, miraba fijamente a los ojos al chaval y este miraba atentamente el pecho al igual que sus amigos. La verdad es que la imagen era bastante excitante...Pasados un par de minutos tuve que quitarle las manos de encima, el chaval se despidió de su tarea con un pellizco en el pezón que hizo que Silva soltara una sonrisa.

-¿Por qué no os venís esta noche a nuestra casa y hacemos una pequeña fiesta? Les dije

En eso salieron Marcos y Nekane del Agua. Marcos llevaba el bañador al revés y nos empezamos a reír.

- ¿Si vamos podremos probar el culo de tu otra amiga? - dijo otro de los chavales..

- No! Exclamé
- Pero tu novia no es Silvia...que más te da lo que hagamos con la otra...contestó

Me quede un poco cortado y les dije: " a las 11 en mi casa", os espero...

Terminamos de pasar el día en la playa. Dimos varios paseos y la gente se quedaba boquiabierta mirando a mi novia, incluso Marcos no podía apartar la vista de sus tetas, un par de veces, disimuladamente, mientras se hacia el dormido en la arena, tumbado al lado de mi novia, lanzaba una mano al aire y la dejaba caer sobre los melones de Silvia. Por supuesto que no le dije nada. El había sido muy generoso dejándome por un rato el culo de Nekane y yo tenía que devolverle el favor.

FIN DE LA PARTE 2. CONTINUARÁ……..
... Continue»
Posted by 2911mag2 2 months ago  |  Categories: Anal, Hardcore, Group Sex  |  Views: 974  |  
100%
  |  4